Archive | mayo 2006

MAÑANA MATCH POINT

La mejor película de Woody Allen desde “Crímenes y Pecados” está en las antípodas del resto de su filmografía: menos histeria y más moral, cero comedia y harta más carne.

Y gracias a esta crítica -aca sólo un fragmento. me citaron en el póster promocional para Chile. Ok, alza de egómetro, pero esa es la moral de este blog. La reseña completa en la Rolling Stone de mayo.

“Match Point” Un Cuento Moral

A veces hay que elegir. Lo que nos apasiona o los que no hará rico, la mujer buena o la que nos hará sufrir, la bella o la elegante, la hermana del mejor amigo o la novia del mismo. Chris (Jonathan Rhys Meyers) está parado en la intersección de todos esos caminos. Como personaje de Charles Dickens, un moderno David Copperfield o un contemporáneo Nicholas Nickleby, Chris ha pasado toda su vida tratando de liberarse de su origen humilde, aprovechando cuanto escalón aparece en su camino. Sabemos que su primera vía de escape fue el tenis, deporte en el cual ascendió cuanto pudo, pero que finalmente no le dio el estatus que tanto ansiaba. Chris es un héroe moral, una figura de fábula que desde el primer segundo de metraje no es mostrado como alguien que no se detendrá para obtener sus fines, que a pesar de tener muy claro lo que separa al bien y el mal, sabrá usar el cinismo y también la suerte para alcanzar sus deseos.
Match Point, es por mucho la mejor película de Woody Allen desde Crímenes y Pecados. También -a un nivel estructural- es la más distinta de todas. De partida, y en lo formal, el director abandona su clásica geografía de hora y media para superar las dos horas de metraje. Deja su clásica escenografía neoyorquina para trasladarse a Londres, ciudad en las antípodas de la gran manzana, desde lo arquitectónico a lo ético. Se aparta también del factor comedia de su obra, no habiendo ningún personaje en toda esta fauna que resuma la histeria y el humor que tan buenos resultados le consiguieron al responsable de piezas claves como Annie Hall y Manhattan. Pero Allen más que un director es autor y en Match Point se repiten ideas y personajes tan improbables como el propio Chris, un tenista superficial que sin embargo ama la ópera y lee a Dostoievsky, buscando en su prosa el sentido de la vida. En este ritmo, la película debe verse como la pieza más madura de su filmografía. De un giro completo en sus obsesiones y un llamado de atención que dice, ok, ya estoy viejo, no necesito más psicoanálisis ni discusiones acerca de Bergman y Proust. En este punto, resulta curioso que el único ente de Match Point que funciona como un alter ego del realizador sea Alec (Brian Cox), anciano padre de Tom y Chloe, un tranquilo aristócrata amante del arte, cuyas breves interrupciones denotan el lado más afectivo y querendón del filme. Allen ya no es más un histérico divorciado, hipocondriaco y quejón, su yo actual hace rato que pasó la barrera de los sesenta años para convertirse en un abuelo paciente que trata de mantener el orden de su universo. Y eso, en este filme se nota harto.
La historia de Match Point es simple. Chris ha dejado el tenis profesional para mudarse a Londres, donde encontró trabajo como instructor en un aristocrático club…

Lee la crítica completa en Rolling Stone, Mayo

OTRO LADRILLO PARA ROGER…

No es por ser mal pensado, pero a veces la envidia y la competencia da buenos frutos. En vista de los excelentes resultados del tour de David Gilmour, su colega y rival Roger Waters se puso las pilas y decidió armar un periplo mundial -con serias posibilidades de regresar por estos lados- con el objeto de revisar el clásico DARK SIDE OF THE MOON.

El tour se inicia este 2 de junio en Lisboa y se extenderá hasta inicios del 2007. Como datio curioso es la interrupción de mediados de julio, producto de que Jon Carin, tecladista, vocalista y ejecutante de lap steel, de la banda de Waters, tiene compromisos con Gilmour, ya que realiza similar labor para el guitarrista.

Para ir calentando rumores, el sábado apareció por la red el setlist

PRIMERA MITAD

  • The Happiest Days of Our Lives
  • Another Brick In The Wall Mother (parte II)
  • Shine On You Crazy Diamond (I a V parte)
  • Have A Cigar
  • Wish You Were Here
  • Gunner’s Dream
  • Southampton Dock
  • The Fletcher Memorial Home
  • Perfect Sense (1 y 2)
  • Leaving Beirut
  • Set The Controls For The Heart Of The Sun
  • Sheep

SEGUNDA MITAD

  • Speak To Me
  • Breathe
  • On The Run
  • Time
  • The Great Gig In The Sky
  • Money
  • Us And Them
  • Any Colour You Like
  • Brain Damage
  • Eclipse

ENCORES

  • In The Flesh
  • Vera
  • Bring The Boys Back Home
  • Comfortably Numb.

AÑOS LUZ EN SANTIAGO
Y ayer Marcelo Novoa lo presentó en la Biblioteca Nacional. Felicidades a los “colegas” antologados, combatientes perennes en la escena de la ci fi local. Aca un extracto del prólogo del libro, obra del enciclopedista Novea
Más datos en este link, Editorial Puerto de Escape
La CF en Chile, una puerta tapiada
Soñar el futuro no es exclusivo de la Ciencia Ficción (CF), esos visionarios aterrados con el presente. Todos alguna vez hemos vuelto los ojos hacia esa puerta infranqueable, abierta a medias por la imaginación. Por ello, atrévase a leer esta antología de CF criolla: AÑOS LUZ, Mapa Estelar de la Ciencia Ficción en Chile (Universidad de Valparaíso-Editorial y Puerto de Escape, 2006) del poeta y académico, Marcelo Novoa.
.. Se ha insistido (en círculos académicos y otros, aún menos enterados) que la CF es el equivalente contemporáneo de los cuentos de hadas y las leyendas folclóricas y que, por ello, el género responde básicamente a un deseo de racionalizar dichos mitos pretéritos, dotándoles de una explicación, más o menos, científica. Lo cual sería cierto, sólo a medias, pues esta definición es también válida para casi toda la literatura moderna.
.. Por otra parte, está totalmente generalizada la idea –entre aquellos que, inclusive, dicen no importarle nada este tema- que la CF es un género literario que sólo se ocupa del porvenir. Esto induce a error y más de una incorrección; pues, primero, presupone que el tema de la CF sólo sería imaginar un mañana. Y luego, por la misma lógica consecuencia, esta condición de prospección futurista, desconectaría a dicha literatura de nuestra realidad actual.
Tales disquisiciones erradas, que someten a un sinfín de autores y temas -que llevan casi dos siglos de práctica escritural- a una convivencia forzada en tal territorio reiterativo, además de resultar pobres y mezquinas, nos alertan sobre la escasa información que se maneja (pues alguien así lo quiere) sobre el mundo moderno y su implicancia (in)directa en la calidad de nuestro diario vivir.
.. Toda literatura comporta una novedad, resuelve o trama un secreto y por ello, contiene vida. Sólo la CF, además, anuncia aquello que las demás letras callan por obviedad o desconocimiento: el paso siguiente, ése que nos introduce de cabeza al misterio. Anunciando así, las ideas que harán posible nuestra existencia futura. Sólo la CF -tal vez, la poesía de vanguardia- se toma tantas libertades. Pues ninguna otra escritura abunda tan prolijamente en lo imposible, lo inverosímil y lo improbable. Se cuece en su propia paradoja. Pues, precisamente, este desborde de otredad es el que resulta fatalmente ajeno a las vidas de tanto lector presente.
.. Por ello, el aumento de conexiones a Internet, la mejora de las bandas anchas, el acceso a “tarros” con tecnología más poderosa es la resultante que casi toda la CF actual pase por páginas, sitios, blogs y foros varios de este alcantarillado virtual que va siendo la red de redes mundial. Así, nadie se asombre, si los mejores de los novísimos quedan fuera de esta Antología. Pues aquí –en esta esfera virtual donde ahora me lee- caben todos diciendo nada y, claro, para no parecer más retrógrados aún, también circulan las ideas más descabelladas, se ventilan ocultas problemáticas del presente, y querámoslo o no, atisbamos una pizca del horizonte amenazador: la circundante entropía intelectual donde nos hallamos hoy. Pienso, por ejemplo, que la CF en Chile ojeó, primero que nadie, el podrido revés de nuestra trama finisecular; o bien, esta literatura, por siempre marginal, se torna provocativamente “intocable”, en un país de castas poéticas y clases funcionarias; o aún más, desde su condición autoasumida de “loca de la casa (tapiada)”, la CF otorga a todos -lectores sin distinción ni rango- una mirada más despejada que nos permite vislumbrar, otra vez, la página por venir…

X-WEEK: LO QUE HAY QUE SABER (3ª Parte)

  • Atracciones Fatales (1995): MARAVILLOSA. Lejos mi saga favorita, no hay nada que decir. El protagonista acá es Magneto, quien tras una etapa de bajo perfil decide volver a lo grande en su manía por crear un paraíso para los mutantes. Se instala en órbita en una estación espacial llamada Avalón y desde ahí comienza la evacuación de todos los mutantes del planeta, ayudado por su personal guardia pretoriana llamada Acólitos. Los primeros en enfrentarse al grupo son los X-Factor, quienes salen bastante mal parados de este enfrentamiento, sobre todo Quicksilver quien presiente que su mesiánico padre está a punto de acabar con todo. Luego le toca el turno a los adolescentes de X-Force, algunos de cuyos jóvenes miembros son seducidos por los ideales de Magneto y lo siguen hasta Avalon. Al final del primer arco, el Amo del Magnetismo acude donde su amigo Charles Xavier y le pide que lo siga en su cruzada, como Charles no acepta, Magneto le dice que él y sus X-Men sufrirán las consecuencias. El segundo arco empieza con el pánico global que la ONU siente hacia Magneto quien hace que en un arrebato las fuerzas armadas ataquen con misiles a Avalón. Furioso el Señor de los Mutantes no encuentra nada mejor que romper el campo magnético de la Tierra produciendo un colapso global que deja a oscuras y revienta los aparatos electrónicos de la mitad del planeta. Xavier forma un equipo especial para invadir Avalon y detener a su amigo. En este enfrentamiento ocurre el duelo final entre Wolverine y Magneto, que termina con este último soltando todo su poder sobre las “atracciones fatales” en el cuerpo de Logan, licuándole y extrayéndole todo el adamantium. Wolverine termina por primera vez al borde de la muerte, lo que hace que Xavier tome la decisión final de borrar la mente de su amigo, con un ataque síquico que deja vegetal al poderoso terrorista mutante. Al final de la saga se revela uno de los misterios de la mitología X, las garras de Wolverine son naturales, no producto del adamantium, éste solo las cubría. De aquí y en adelante, hasta la recuperación del metal en la saga de “Los 12”, el feral canadiense se las verá con sus enemigos enfrentándolos con garras de hueso.
  • La Era de Apocalipsis (1995): La clave de esta saga es Legión, el hijo de Xavier, un adolescente que el Profesor X tuvo con la doctora Haller durante su estadía universitaria en Israel. Legión es un síquico súper poderoso que tiene la falencia de sufrir ataques de personalidad múltiple los que se activan con el sentimiento de haber sido privado de la atención de su padre. La Búsqueda de Legión es el inicio del ciclo. La mente del primogénito de Xavier estalla y crea un domo síquico en el desierto de Israel. Los X acuden y descubren que Legión esta viajando en el tiempo para asesinar a Eric Lenscher, el mejor amigo de su padre, quien se convertirá en Magneto. Legión está convencido de que sin Magneto, su padre habría vivido en paz y habría tenido tiempo para él. Pero el loquito se pega el condoro del milenio cuando en lugar de matar a Magneto asesina por accidente a Xavier y… Se quiebra la realidad y todo se va a la cresta. Sin Xavier y sin los X-Men las relaciones mutantes y humanas colapsan, pero eso no es todo, Apocalipsis, el súper mutante del futuro-pasado aparece y al no tener resistencia fríe al planeta con una ataque de sus fuerzas y las propias armas nucleares de los humanos. Pero en este apocalíptico mundo sin Xavier también hay espacio para los X-Men. Pero para unos X ligeramente diferentes a los que estamos acostumbrados. En esta versión de los héroes mutantes estos son una banda de rebeldes y terroristas guiados por Magneto y su joven esposa, Rogue, quienes por la memoria de Charles tratan de destruir a Apocalipsis y de arreglar lo poco que queda del mundo. Los buenos aparte de y Magneto, son Rogue, Gambit, Banshee, Iceman, Weapon-X (Wolverine manco, si, le falta un brazo), Jean Grey, Storm, Quicksilver, Sunfire, Morph, Kitty Pride, Colossus, Mystique, Sabretooth, Angel, Blink, Jubilee y Nightcrawler entre otros. Por los malos corren Apocalipsis y sus cuatro jinetes, además de Beast y los hermanos Summers (Havok y Cyclops). Una de las mejores realidades paralelas del universo de la X, que durante un año reemplazó a la continuidad oficial y que tras el especial Omega desapareció dando paso a la “normalidad”.
  • Onslaught (1997): Durante años uno de los plot más repetidos en la mitología X fue la de un traidor que enviaría a todos los mutantes a la perdición. Pues esta saga que recorre TODOS los títulos Marvel (no solo los X) da la respuesta. El traidor no es otro más que Xavier. Resulta que tantos años de peleas y rivalidades con su ahora catatónico amigo Magneto (que quedó así tras Atracciones Fatales), no le hicieron muy bien al calvo profesor y este de un día para otro aparece convertido en un ser que se hace llamar Onslaught que acaba tomando el control de Nueva York y de los Estados Unidos obligando a todos los héroes del planeta a aliarse con los X-Men en una ofensiva total. Aparece Joseph, una versión amnésica, buena y joven de Magneto y X-Man un fugado de la Era de Apocalipsis, hijo genético de Jean Grey y Cyclops de esa realidad. Al final y tras un titánico combarte en el Central Park, Nueva York queda semi destruida y los héroes más importantes del planeta (El Capitán América, los Cuatro Fantásticos, Iron Man, Hulk y los Vengadores) desaparecen de la continuidad. Dando por muertos a sus campeones, el mundo regresa al odio anti-mutante, acusando a los X-Men de haber causado tal despelote y produciendo quiebres en el equipo y persecuciones genéticas. Además de la detención temporal de Xavier a cargo de Valerie Cooper, oficial jefe de asuntos mutantes del gobierno y directora de X-Factor.
  • New X-Men: Con perdón, pero pongámoslo así. Imaginemos que al Canal 13 cada vez le va mejor con “Machos”, pero los jefes no están conformes y quieren mejorar el producto así que llaman a un exitoso escritor extranjero, que podría ser Vargas Llosa o Rodrigo Fresán, para que se haga cargo de los guiones garantizándole absoluta libertad creativa, claro manteniendo lo básico del origen y la personalidad de los personajes. Pues eso es New X-Men. El 2000, tras el éxito de la película de los X, Marvel decidió renovar su título mutante emblema y se lo entregó al inglés Grant Morrison, escritor, dramaturgo, rockero, ex mienbro de la Royal Shakespeare Company y autor de alguno de los cómics de autor más emblemáticos de los 90, como Los Invisibles (fuente de Matrix), Doom Patrol y la mítica novela gráfica Arkham Asylum de Batman. Como Morrison ya había probado la torta de la industria en su lado más comercial gracias a su celebrada versión de la Justice League para DC un par de años antes, le dio el si a Joe Quesada, editor de Marvel y viejo amigo suyo. Así el Nº 112 de X-Men fue el último número de esa colección con ese nombre, el último en el cual los muties se vistieron de colores y se comportaron como superhéroes, porque a partir del nº 113, bajo el titulo de New X-Men todo fue distinto. Si no has leído New X-Men te recomendamos que antes qiue nada te olvides de los X-Men que has visto en monos animados y cómics viejos, nada de eso es, nada de eso sigue pasando en la actual continuidad X de Marvel. Tras Morrison todo es distinto. De partida es un cómics derechamente más de ciencia ficción que de superhéroes y esta lleno de conspiraciones y claves genéticas y cyberpunks. Los X se visten de negro y son profesores de una escuela en verdad poblada de freaks adolescentes. Además son muchos menos. El team básico lo componen el Profesor Xavier, Wolverine, Beast, Jean Grey, Cyclops y Emma Frost, alias White Queen. No hay más. El resto de los mutantes están repartidos por equipos X que actúan de forma separada al equipo de Xavier. Han pasado algunos años y el equipo ha cambiado, las relaciones internas no son del todo armoniosas. Xavier no es el santo que todos pensábamos. El matrimonio entre Jean y Scott anda como las huevas, mientras descubrimos que durante todos estos años la pelirroja síquica ha mantenido una relación secreta y extramarital con Logan. Por su lado Scott no lo hace nada mal, revolcándose con la sexy White Queen. Y Beast, pues el Dr. Hank McCoy como que quiere y no quiere salir del closet. Y como si fuera poco, queda claro que Jean no ha perdido nada de su poder Phoenix, solo aprendió a controlarlo. O sea sigue siendo la mujer más poderosa del planeta. New X-Men larga con la saga E For Extintion en donde Cassandra Nova, la gemela genética de Xavier, una fundamentalista antimutante, se las arregla para destruir con un ataque nuclear la isla-país de Genosha, gobernada por Magneto, asesinando a 16 MILLONES DE MUTANTES de una, incluido el amo del magnetismo. Esto dispara una nueva ola de histeria mutante. Pero no sólo eso, sino también la conversión del difunto Magneto en el mártir mesiánico que siempre quiso ser en vida (su rostro se convierte en el ícono cultural más pedido en póster y camisetas desplazando al Che Guevara), además del surgimiento de grupos paramilitares de mutantes como los X-Corps y movimientos tan freaks como los U-Man, secta de humanos normales que quieren convertirse en mutantes para lo cual capturan muties y los mutilan para injertarse partes de ellos en sus cuerpos. Heavy. Y hay más. Toda la nueva continuidad se mueve con la certeza de que a la raza humana, o sea a los Homo Sapiens normales, sólo le quedan unos cuantos años antes de ser definitivamente reemplazada por los Homo Superior.
  • Ultimate X-Men: Todo desde cero. Es la historia de los X-Men contada de nuevo. Son los mismos personajes de siempre pero en nuevas versiones. Vamos con calma. En 1999, Marvel decidió atacar de raíz a su peor enemigo, los 40 años de continuidad, factor que espantaba a una nueva generación de lectores que no estaban ni ahí con comprar personajes de otra época. Para qué, si con Spawn y otros títulos de la era Image tenían sus propios nuevos personajes. Así que los capos de la casa de las ideas decidieron crear la línea Ultimate. Un universo paralelo en que se contarían de nuevo las mismas historias, pero con nuevas versiones de los personajes y una narración más acorde con los nuevos tiempos. El título debut fue Ultimate Spider-Man, una mezcla entre Dawson´s Creek y el Spider-Man clásico que se centra en los problemas cotidianos de un Peter Parker adolescente que en lugar de fotógrafo trabaja de webmaster para una especie de “Zona de Contacto” del Daily Buggle y que no duda en revelarle a Mary Jane Watson que él es Spider-Man con tal de agarrársela. Fue una bomba atómica. Tanto así que el Spider-Man de Ultimate Spider-Man fue elegido como el mejor “nuevo personaje” del año 2000, por varias publicaciones especializadas. Con esos antecedentes el siguiente paso parecía lógico, había que “Ultimizar” a los X-Men. Así el segundo título de esta colección fue el más obvio: Ultimate X-Men, a cargo de Mark Millar (responsable de los maravillosos The Authority de Wildstorm) con dibujos de los hermanos Kubert. Y si Ultimate Spider-Man fue una bomba atómica, los Ultimate X-Men resultaron un artefacto termonuclear. Frescos, divertidos, cool, adolescentes, sexies, los adjetivos para definir esta nueva serie sobran. Y con razón. Gracias a este título y a los New X-Men de Morrison, los X son por mucho los mejores cómics comerciales actualmente en el mercado. ¿De que tratan? De lo mismo que todos conocemos, pero con una aire muy siglo XXI y mas centrado en las relaciones entre ellos, mal que mal acá todos tienen entre 14 y 17 años así que las hormonas están que arden (para convencer a Nightcrawler de ayudarlos, Jean se aparece en ropa interior en la mente del teleportador alemán). Los Ultimate X-Men son básicamente un grupo de chicos con súper poderes, que pasan su día aprendiendo a usarlos y a llevarlos. Se comportan como estrellas adolescentes, se creen el cuento, tienen sexo y les da lo mismo y odian usar nombres de batalla. Una de las gracias mas freak es que por primera vez se da una explicación lógica de porque los X-Men usan uniformes (son invisibles a los sistemas de detección anti-mutantes), los que no son de colores, sino negros, con diseños de última moda. App Y por primera vez en 40 años Cyclops resulta ser un tipo cool, con más estilo incluso que Wolverine. Si te gustan los mutantes este es un título indispensable y aprovecha que gracias a los mexicanos de ViD está en quioscos y bastante bien traducido a nuestro idioma. Para terminar, si Ultimate X-Men resultó mejor que Ultimate Spider-Man, nada se comparó con lo que vino después, la tercera colección regular de esta línea, titulada simplemente Ultimates, la cual “ultimizó” a los clásicos Capitán América, Iron Man, Hulk y compañía. ¿Puede alguien creer que un anacrónico superhéroe vestido de bandera norteaméricana pueda tener onda? Pues yo nada, hasta que leí Ultimates. Una maravilla. Aplausos para Marvel, que con esta línea reconquistó el universo de los tebeos.
  • Origen: El 2001 el mundo del cómics comercial se movía en torno de Dark Knight Strikes Again, la esperada secuela del Dark Knight de Frank Miller (1986). Golpe editorial con el cual DC juraba iba a reventar a crítica y ventas. Notición insuperable contra el cual Marvel tenía una difícil, sino imposible pelea. Pero el mundo de los cómics tiene caminos misteriosos y en septiembre de ese año, Joe Quesada hizo público el secreto mejor guardado de la casa de Stan Lee, el arma secreta con la cual iban a enfrentar el “Contraataque del Caballero Oscuro”. El misil se llamaba Origen, una miniserie de 6 números en la cual el guionista Paul Jenkins, acompañado del propio Quesada en historia y un excelso equipo gráfico capitaneado por Andy Kubert y Richard Isanove en pintura digital revelarían el secreto mejor guardado de las historietas: el origen de Wolverine… Creado en 1974 por Len Wein, el popular mutante canadiense siempre fue un enigma. Y su amnesia previa a la entrada con los X-Men no ayudaba mucho. Claro, algunos vistazos a su pasado se habían dado. Se supo lo del injerto de adamantium, que sus garras eran de hueso, por lo tanto estas eran anteriores a su paso por Weapon-X. También había luces de su permanencia en el equipo de superhéroes gubernamental de Canadá, los Alpha Flight y que antes estuvo en grupos especiales de la CIA. Incluso el Capitán América y Nick Fury decían haber peleado junto a él en la 2ª Guerra Mundial. Claro, Logan no recordaba mucho, por no decir nada. Lo único que parecía estar claro es que gracias a su factor de curación, su envejecimiento también se había retrasado. Es decir Wolverine era más viejo de lo que se pensaba, de hecho perfectamente podía tener más de 100 años. Obviamente Origen fue un golpe editorial, más grande incluso de lo que Marvel esperaba y sorpresivamente mayor a lo que resultó ser el retorno de Frank Miller al sombrío futuro de Batman. Los atrasos de este último y su criticado estilo visual le jugaron incluso más en contra que Origen. Para el 2002 ya quedaba claro que Marvel había nuevamente ganado la pelea. Como alguien dijo por ahí, más parecida a una película de James Avory (Lo Que queda del Día) que a lo que un personaje como Wolverine nos tiene acostumbrado, Origen es una pausada narración que nos sitúa a fines del siglo XXI a través de la narración de Rose una chica de 13 años, curiosamente muy parecida a Jean Grey que llega a trabajar a la mansión de los Howlett una acaudalada familia de la región de Alberta. La joven conoce en el lugar a dos niños de su edad, James Howlett, el enfermizo heredero de la fortuna familiar y Logan, alias Perro, problemático y maltratado hijo de un lugareño, que siente amistad y al mismo tiempo odio y rivalidad por el enclenque James a quien no duda en maltratar cada vez que puede. Estos celos se intensifican con la aparición de la joven Rose de quien ambos adolescentes se enamoran. Importante es la presencia del padre de Perro, llamado también Logan, un borracho violento cuya apariencia es la que más recuerda al Wolverine que todos conocemos. La familia Howlett es misterios y algo raro envuelve a la madre de James, quien jamás sale a la luz del día y habla de un monstruo del cual debe protegerse, Una noche Rose, descubre a la señora mientras esta se viste y ve que su espalda está marcada por cicatrices de garras. Este hecho, más una serie de eventos que culminan en la muerte del padre de John revelan que el enfermizo joven es en realidad una criatura oscura que al sentirse amenazada es capaz de proyectar garras de hueso de sus antebrazos además de una ferocidad animal. Así el debilucho de James termina asesinando al padre de Perro e hiriendo seriamente a este joven, tras el cual se ve obligado a huir junto a Rose a las montañas de Canadá donde adopta el nombre de Logan (como su rival infantil) a la par que va olvidándose de los traumas de la infancia. Perdido en el norte, John/Logan va aprendiendo a sobrevivir por si solo, sumando odio y llevando una doble vida como minero de día y líder de una manada de lobos, tras pelear y asesinar al macho regente, por las noches. El final de esta tragedia mutante, absolutamente necesaria tanto para fans de Wolverine, de los X-Men como para seguidores del buen cómics, lo dejo abierto. La serie está editada en español y se encuentra en kioscos del centro a 2 lucas cada tomo (lo editaron en tres, con dos volúmenes de la edición gringa por ejemplar). Y si, desde ahora en la continuidad oficial del universo Marvel, Logan es sólo un apodo de Wolverine, su verdadero nombre (firmado por los capos de la editorial) es James Hewlett

X-WEEK: LO QUE HAY QUE SABER (2ª Parte)

  • Dios Ama, el Hombre Mata (1982): Novela gráfica escrita por Chris Claremont con lápices de Brent Anderson, en la que se basa el argumento de la película X-2. Stryker es un reverendo evangélico (en la película un militar) y fanático que ve a los mutantes como una abominación infernal originando una histeria anti-mutante en que iglesias y grupos religiosos se alzan para cazar a cuanto Homo Superior se atraviesa en sus filas. Claro, los X-Men son su principal objeto de ataque y estos se ven obligados a unirsecon Magneto para sobrevivir. La miniserie incluye una impactante secuencia donde Charles Xavier es crucificado por los pecados de ser diferente.
  • Wolverine (1982): De Chris Claremont con lápices de Frank Miller. Fue la primera aventura en solitario de un miembro de los X-Men. Y para tal honor Marvel se fue a la segura escogiendo a Wolverine, el más popular de los integrantes de la franquicia X, para protagonizar el proyecto. En una curiosa vuelta de tuerca, Claremont y Miller dejan de lado lo superheroico y construyó una historia épica a lo Kurosawa, llena de Samuráis y tradiciones antiguas del Japón. Wolverine está en medio de todo, como un moderno caballero al servicio de una casa noble del Japón. Los fans nunca se esperaron el tono de esta historieta y Marvel se aprestó para anotar otro dato en al mitología particular de Wolverine, personaje que no tardaría en convertirse en un título tan exitoso como el que lo situaba junto a sus compañeros mutantes.
  • X-Factor (1986): Hay que ser honesto, no es una serie del otro mundo, pero tiene su valor porque la colección a partir del regreso de Jean Grey, quien jamás había muerto, ya que Fénix no era ella, sino una replica que mantuvo a la ex Marvel Girl en estado de animación suspendida. Como fuera, el asunto es que gracias al retorno de nuestra pelirroja favorita, Cyclops abandona a su esposa (Madeleyne Pryor, otro clon de Jean) y a su hijo (el futuro Cable), reúne a los cinco X-Men originales y forma el equipo X-Factor que ayuda en secreto a los X-Men y New Mutants (grupo de adolescentes mutantes aparecidos en los 80s, futuros X-Force) y a quien sea. Hitos importantes, la aparición de Apocalipsis, el primer y último de los mutantes, y la transformación de Angel en Archangel, pero eso tiene que ver con la saga que continúa.
  • Masacre Mutante (1986): Debutan Sabretooth, carnicero mutante con poderes similares a los de Wolverine, ex compañero del mismo en varios programas secretos gubernamentales, y Gambit, aunque a este no lo vemos. Ambos forman parte de los Marauders, grupo de caza creado desde las sombras por Mr. Siniestro, quienes masacran a los Morlock, mutantes deformes que habitan las alcantarillas de Nueva York. El hecho de sangre hace que los X-Men, Nuevos Mutantes y X-Factor acudan a auxiliar a los afectados. Wolverine se enfrenta por primera vez a su némesis y Angel es crucificado y mutilado, perdiendo sus alas. Tras este evento, el Angel será posesionado por Apocalipsis quien lo dotará de alas metálicas y piel azul nombrándolo como Muerte. Sin embargo el mutante alado acabará revelándose contra su nuevo señor, regresando a las filas de X-Factor con el nombre de Archangel.
  • X-Tintion Agenda (1990-91): Saga más bien mediocre que tiene su gracia por presentar a los lectores la nación isla de Genosha, dictadura ubicada en una isla cerca de la costa africana que se dedica a la esclavitud y la explotación de los Mutantes como si estos fueran un recurso natural. La historia parte cuando algunos X-Men son secuestrados por Cameron Hodge, enemigo personal de los X-Factor, y llevados a las mazmorras de Genosha obligando a los diversos grupos X a preparar una ofensiva contra este país. Reaparece Havok, el hermano de Cyclops, quien a partir de ahora vuelve a tener importancia en la continuidad mutante. Al final de la saga, los grupox X se desbandan y todo está listo para una nueva etapa en la historia de los mutantes Marvel.
  • X-Men Nº 1 (1991): En realidad el mérito artístico no es tanto, salvo por los habituales buenos diálogos de Claremont y los dibujos de Jim Lee. La importancia va por lo histórico del número. Tras X-Tintion Agenda, Marvel decide dividir su colección X más emblemática en dos títulos: el clásico Uncanny X-Men y el nuevo X-Men a secas, el cual fue entregado a la taquillera dupla de Lee en lápices y Claremont en historia. El resultado, una bomba termonuclear. Con cuatro portadas distintas –inaugurando esta comercial tendencia- El Nº 1 de X-Men vendió 4 MILLONES DE EJEMPLARES convirtiéndose en la historieta más exitosa de todos los tiempos con un récord hasta ahora inalcanzable. En el X-Men Nº 1 el equipo se divide en dos, el estratégico Gold Team (Archangel, Jean Grey, Colossus y Iceman guiados por Storm) y el paramilitar Blue Team (Rogue, Gambit, Wolverine, Beast y Psylocke guiados por Cyclops). A partir del Nº 2, las páginas de X-Men se dedicarían en exclusiva al Blue Team, mientras el Gold Team tendría las suyas en Uncanny.
  • Weapon X (1991): Del británico Barry Winsors-Smith. Maravillosa y ultraviolenta –sería censurada por ésto- recreación del paso de Logan por el proyecto militar Weapon-X (Arma-X) antes de ser miembro de los X-Men. Wolverine es usado como conejillo de indias en un programa para crear súper soldados a través de la inyección de adamantium –el metal más resistente del planeta- en su esqueleto. Gracias a su factor de curación, el mutante canadiense sobrevive pero en un estado de enajenación total, perdiendo los recuerdos de su vida pasada. Más animal que hombre, Logan arrasa con las instalaciones militares, asesina a quien se cruce en su camino y se pierde en los bosques de Canadá. Vive entre lobos, combate cuerpo a cuerpo con un oso y caza como si fuera un depredador. En esta serie se explica por primera vez el origen de las garras de adamantium en las muñecas de Wolverine. Entonces se las justificó como un efecto secundario de la inyección del metal, pero después se supo que Logan siempre las tuvo, aunque claro, antes eran de hueso.
  • X-Factor II (1992): BRILLANTE reestructuración de Peter David y Joe Quesada de este grupo mutante. David hace de los Factor una unidad X gubernamental dependiente del presidente de los EE UU, a cargo de la rubia Valerie Cooper, agente de la Unidad Mutante de la CIA y miembro libre de SHIELD. El equipo de campo es liderado por Havok, el hermano de Cyclops, y es integrado por Multiple Man, Strong Guy, Polaris, Wolfsbane y Quicksilver, hijo de Magneto. La gracia es que más que un cómic de superhéroes, X-Factor resultó un verdadero tratado psicológico acerca de los problemas de tener superpoderes. NOTABLE es el unitario que en sus 24 páginas “solo” relata una sesión psicológica a los miembros del team.

X-WEEK: LO QUE HAY QUE SABER (1 Parte)

Adelandonos al estreno de X-Men 3, continuaremos con un antología de X-artículos que he publicado por allí y oor allá. Esta es la primera parte de una lista de recomendaciones sobre lo que hay que leer para entender la mitología X.

Publicado en Sobras, en mayo del 2002, para el estreno de X-2

Guía-X

Esta lista es arbitraria, no es ley ni mucho menos, es tan sólo una índice de lo que personalmente considero es el material clave que hay que leer para entender medianamente lo que para muchos es el cómic de superhéroes más amado y odiado de todos los tiempos. Amado porque son adictivos como una teleserie, odiados porque venden más que la chucha, duplicando las cifras de otros íconos de la historieta como Batman y Superman. Soy fan de Batman y de los clásicos de la edad de oro, pero si nos ponemos la mano en el corazón, hace rato que los X son los reyes absolutos de la industria.
  • Uncanny X-Men de Stan Lee y Kirby (1963-70): Los primeros 66 números de la colección, tras los cuales por bajas ventas todo se va a la cresta y Marvel clausura la colección. Los X-Men estaban formados entonces por los quinceañeros Cyclops, Jean Grey (llamada entonces Marvel Girl), Beast, Angel y Iceman a quienes no tardarían en unírseles Polaris (una chica de pelo verde y poderes similares a los de Magneto) y Havok (hermano de Cyclops), todos guiados por el imperturbable Profesor Charles Xavier. De los malos, el más importante lejos es Magneto, quien debuta en el Nº1 como el enemigo-amigo de Xavier por ontonomasia, presentando en el Nº 4 a su Brotherhood of Evil Mutant, formada por los teen Quicksilver y Scarlet Witch (sus propios hijos, aunque entonces ni él ni los chicos tenían idea. Actuales miembros de los Avengers, el superteam del Capitán América) y los más adultos Toad y Mastermind. También aparecen los Centinelas, androides creador por el profesor Bolivar Trask para controlar y cazar a los mutantes, claro al final las máquinas terminarían revelándose contra su creador. Lo mejor de esta etapa era la relación de los personajes, especialmente en los triángulos amorosos entre Cyclops y Angel por la atención de Jean Grey y de Havok con Iceman por Polaris.
  • Uncanny X-Men Giant Size (1975): Los X regresan tras cinco años de ausencia (con título propio, porque aparecían en otras colecciones) con este especial que se iniciaba cuando el equipo original de mutantes eran apresados por una isla viviente. La dura. Así Xavier se veía obligado a convocar a un nuevo grupo para rescatar a sus alumnos. Si los primeros X-Men eran niños lindos con poderes, los nuevos resultaban un puñado multinacional de freaks casi deformes. El nuevo team lo integraban Nightcrawler, un alemán con forma de demonio: Storm, una africana con poderes climáticos; Colossus, un ruso capaz de convertir su piel en metal; Banshee, un irlandés con poderes sónicos; Thunderbird, un indio piel roja; Sunfire, la antorcha humana japonesa y Wolverine; un agente del servicio secreto canadiense con facultades ferales que había debutado un año antes en los cómics de The Incredible Hulk. A partir de este especial la colección vuelve a ser regular y de la mano del guionista Chris Claremont entra en lo que para muchos es la edad de oro de los títulos mutantes.
  • Saga de Fenix (1976-80): Lejos la aventura más importante de la historia de la X. Jean Grey siempre fue un personaje paradigmático. Es verdad que fue la primera superheroína con carácter propio, pero también es verdad que terminó jugando el papel de la chica más linda del grupo deseada por los chicos también más lindos del mismo, papel que continuó jugando en la nueva etapa donde parecía clavada en el rol de la eterna novia de Cyclops, en secreto enamorada de Wolverine y encargada de empujar la silla de ruedas de su calvo mentor. Pero todo eso cambia en el número 101 de la colección, cuando la pelirroja ex Marvel Girl es poseída por una identidad cósmica llamada Fénix que la convierte no sólo en el miembro más poderoso de los X-Men, sino en una de las entidades más grandiosas del universo. Pero el poder corrompe y bajo la oscura interacción de un grupo de mutantes de elite llamados Hellfire Club que en secreto conspiran para gobernar el mundo, Jean se deja llevar por un reverso negativo que la convierte en Fénix Oscura, criatura aún más fuerte que acaba siendo responsable de un genocidio galáctico al consumir un par de soles con sus respectivos sistemas planetarios. Se inicia así la miniserie de ocho números The Dark Phoenix Saga (Uncanny X-Men –UXM- 129 a 137), periodo que marca un año cero en la historia mutante. Las acciones apocalípticas de Fénix Oscura ocasionan que el imperio de Shi-Ar viaje a la Tierra pidiendo al vida de Jean Grey por considerar su existencia demasiado peligrosa para la estabilidad del universo. Tras la batalla de rigor, todo acaba con Jean sacrificándose y muriendo en manos de su amado Cyclops. No sólo una de las mejores historias de superhéroes de todos los tiempos, sino una de las más preciosas historias de amor jamás dibujadas en un cómic comercial.
  • Días del Futuro Pasado (1981): Otra joyita. Publicada en UXM 141 y 142, la acción se sitúa en un futuro probable del año 2013 cuando los Centinelas, guiados por su líder Molde Maestro dominan el planeta en una dictadura tecnológica que se adelantó en tres años a Terminator. Los droides han capturado a todos los humanos, superhumanos y mutantes y los pocos sobreviviente que quedan se las aguantan como pueden en la guerrilla o la esclavitud. Como todo es producto del asesinato de un político en el presente, los X-Men del futuro envían la mente de Kitty Pride a ocupar el cuerpo de la Kitty Pride del pasado. Así la más nueva recluta de los X despierta un día con memorias que no le pertenecen y la misión de detener un asesinato que no entiende. Acá debuta la segunda formación de la Brotherhood of Evil Mutant liderada por Raven Darkholme, un cambia formas mejor conocida como Mystique.

X-WEEK: Las Chicas
La proxima semana se estrena la tercera parte de las aventuras de mis mutantes favoritos. Y para ir calentando motores, publicauré en el blog una selección de X-artículos que fui publicando en diversos medios. O sea, fundamentalmente en Sobras. Aca una muestra. Un Chica Sobras dedicado al contudente arsenal femenino de la saga evolucionista.
Publicado en Sobras, el 2002
X-Girls

Las deudas hay que pagarlas, así que aprovechando el próximo estreno de “X-2”, o como es mejor conocida, “X-Men 2”, Ortega nos envió esta entrega doble de Chica Sobras con las dos mutantes que nos faltaban en la lista: La diosa Famke Jannsen y la infartante Rebecca Romijn Stamos. Para mutarse.

Dicen que uno crece cada vez que acepta sus fracasos, así que acá, delante de todos mis estimados pajeros quiero públicamente reconocer la victoria del maestro Adrien Brody (El Pianista) quien no contento con llevarse el Oscar al mejor actor este año, desposará en los próximos meses a la chica Sobras más emblemática en la historia de esta columna. Para ser exactos, la razón porque esta columna existe, mi personal debilidad, la señorita Eliza Dushku. No puedo hacerme el huevón, en verdad estoy como el pico, onda hecho mierda. ¿Por que ella, justo ella? O sea Brody podría haber escogido a cualquier otra mina del planeta, pero no, tenía justo que verla. La suerte de algunos, la envidia de otros. En fin, como sea, sinceras felicitaciones a Adrian y Eliza, que sean felices, tengas cabros chicos pícaros y sanos, una casa en Malibú, un departamento en el Upper East de Manhattan, autos caros y todo eso. Si por un buen tiempo no vuelven leer el nombre de Eliza Dushku en esta columna, no me culpen, uno muy pajero será, pero las penas del corazón en verdad duelen. Y no poco. Como dijo el jefe (Springsteen) en “Bobby Jean”, tremenda canción, “adiós y que te vaya bien”. Eso va para Eliza.
En fin pajeros, puta´h que son raros. Por meses me venían pidiendo a Sofía Vergara y cuando la hago, les da con que la mina es cuma y chanta. O sea, lo es. De eso no hay duda, pero ¿y? Yo siempre lo dije, no vengan ahora a darse vuelta la camisa con que prefieren minitas piolas y con onda. Antes me crucificaban porque le daba casi entero a esa clase de chicas y pedían tetas. Ahora les doy tetas y quieren onda. Rara la huevada. Filosofía del pajero supongo. Aprovecho de agradecer a quien me dio el dato de las fotos de María Elena Sweet, parece que la rubia emblemática de “Machos” ha hecho estragos en los corazones onanistas de Chile. Ella y ese descubrimiento de “Sexo con Amor”, llamado Javiera Diaz, exquisita. ¿Qué está pasando que de pronto nos estamos llenando de pendejas deliciosas y talentosas? Bien por nosotros, por todos en rigor, queremos más. Aprovecho de agradecer a todos los que me escribieron en la semana, buena onda. El otro día me reconocieron -que barsa suena decir “me reconocieron”, pero no encontré mejor palabra- unos huevones en una fiesta, me invitaron una cerveza y me dijeron que yo era la gran razón para meterse en Sobras, que esta columna les alegraba la vida. Bacán. Es como sentir que uno le hace bien a las personas. Una cosa más. Quiero escribir acerca de Jena Malone, la pendeja más hot del cine gringo, la nueva Anna Paquin. But, sólo he encontrado fotos de ella muy pendeja, nada de sus últimas películas, las que ha hecho post los 18 años. Así que malditos, sabré agradecer cualquier coordenada con fotos más recientes de esta new goddess. Una última cosa. Pampita. AKA, Carolina Ardohain ya viene, dejen de hinchar tanto con la mina. Ok, está como quiere, pero tampoco tannto, sigo quedándome con Dolores.
Y la chica de esta semana. En realidad las chicas, son:
Hace rato tenemos una deuda pendiente con esta dupla. Tres años atrás, cuando la lista de más arriba tenía solo 4 nombres, subí una columna dedicada a Anna Paquin, de como la había (habíamos) redescubierto en “X-Men”. Su participación luego en “Casi Famoso” no hizo más que afirmarnos que estábamos frente a una nueva diosa. Como sea, en ese comentario tiramos además líneas sobre que “X-Men” era una película que no sólo iba a pasar a la historia como una digna adaptación de un cómic, sino como una de las conjunciones filmicas más aplaudibles de minas ricas. Era cosa de sumar: Anna, Halle, Rebbeca y Famke. Con el tiempo hablamos de Halle Berry, pero Rebbeca y Famke quedaron guardadas. Así que en honor a la justicia. Y a lo fuerrte que están. Y a que “X-2” ya se nos viene, con ustedes, un par de mutantes de lujo. La modelo holandesa y la californiana.

· Famke Jannsen: SHE IS lo máximo. No sólo tiene un nombre la raja, que parece sacado de valkiria de cuento escandinavo, sino que además lo parece. Si todas las minas llegan a los treinta y tantos como ella, bendito sea el Señor y toda su corte celestial. Es que la Jannsen lo tiene todo. Belleza, clase, elegancia, distinción y una presencia que te hace recagar. Ok, reconozco que tiene cara de pesada y que en efecto, a todas luces, debe ser un plomo, onda diva. ¿Pero y? Esta es una crítica de mina, me paso por la raja su comportamiento, me interesa lo rica que es. Sólo eso. La gracia de Famke es que ella no es simplemente una mina exquisita. No tiene curvas abundantes, ni cara de caliente, ni un poto parado. Es la antítesis completa del modelo Playboy, pero puta`h que tiene onda esta mujer. Una vez una amiga me dijo que ella (Famke, obvio) era demasiado bella. Es que esta ex modelo tiene esa virtud. la de ser una mina que le gusta tanto a los huevetas como a las chicas. Ellas la encuentran top, una especie de modelo a seguir. Buehhh… Este mundo sería maravilloso si todas las minas quisieran y fueran como ella. El problema es que Famke no es precisamente imitable, ya que no es una golfilla de cuerpo, sino de cara. Me explico. Cualquier flaca alta puede aprender a tener la clase y el garbo de la Jannsen, incluso a caminar con su forma, pero de ahí a tener su cara . Eso es imposible. Es que sólo mírenla. Famke tiene un rostro extraño, tan extraño como su nombre, único. No sólo es bonito, sino además extraño, perturbador, enigmático, como de otro tiempo. Su elegancia es extraterrestre, genéticamente superior, de ahí a que resultara brillante su elección para cubrir a la exquisita Jean Grey de los adictivos “Uncanny X-Men”. Vale acepto que en rigor no se parecía mucho a la Jean de los comics, ¿pero que mina se lo parece? Las perritas dibujadas son ideales de los dibujantes, en el mundo real nunca vamos a encontrar a una mina así. Lo más cercano a la perfección está en el modelo Famke Jannsen. Esta holandesa de 33 años ha sido nombrada cuatro veces entre las cincuenta personas más hermosas del mundo por la revista “People” y además de actriz es licenciada en literatura comparada por la Universidad de Columbia. No sé a ustedes, pero a mi eso me parece groso. Su nombre significa “niña pequeña” lo que es raro en una hembra que mide casi un metro ochenta y que debe mandarse a hacer zapatos especiales. O sea es un camión. Obvio, sino no hubiera tenido la exitosa carrera de modelo que la hizo famosa en Europa y que la llevó a encarnar a la perrísima Xenia Onatopp en “Goldeneye”, tal vez la mejor Chica Bond de los últimos tiempos. Xenia era pérfida, mala, sado, por eso pasó a la historia. Mientras los huevas y masivos babean por Halle o Denise Richards, los realmente seguidores de Bond sabemos que Famke es realmente la única que la ha llevado.

· Rebecca Romijn Stamos: Esta rubia de 29 años, cover girl de casi todas las revistas del planeta, top model mayúscula, tiene un solo problema: John Stamos. ¿O sea? Vale, nadie le pide a una modelo que sea especialmente inteligente, ¿pero de ahí a casarse con John Stamos, ese bodoque con cara de galán latino que aparece en la serie más mamona de la historia de la TV gringa con un personaje que se llama, “Tio Jesse”?. En fin. Hasta los Ovnis son más fáciles de explicar que la razón de por qué este monumento a la belleza femenina le dio el “sí” a una papa tan frita como el tal Stamos. El momento en que Rebecca Romijn fue “Stamoiciada” pasará a la historia como uno de los instantes más inicuos de la historia contemporánea de la paja. Un segundo de silencio. (…..) Sigamos. Esta rubia de ascendencia rumana, zurda y que se llevó el título a la mujer del año de la revista “GQ” en 1997 es literalmente un sueño. Tiene LA cara, LOS ojos, EL pelo, EL pellejo, LA onda, El culo, LAS tetas y de postre es simpática. La diosa Heidi Klum la definió como la top model más buena onda del circuito, una mina que se va de cervezas con sus amigos con la misma naturalidad con la que desfila para Victoria Secrets o posa para la portada de la edición “swimsuit” de “Sports Illustrated”. En verdad, con esos antecedentes, yo de tenerla enfrente mío en lugar de intentar tirarle los cortes, le pego un balazo. Le haría bien al planeta liberando a los hombres de la existencia de esta obra maestra de la genética gringa. “Maxim” (para la cual ha sido 3 veces cover girl) la definió mejor que nadie, Rebecca es simplemente “la mina demasiado”. Y aunque en rigor ni idea que quisieron decir, me compro lo de demasiado, porque este bombón es literalmente demasiado (valga la triple redundancia). Una muñeca. Es la “California Dream Barbie” de carne y hueso. Con esa presencia y ese cuerazo, le perdonamos cualquier cosa, incluso que se presente en público de la mano de un bodoque como John Stamos. En serio Rebecca, y no te lo mando a decir con nadie, cualquiera de nosotros tiene más onda que tu marido. En fin, supongo que no tenemos las lucas y eso en tu circuito es re importante. Por eso -aunque suene patético- nos conformamos con mirarte en las portadas e interiores de las revistas, pintada de azul como la “mutie” Raven Darkholme, AKA Mistyque, en “X-Men” o bañándote en pelotas frente a los ojos desorbitados de Antonio Banderas en la esperada (sólo para verte), “Femme Fatale”. Una vez en “E!”, el bodoque esposo de nuestra rubia favorita dijo que para él, Rebecca era la mujer perfecta. ¿La razón? Entre otros lugares comunes porque se veía tan bien vestida como en pelotas. ¿Qué onda? ¿El cielo es azul? ¿Después del lunes viene el martes? La huevada es como obvia, es cosa de verla. La Romijn es material genético clase A, de esas hembras que se ven diosas hasta con una polera ñoña de los Transformers. ¿En bolas? Bueno eso es más personal. Digamos que es cosa de cerrar los ojos y pasarnos películas, imaginarnos que con la lengua exploramos su metro ochenta de privilegiadas formas y que sobamos esas tetas que parecen imposibles mientras de alguna onanista manera intentamos explorar sus encantos más húmedos y profundo. Sería todo. Y descansen pajeros, donde quiera que estén.

DECONSTRUYENDO A SIXTO PAZ

Sixto Paz es amigo de los alienígenas. Sixto Paz está en Chile esta semana. Sixto Paz de vez en cuando viene a Chile. En una de esas ocasiones lo entreviste para la Zona y el se enojó conmigo. Bueno. Algunas preguntas no fueron del todo… serias.

Publicado en la Zona, el viernes 27 de marzo del 98

Sixto Paz, ufólogo peruano: Viajero Frecuente
Esta es la historia de un hombre que un buen día conoció a unos extraterrestres y de cómo le dieron boleto liberado para viajar en Ovni a cualquier punto del espacio y el tiempo.
A principios de los 70, Sixto Paz era un profesional limeño común y corriente hasta que un Ovni se cruzó en su vida. La nave provenía de Morlen, mundo que los terrestres conocemos como Ganímedes, el satélite más grande del planeta Júpiter. Sus tripulantes dijeron ser nuestros Hermanos Mayores y Paz no sólo les creyó, sino que a los pocos meses fundó Misión Rahma, un grupo destinado a difundir y estudiar los mensajes de Oxalc, líder espiritual y Guía de los ganimedianos. Todo salió bien, en cosa de años Rahma se proyectó internacionalmente y Sixto Paz se hizo tan famoso que debió abandonar su puesto como contador de un importante banco limeño para dedicarse a dar conferencias a lo largo del planeta. Como premio, los Hermanos Mayores le regalaron una especie de boleto-valor y con él se dedicó a viajar adonde ningún hombre lo ha hecho antes.
Estando frente a alguien que se define amigo de E.T., aprovecho de despejar algunas interrogantes que siempre atormentaron mi mente.
– Hay extraterrestres gays?
-No. Ellos creen en un universo de opuestos complementarios, hombre y mujer.
Las relaciones homosexuales atentan contra sus principios fundamentales. En su sociedad, el sexo tiene un fin meramente reproductivo, algo imposible en individuos de un mismo sexo.
– Y dónde queda el placer?
-En una dimensión incomprensible al entendimiento humano.
-Tipos serios.
-Bastante.
– Tienen sentido del humor?
-Sí, pero en una forma extraña, jamás los he visto reírse, son como alemanes. Se entiende la analogía?
-Algo… Qué comen?
-Son vegetarianos.
– Cómo son físicamente?
-Parecidos a nosotros. De diferentes estaturas, pero por lo general delgados, con facciones orientales y enfundados en trajes ajustados que sólo revelan el rostro y las manos.
-…Pensé que eran grises con enormes cabezas.
-Esos son otros, los Zeta Reticulanos, los que llaman Grises o EBEs.
– Hay más extraterrestres?
-Por supuesto, tal como acá existen diferentes etnias. Son cerca de tres mil especies las que nos visitan.
– Pero sus amigos son los de Ganímedes?
-En realidad son nativos de sistemas distantes a 500 y 300 años luz de acá, en las constelaciones de Orión y Sirio. Ganímedes es sólo una base de operaciones, una colonia.
-Y usted ha ido a Ganímedes.
-Dos veces.
– Cómo fue el viaje?
-El primero fue instantáneo, a través de un Xendra…
– Un quééé?
-Una puerta interdimensional que conecta nuestro mundo con Ganímedes. Es como viajar sin moverse.
-Un poco fome. Y la segunda vez?
-En un Ovni. Estábamos con varios miembros de Rahma en el desierto, cuando apareció una nave en forma de disco que me cubrió con un haz de luz oblicuo.
El rayo me elevó del suelo y de pronto aparecí dentro de la nave.
– Cómo es un Ovni por dentro?
-Amplio, con un gran salón hexagonal coronado por pirámides invertidas. El piso es acolchado y muy suave. Detrás de un panel podían verse tres tripulantes…
– Los pilotos?
-No necesariamente. Las naves no requieren pilotos como nuestros aviones, son vehículos que reaccionan cambiando de estructura y de forma como si estuvieran vivos. Recuerdo que el techo de la nave se hizo traslúcido y podía verse a través de él.
– Y qué vio? Marte y los asteroides pasando rápido?
-No, sólo una luz fuerte. Y de pronto estábamos dentro de un Ovni gigantesco, una nave nodriza. En ese instante me desmayé. Cuando desperté, estaba en Ganímedes. Después me explicaron que fue porque mi cuerpo no estaba preparado para el salto.
– Qué salto?
-Lo que ocurre es que el espacio está lleno de túneles a través de los cuales se puede saltar distancias inimaginables en cosa de horas…o minutos. El viaje entre la Tierra y Júpiter duró sólo tres horas terrestres.
– Cómo es Ganímedes? Hay supermercados, malls, caracoles?
-Hay grandes ciudades subterráneas alrededor de su ecuador. En ellas no hay centros comerciales ni nada parecido, porque no los necesitan.
– El cielo es azul?
-No, es una noche perenne iluminada por un enorme Júpiter que cubre los tres cuartos de la vista sobre el horizonte. Imagina que la luna fuera mil veces más grande que la Tierra.
– Puede decirme algo en extraterrestre? Cómo saludan, por ejemplo?
-Eso es difícil, ya que se comunican con nosotros a través de telepatía, que es el lenguaje universal. En todo caso, una vez los oí hablar en su idioma nativo, dijeron sumar sumaeska methazulsal .
– Y eso qué significa?
-Que estamos listos para profundizar el contacto.

ME GUSTO MINORITY REPORT Y QUE…
Y sin introducciones ni prologos para justificar su inclusión en el blog
Publicado en Sobras, en julio del 2002
Minority Report: Sentencia Previa

Es imposible hablar de “Minority Report” sin citar a “Blade Runner”. Y el detalle no es gratuito. Por varias razones, desde su origen común, en las letras de Phillip K. Dick, pasando por coincidencias de género (ciencia-ficcion dura) y llegando a algo tan arbitrario y subjetivo como que ambas películas representan los trabajos más maduros de sus respectivos autores fílmicos: Ridley Scott (hace 20 años) y Steven Spielberg. Porque a pesar de sus ripios y notorias falencias, “Minority Report” es por mucho la mejor película de ciencia-ficción que se ha estrenado en años. A años luz de las fantasías estelares de “Star Wars” y los delirios animés de “Matrix”, ambas respetables, pero en definitiva otra cosa. “Minority Report.” (desde ahora “MR”) no es CINE ESPECTÁCULO -ok, tiene sus ingredientes y precisamente en ellos falla- es CINE TESIS, una propuesta visual y conceptual completa. Ser adulto en un lugar comúnmente asociado a delirios infantiles y por lo mismo, injustamente, visto a menos. “MR” resulta visionaria de la misma forma como “2001” lo fue en 1968 y “Blade Runner” en 1982, asusta, enrolla, golpea. Puede que “MR” no le guste a los que andan detrás de grandes hits de entretención, puede que Jedis y Trekkies se sientan estafados ante un film que no tiene ni rayos láser, ni guiños épicos de lo que comúnmente se entiende por ciencia-ficción (y que es más bien fantasía), pero los que rayan la papa con William Gibson, Neal Stephenson, Phillip K.Dick e incluso Tarkovsky, van a peinarse, porque “MR” sintetiza lo mejor de ambos mundos, el del “blockbuster” con actores taquilleros y el del mal llamado cine arte. Perdonen los dogmáticos, pero esto está mucho más cerca del arte que pedanterías ambiciosas e ineficaces como la insoportable “Amelie” o todo lo del colectivo Dogma.“MR” es un salto en el universo de Spielberg, una pieza madura y jugada que de alguna forma extiende y mejora las deudas pendientes que el autor de “E.T.” dejó en la maravillosa y subvalorada “A.I. Inteligencia Artificial”. Tal vez el film más injustamente visto a menos del último tiempo. En “MR”, Spielberg hace uso de los mismos guiños que lo han hecho rico y famoso, pero con una perspectiva más personal y adulta que nunca. Sigue contándonos cuentos, pero ahora son cuentos adultos, cuentos con dobles y hasta triples lecturas. Su sello autoral está presente a lo largo de toda la estructura narrativa de “MR”, desde el doble -quizá triple- final, hasta detalles como el sentido del asombro, que Spielberg sabe reflejar tan bien en los ojos de sus héroes. Es cosa de recordar el jefe Brody (Roy Scheider), mirando a la cámara con terror antes que se nos muestre lo que está viendo, lo que lo asusta: el tiburón, en “Jaws”. O a Roy Neery (Richard Dreyfus) sonriéndonos y reflejando en su rostro lo que segundos después vamos a ver como espectadores: la Torre del Diablo, en “Encuentros Cercanos del Tercer Tipo”. O más cerca aún, la cara del Dr. Alan Grant (Sam Neill) al ver, antes que nosotros, el primer dinosaurio en “Jurassic Park”. El guiño se reitera en “MR”, primero cuando John Anderton (Tom Cruise) descubre que precrimen lo señala a él como culpable, después cuando entra al departamento del supuesto asesino de su hijo y contemplamos todo el lugar, a través de los ojos de Cruise y de la precog Agatha (Samantha Morton), antes de verlo con los nuestros. Pero no es el único detalle autoral de Spielberg en el que debemos poner atención. También esta la presencia del maestro, del viejo que sabe más que el protagonista, el mentor que viene desde Quint (Robert Shaw ) en “Jaws” y se encarna ahora en Burgess (Max Von Sidow), suerte de versión elegante y ciberpunk del señor Hammond (Richard Attemborough) de “Jurassic Park”. La familia, fragmentada en las primeras cintas Spielgberianas, armada y estable en el medio de su carrera, vuelve a destruirse en “Minority Report”, desorden que ya nos adelantaba el director en “A.I”, a través del amor fraternal hecho caos obsesivo en esa película. Los antihéroes buscando redención, Anderton no es más que una versión adulta del Jim (Christian Bale) de “El Imperio del Sol” y al mismo tiempo, una versión alterna al Oscar Schindler (Liam Neeson) de “La Lista de Schindler”. A Spielberg se le puede criticar muchas cosas, pero sigue siendo el mejor narrador de historias que el cine norteamericano nos ha dado en las últimas tres décadas, el único de su generación (Coppola, Scorcese, De Palma, Lucas) que todavía tiene algo que decir. Y lo dice. Digan lo que digan, valga la reduncancia, y gustos personales aparte, Spielberg es por mucho el mejor director de la industria, aunque los defensores del cine europeo y los apóstoles de lo indie quieran decirnos lo contrario.

Arthur C. Clarke y Stanley Kubrick, partieron su trabajo en “2001” de la tesis de que una civilización suficientemente avanzada es indistingible de la magia y del concepto de religión. Y por lo tanto tiene el derecho intelectual de jugar a ser Dios con las especies inferiores. Desde esta perspectiva, el monolito de esa película es tan divino como el trío de precog de “MR”, encerrados en un templo, como síquica trinidad, usados por el hombre para adelantar el destino en su juego de ser como Dios. No es casual que el antagonista de la película, Danny Wittwer (Colin Farrell), sea un ex sacerdote, enemigo natural de la tecnología cuando esta atenta contra la fe e intenta manipular a los hombres y su destino, acaso el dogma más infranqueable de toda religión. Y esto tiene que ver con el leit-motiv más omnipresente en la narrativa de Phillip K. Dick, por lejos el autor de ciencia-ficción más lúcido de la historia, quizá porque lo suyo no eran ni las naves ni el espacio exterior, sino el desafío del hombre enfrentado a la tecnología y como esta en su avance va manipulando el habitat de nuestra especie hasta cambiarnos por completo. A modo de ejemplo, a fines del siglo XIX, las ciudades se acomodaron al ferrocarril arrastrando en este acomodo a las personas, durante el siglo XX sucedió lo mismo con el auto y lo más probable es que en el XXI lo que conocemos evolucione en torno a algún nuevo método de transporte, como el Mag-Lev propuesto en “MR”. Y entrando en lo cotidiano, solo piensen como nos cambió la vida desde que entramos en la aceleración electrónica de Internet. Phillip K. Dick inventó el cyberpunk en los 60s, antes que se llamara así. Phillip K. Dick es autor de ciencia-ficción sólo por una absurda formalidad, como me dijo Fresán en una entrevista, “honestamente creo que está por encima de Bukowsky y Fitzgerald, es el verdadero novelista social de norteamerica… y quizá el único autor de ese país durante el siglo XX, realmente grande. El único que con Twain y Melville seguirá siendo válido en doscientos años más”. Tal vez Fresán tenga razón, tal vez no, lo cierto es que esa agobiante doble dualidad de hombre v/s tecnologia y tecnología v/s divinidad, que tanto obsesionó al escritor de “Los Androides Sueñan con Ovejas Eléctricas” y “El Hombre en el Castillo” esta muy bien reproducida en “MR”. Detalles como el escanéo ocular, la publicidad personalizada, la vigilancia de las calles y la misma posibilidad de acusarte de un crimen antes de cometerlo, obviando la alternativa de que este no suceda, son reflejos de ese tecno fascismo que K.Dick (y Kubrick en el personaje de Hall 9000) nos comenzó a advertir desde los sesenta. Ciencia-ficcion de la dura, ciencia-ficción para pensar.

“MR” es tal vez el estreno más interesante del año y la película más inteligente que Spielberg y la industria gringa nos ha regalado en años. Lástima que en su afán de romper la taquilla termine fracasando. Cruise está perfecto como un antihéroe futurista a medio camino entre la novela negra y el futurismo, suerte de primo hermano del Rick Deckard (Harrison Ford) de “Blade Runner”, pero manda todo a la chucha cuando se las da hombre de acción y rompe el ritmo de film con persecuciones, balazos sónicos y peleas con cable. Secuencias deliciosas pero que atentan contra lo que en verdad nos quiere contar la película. Vale, hay que vender, lástima que en este caso, el vértigo termine cagando un film que pudo ser sencillamente perfecto. Ser “2001” o “Duro de Matar” esa es la cuestión. Spielberg quiso acercarse a la primera alternativa y se nota que por ahí va lo que nos quiere relatar, lata que las exigencias de la industria (no quiero pensar en el ego de Cruise porque desde “Jerry Maguire” que está en mi top 10 de actores) lo hayan obligado a mezclar el cóctel con un cine de acción que en este caso, no cuajó, no revolvió bien y por poco manda al baño todo lo bueno. “MR” es una película grande, una visión ambiciosa y un trabajo preciso en la filmografia de un director preciso. Cinco estrellas de cinco.

PLACEBO: VERSION EXTENDIDA
Periodismo suele ser sinónimo de corte. Y uno se habitúa a ello. En la RS de Abril reseñé MEDS, el último trabajo de Placebo. Por cuestión de espacio, el texto original resultó bastante damnificado. Así que en un acto de auto justicia -¿existirá esa palabra?- acá va la versión inédita y completa de MEDS.
Version reducida en Rolling Stone, Abril 2006
Otra enfermedad, la misma cura
Placebo
3 estrellas
Meds
EMI

Cuando en 1996, el single “Nancy Boy” irrumpió en los chart ingleses, la reacción de los medios fue equivalente a ser impactados por un misil intercontinental de pura rabia adolescente, “Smell like teen spirit” pero en serio, a la inglesa. Y no era casual. Un sonido agresivo que conjugaba la oscuridad de The Cure con los escupitajos de The Clash, impulsaban una letra llena de resentimiento que recordaba al “Jeremy” de Pearl Jam pero en una sublectura glam y de manifiesto gay. Gracias a ese tema, Placebo no tardó en ser apuntado como la tabla de salvación de la música inglesa que, a fines de los noventa, parecía anclada en los estertores finales del brit pop.
La edición de Placebo, su primera placa no hizo más que corroborar las primeras alabanzas. David Bowie por un lado del Atlántico, Michael Stipe y Billy Corgan por el otro se llenaron las bocas definiendo al trío comandado por Brian Molko como la primera banda que sonaba realmente como rock del nuevo milenio. Dos años después, Without You I`m Nothing, la segunda entrega siguió impulsando su carrera a través de una ecuación perfecta. Canciones agresivas con letras ídem, temas sutilmente electrónicos con certeras bases rítmicas y baladas asesinas, cuatro singles para un trabajo que terminaría siendo un clásico, al igual que Black Market Music, su aún más potente continuación del 2000, disco que tomo riesgos tan inusuales como samplear a Pink Floyd de la era Barret en “Taste in your men” o jugar con los códigos del hip hop en “Slave to the Wedge”. Con esos ingredientes, el tercer cedé del trío anglo-americano-sueco cosechó tantas críticas favorables como un fanatismo incondicional que empezó a referirlos como los nuevos The Cure o los nuevos Depeche Mode, adjetivos todos que les sonaron más que cómodos. Pero las cosas comenzaron enrarecerse el 2003, con Sleeping with Ghost, la placa número cuatro. Aunque el disco venía impulsado por cuatro de los mejores singles de la banda, en su totalidad sonaba lánguido y torpe, más cerca de un trabajo de productor inspirado que de una banda mayúscula. Ajeno a la firma Placebo de las baladas perfectas y elegancia agresiva de los tres primeros discos, Sleeping with Ghost se apareció como un pálido reflejo de una banda en crisis de nuevas ideas. La prematura edición al año siguiente de un compilado de grandes éxitos (Once More with Feeling) no hizo sino corroborar la impresión dejada por el trabajo previo.
Por lo mismo se siente tanto que Meds, el nuevo trabajo de la banda, este más cerca de Sleeping with Ghost que de Black Market Music. No es un mal disco, pero si un trabajo calculador que no aporta nada nuevo a la prometedora carrera del triunvirato. En una primera escucha resulta obvio que se trata de una placa redonda en la que es muy fácil encontrar el sonido que ha hecho conocido –y reconocido- a Placebo. El pero es que cortando los códigos sabidos y terminando el baile impulsado por perlitas rítmicas como “Infra-Red”, tal vez el mejor tema del disco, uno queda en blanco, sin encontrar nada extra, nada más. Meds suena ya oído, un trabajo de encargo, reiterativo, alejado kilómetros de las apuestas y los riesgos que Molko y sus asociados tomaron en la notable primera parte de su carrera.
Tras la mencionada “Infra-Red” y el publicitado primer single: “Song to say goodbye”, merecen destacarse “Because I want you”, el corte más guitarrero y orgánico del disco. Tema que nos muestra a un Placebo alejado de las máquinas, centrado en su carácter del power trío más elegante de la escena británica y que de alguna forma nos regala las claves de lo que podría venir en los trabajos venideros.”Follow the cops back home”, trata de rescatar el espiritu de balada lacrimosa que le dio sello y grandeza a Without You i¨m Nothing, pero no lo consigue. Y el sobre publicitado dúo con Michael Stipe de REM en “Broken Promise”, no deja de ser un detalle del montón.
Como Sleeping with Ghost, Meds es una placa difícil de precisar. Por un lado puede escucharse como un peldaño cuesta abajo de unos tipos que se tomaron muy en serio lo de ser hijos de David Bowie y por otro, como un largo intermedio en una pista que va por su curva de descanso, esperando levantar flote con un quiebre artístico violento a partir del próximo disco. Mientras eso sucede nos quedamos con un disco apenas correcto, que se escucha con gusto pero que no va a cambiar la historia de la banda ni mucho menos del pop.