Archive | septiembre 2006

EL SEÑOR DEL ANILLO VERDE: LAS TORRES DE GOTHAM (1º Parte)

Continúa la saga alguna vez publicada en Virtualia, que mezclaba elementos de la epopeya de J.R.R. Tolkien con la cosmogonía del Universo DC. Una volada que salió de varios amigos y que terminó en algo medianamente entretenido.
Aparecido en la extinta Virtualia.com en diciembre del 2002.

_________________

LAS TORRES DE GOTHAM (1)

El Reino de Gotham se extiende a lo largo de las grandes planicies que separan las Montañas Nubladas y el reino secreto de Tymiscira de Minas Metropolis, la Ciudad Blanca del Mañana, fortaleza de la Torre Planet y capital del Reino de Gondor. Por siglos los Gothamitas han sido gobernados por la Casa Wayne, pero hace años en un oscuro hecho de sangre, el último gobernante, el Rey Thomas Wayne, fue asesinado junto a su esposa cortando la línea de soberanos. El joven príncipe Bruce se vio entonces con el peso de una temprana orfandad y de tener que gobernar un pueblo que día a día se sumaba más y más en la oscuridad. Buscando una salida, el consejero real Alfred Pennyworth, legó el trono de Gotham al mejor amigo del difunto Rey Thomas, el Comisario Gordon, quien aceptó regir sobre Gotham hasta que el príncipe Bruce Wayne cumpliera 30 años. Sin embargo, extraños rumores han venido soplando desde Torre Arkham, capital de Gotham, en el último tiempo. A la muerte de Alfred, un nuevo consejero ha asumido en el reino. Se hace llamar Guasón y parece haber hechizado al Comisario Gordon obligándolo (entre otras cosas) a condenar al exilio al príncipe Bruce por un delito que no cometió.
Siete días y siete noches llevan corriendo por las llanuras de Gotham lo que queda de la Comunidad de la Justicia. Buscan a los Uruks y Parademonios que raptaron a Merry y Pippin, pero alcanzarlos será difícil porque los parademonios están dotados de dispositivos de vuelo que los hace inalcanzables para pies humanos. En la búsqueda tropiezan con el Capitán Dick Grayson y sus hombres de la guardia real, Gothamitas, autoexiliados del reino, quienes vagan por los valles buscando al perdido heredero del trono. Grayson le cuenta a Alan Scott los eventos sucedidos en la Torre Arkham. Que el Comisario ha sido dominado por las fuerzas del mal y que ellos buscan la esperanza en descubrir el paradero del desaparecido príncipe desterrado. Kylerainer le pregunta por si ha visto Parademonios y Uruks cerca. Uno de los jinetes, un tal Jason Todd le relata que los únicos monstruos humanoides que han visto son los cadáveres que noche tras noche deja un misterioso caballero negro.
Los Parademonios y Uruks han acampado al borde del bosque de Arcane, cerca de Isengard, junto a Merry y Pippin. Las bestias discuten y pelean entre si cuando de pronto un caballo negro cae sobre ellos y desde su grupa les brinca encima un guerrero espectral. Es alto y lleva una armadura de reluciente negro, una capa en forma de alas de murciélago y una máscara que imita la cabeza del mismo mamífero volador. Acaba con todos los esbirros de Lex Saruman y Ra´s All Ghul. Libera a los Hobbits y les indica correr al interior del bosque. Añade que ahí encontrarán ayuda. Merry le pregunta su nombre. El caballero oscuro sólo responde: “Soy la noche”.
Cerca de Mordor, Frodo y Sam buscan un camino para alcanzar las famosas Puertas Negras a través de las cuales podrán entrar al no mundo y encaminarse a Barad-Dur, donde esperan liberar al rey Aragorn y entregarle el anillo Verde con el cual liberará a toda la Tierra Media de la ecuación de anti-vida que Sauron y Darkseid intentan implantar. Sam le dice a Frodo que tiene un mal presentimiento. Frodo lo queda mirando y le revela que los están siguiendo. “¿Quién?”, pregunta Sam. Frodo le cuenta que cuando Ganthet llegó a la Tierra Media en busca de un portador para el Verde, antes de conocer a Gandalf y a Aragorn, tropezó con un hombre llamado Guy Gardner en quien creyó encontrar los valores necesarios para soportar la tarea de llevar al Verde. Pero Gardner resultó sicológicamente inestable y acabó adorando al anillo de Oa de una manera enfermiza lo que obligó a Ganthet a quitárselo y a buscar otro portador. El problema es que Gardner no se quedó quieto y en su obsesión por ubicar al Verde realizó prácticas de brujería con horribles resultados para si mismo. Quién era un hombre es hoy un ser rastrero y lastimoso al que todo el mundo llama Creeper. El maldito los viene siguiendo desde Moria. Sam y Frodo planean una trampa y luego de un par de movimientros consiguen apresar a Creeper a quien liberan bajo la promesa de ser guiados por la criatura hasta la Puerta Negra. En el camino cruzan las Ciénagas de los Muertos donde estuvieron a punto de ser sorprendidos por un Green Nazgul, que ahora en lugar de montar sobre Corceles lo hacen encima de las llamadas Bestias Negras, gigantescas aves mecánicas robadas a un grupo de héroes voladores que alguna vez fueron conocidos en toda Arda como los Halcones Negros. Todos ellos perecieron bajo la fuerza infernal de los Green Nazgul cuando estos les robaron sus cabalgaduras.
Mientras, en las profundidades de Arcane, Merry y Pippin son rescatados por Swamp Thing, el señor de los Elementales del Bosque Viviente, un gigante medio hombre y medio planta quien los lleva al corazón de sus dominios, un pantano mágico que da vida a los árboles convirtiendo a algunos de estos en criaturas pensantes y móviles. En forma paralela, Alan Scott. Kylerainer, Diana y Oberon encuentran al borde de Arcane los cuerpos quemados de los Uruks y Parademonios ultimados en la noche por el Caballero Oscuro. Scott no entiende como un solo hombre consiguió semejante hazaña y comenta el hecho de que el mítico justiciero tal vez sea la última esperanza de Gotham. En el entreacto Diana descubre las huellas de los Hobbits. Todo indica que los pequeños se embarcaron hacia el interior del bosque.
Cuando la Comunidad de la Justicia ingresa al corazón de Arcane se llevan la sorpresa de su vida, al encontrase frente a frente con un viejo vestido de verde con el símbolo de Oa en su pecho. El anciano se quita la capucha y revela su nombre. No es otro que Gandalf, resucitado ahora como Gandalf, El Verde. El hechicero les relata que tras combatir y derrotar a Doomsday a través de las cavernas de las montañas de Moria despertó en el interior de una bóveda blanca iluminada por el corazón de Oa, rodeado por los espíritus de los desaparecidos Guardianes y de otros primordiales como Altopadre, el Espectro, el Fantasma Extraño y el hechicero Shazam. Los fantasmas le entregan cada uno un poco de su poder y lo devuelven a la vida con la misión de regresar a la Tierra Media a terminar la tarea que dejó pendiente. Todos parten hacia Arkham, la ciudad de las Torres de Gotham a hablar con el Comisario Gordon.
En la gran Torre de Arkham, el Comisario y su hija Bárbara Gordon intentan ordenar el caos del reino. Desde las sombras el consejero Guasón tira las cuerdas del cada vez más muerto gobernante. Gandalf ingresa a la nave central de la torre y revela que Gordon no está enfermo, sino que se encuentra poseído por Ra´s All Gull y Braniac, socios de Lex Saruman y amos del Guasón. El mago y Sir Alan Scott liberan a Gordon del hechizo y expulsan al traidor de la ciudad, quien presa de un desquiciado ataque de risa escapa a través de las alcantarillas de Arkham huyendo hacia Orthac, la torre de la ahora llamada Legión del Mal, emplazada en medio del anillo de Isengard. Gandalf le revela a Gordon todo lo que ha sucedido en su estado de locura y el Comisario desespera ante el error de haber expulsado al príncipe Bruce. Están en eso, cuando uno de los desterrados jinetes del capitán Dick Grayson, el mensajero Tim Drake entra corriendo al salón del trono y les informa que ejércitos de Uruks y Parademonios de Isengard han atacado varias ciudades del reino conmo Bludhaven y New Troy. Sir Alan Scott le aconseja al rey evacuar Gotham y buscar refugio en la Mansión Wayne, la fortaleza de la familia real ubicada en el Abismo del Murciélago. El rey decide llevar a toda la ciudad a este emplazamiento ya que sabe que allá será más fácil enfrentar una invasión. Mientras esto ocurre Gandalf y Tim Drake cabalgan al interior de Gotham buscando a los 2 mil jinetes exiliados de Dick Grayson, al principe Bruce y al misterioso Caballero Murciélago.
En Mordor; Frodo, Sam y Creeper-Gardner encuentras las Puertas Negras cerradas. Creeper les aconseja que lo mejor es entrar por el paso de Cirith Mantha, al sur del país oscuro, y los lleva hacia allá a través de un camino que los acerca a las ruinas de Keystone, vieja capital del de Gondor. Continuará

HIELO NEGRO


HIELO NEGRIO fue el primer nombre que tuvo ENK. Y tambien el primer borrador de trabajo. Así comenzaba. Algunos personajes ya estaban ahí.

JUNIO, 1948.

El futuro, Leopoldo Domke vivía obsesionado con el futuro. Quería verlo, experimentar lo que traería el porvenir, sentir de que manera los próximos días iban a transformar cada una de las cosas que lo rodeaban. A menudo imaginaba ciudades con edificios altísimos, más grandes que los de Nueva York y Chicago, con trenes de metal reflectante atravesando torres sobre puentes de acero, cables y cemento. Con automóviles cada vez más potentes y veloces. Y con aviones. Sobre todo aviones. Aviones por todos lados. Majestuosas alas volantes, con cientos y miles de pasajeros en su interior, gozando los lujos de un transatlántico aéreo, desafiando los vientos con hélices tan grandes como el ancho de las alas de un DC-3. De su DC-3, el avión con el que había presenciado el futuro. Porque Leopoldo Domke estaba seguro, cada vez más seguro, de que lo que adelantaban escritores lunáticos, revistas y libros era cierto. El había visto el futuro, a lo lejos pero lo había visto.
Y volaba rápido, incluso más de lo que decía Popular Mechanics.
La lluvia largaría pronto. El cielo sobre Puerto Montt era un cuadro predecible, sobre todo en invierno. Las nubes cargadas y bajas, el norte oscuro y ese viento helado y sonoro con olor a bosque. De haber bajado más la temperatura habrían amanecido con nieve, pensó Leopoldo, mirando como los árboles cercanos sacudían sus ramas desnudas. Nadie iba a poder despegar durante el día.
Las piedras del camino picaban bajo las latas y ruedas del jeep.
-Va a llover, don Jorge-, le comentó al conductor del vehículo. El clima iba a desaparecer siendo la mejor forma de romper el silencio entre dos personas sin muchas cosas en común.
-Usted cree.
-Estoy seguro…
Las primeras gotas del día empezaron a rebotar sobre el parabrisas del vehículo. Ambos sonrieron. El vehículo dobló en dirección al aeródromo.
-Ve-, dijo Leopoldo, mirando su reloj. A las once estarían parados en mitad de un aguacero, como el de ayer, como el de mañana, como el de cada semana de Junio.
-¿Tiene vuelo?
-No, no creo que alguien vuele hoy.
-Mi capitán Jacques salió para Santiago anoche.
-En la tarde.
-Lo dejaron solo.
Las gotas de lluvia caían cada vez con más fuerza sobre la geografía que rodeaba Puerto Montt.
-Me dejaron solo.
Domke abrió un poco su chaqueta y cogió del interior una cajetilla amarilla de Camel. La última del paquete que su hermano le había enviado desde Estados Unidos. Todavía eran baratos, gracia de posguerra y todo el cuento. La guerra, pensó, hace tres años que ya no hay guerra. Le hubiera gustado pelear en ella, volar un P-51 o un Corsair tal vez, acribillar Zeros japoneses sobre el Pacífico. Detestaba a los japoneses, le parecían de otro mundo, ajenos a esta realidad. Asomó uno de los cigarrillos y se lo ofreció al chofer.
-Don Jorge-, le dijo.
-Gracias, pero no fumo-, le respondió el conductor arrugando sus coloradas mejillas.
Leopoldo encendió su cigarro y dio una honda aspirada. Recordó que le habían contado que don Jorge era evangélico y se preguntó porque razón los evangélicos no fumaban ni tomaban, pero prefirió no decir nada al respecto. A lo lejos el mar se dibujaba claro, perdiendo su horizonte en una pared de nubes cada vez más negras. Nada de Chiloé pensó, es como si se lo hubiera tragado la Tierra.
-¿Va a hablar con los gringos?-, interrumpió don Jorge.
-Voy a hablar con los gringos-, repitió Leopoldo.
-¿Son militares?
-Marinos.
-¿Marinos voladores?
-Exactamente don Jorge, marinos voladores.
El chofer del jeep torció una sonrisa amable y dudosa.
Ya estaban en El Tepual. Uno de los DC-3 de Lan Chile aparecía detenido en mitad de la pista. El suyo seguía en el hangar. Al fondo el Calbuco esta totalmente cubierto.
-¿Dónde lo dejo, don Leopoldo?
-Acá en la torre-, le indicó el piloto con la mirada fija en la mole del Curtis C-49 de insignias militares americanas que se apreciaba en la parte más alejada de la loza.
El willys rojo trastabilló hasta la caseta de madera usada como torre de control y se detuvo junto a tres vehículos exactamente iguales. Un pastor alemán manchado ladró desde la puerta.
-¿Don Jorge?-, pronunció Leopoldo mientras buscaba su bolso, tirado en el asiento trasero del jeep.
-Dígame.
-¿Lo han llevado a volar hacia el sur, más allá de Aysén?
-No.
-Uno de estos días lo voy a invitar. Sabía que hacia el sur el hielo deja de ser blanco.
-¿Y de qué color es?
-Negro, don Jorge. Hacia el sur el hielo está cada vez más negro.
Leopoldo sonrió, buscó su billetera y tomó un par de billetes.
-Por el apuro-, se los pasó y salió del vehículo. El perro corrió hacia él moviendo la cola mientras la lluvia seguía cayendo con más fuerza. Antes de entrar tiró el Camel a medio fumar y lo pisoteó escondiéndolo bajo el barro. Barro negro, pensó, como el hielo del sur. Como el inicio y el final de demasiadas cosas.

“PENSE QUE ERA MAS grande”, comentó en voz alta Gustavo Román, teniente de la Fuerza Aérea, al sentir que Leopoldo Domke entraba en su oficina. El avión de los gringos se veía lluvioso a través de los ventanales del despacho. Tenían la misma edad y se conocían de mucho antes de trabajar juntos. Habían sido compañeros en la Escuela de Aeronaútica Militar, volado juntos en varias ocasiones e incluso salido con la misma chica, aunque nunca tocaban ese tema. Aún eran amigos, no tanto como en su etapa estudiantil, pero si lo suficientemente cercanos como para evitar rodeos y formalidades. Cuando Leopoldo dejó la milicia para dedicarse a la aviación comercial, Gustavo pasó a integrar el Grupo de Transporte Nº 1 de Cerrillos . Cuatro años después se reencontraron en Puerto Montt: Domke como piloto de la ruta sur austral de Lan Chile, Román como oficial encargado del aeródromo El Tepual.
Leopoldo Domke tomó el libro de actas de la mesa de Gustavo Román y busco su nombre. Anotó la hora: cero ocho cincuenta y cinco, y firmó al lado.
-Es un bimotor de transporte-, comentó.
-Pensé que iban a venir en algo más grande, más moderno.
Leopoldo volvió a pensar en el futuro.
-El Commando es el avión que usa la Marina americana para esta clase de misiones-, dijo.
-¿Y qué clase de misión es esta Leo?
Gustavo Román arqueó sus cejas espesas y curvadas. Domke se allegó a los ventanales y también miró el avión. A un costado del plateado fuselaje se leía claro U.S. Navy.
-No lo sé, mi teniente. Inteligencia supongo-, contestó. De vez en cuando lo trataba con respeto militar, más por humor que por costumbre.
Román volvió a su escritorio y tomó asiento frotándose las manos.
-Deberías prender la estufa-, le sugirió Domke.
-Fueron a buscarme leña seca. Igual es más grande que los DC-3-, agregó volviendo a mirar hacia el C-49. –No cupo en ningún hangar.
Un par de mecánicos del aeródromo revisaban los enormes motores radiales de la nave, Domke supuso que por orden de Gustavo. Estaban empapados.
-¿Y llegaron?-, preguntó Leopoldo.
-Hace un cuarto de hora. El argentino me dijo que apenas aparecieras te llevara al hangar.
Abrió un cajón de su escritorio y cogió una cajetilla de cigarrillos nacionales. Le ofreció uno a Leopoldo. Este negó con la cabeza, no fumaba tabaco chileno. Cuestión de sabores.
-¿Qué pasó al final con el hotel?
-Los cambiamos. No hubo caso de que se quedaran con los alemanes, según el argentino es una reacción de posguerra que aún pena fuerte entre quienes pelearon en Europa.
-¿Estos tipos pelearon en Europa?
-Ni idea, pero eso dijo el argentino.
-Es raro ese tipo.
-¿El argentino?
-Si, amanerado, afeminado, que se yo.
-Marica.
-Lo que sea-, hizo un alto. -¿Y dónde se quedaron al final?
-En una posada de Puerto Varas, de unos viejos de Osorno… Familia Abarzúa, tal vez los conozcas-. Leopoldo negó con la cabeza. -La gestión la hizo don Julián, no se quejaron, excepto por el desayuno. Pidieron jugo de naranja.
-Los gringos toman mucho jugo de naranja en el desayuno.
-Los nuestros no lo hicieron hoy y parece que no les hizo mucha gracia.
Los nuestros, era una curiosa forma de apropiarse de los visitantes.
Los vidrios de la ventana del estudio de Gustavo Román temblaron golpeados por una corriente de viento arremolinado sobre la loza del aeropuerto.
-No sé si hiciste bien reportando el incidente-, cambió de tema el uniformado. –Tal vez debiste ignorarlo, como Jacques. Honestamente creo que este asuntito de los gringos no va a ser corto y va a gastar mucho de nuestro tiempo útil.
-Allá arriba están pasando cosas, mi teniente-, Domke volvió a usar el respeto militar.
-Acá abajo también, Leo. Y son las de acá las que me preocupan. A las siete y media de la mañana empecé a responder llamados de Santiago, quieren un informe completo y tu sabes mejor que yo que los americanos no nos van a dar ese informe completo. Veo lo que se nos va a caer encima cuando se vayan, semanas llenando informes, respondiendo cuestionarios, redactando papeles que se yo. Pero eso no es problema, supongo-, lo miró. –Mal que mal siempre te gustó escribir.
Domke no contestó.
-En fin-, prosiguió Román-, así es la vida y es mejor no hacer esperar a los extranjeros. Vamos.-, aspiró largo del cigarrillo y soltó tres aros de humo. Agarró su chaqueta, colgada en el respaldo de la silla, y se levantó.
-Coge un paraguas-, le dijo al piloto, -afuera está lloviendo cada vez más fuerte.

CUATRO TIPOS vestidos de negro sacaban fotos al Douglas DC-3 Dakota apodado “Valdiviano” de Lan Chile. La nave era en realidad un C-47 Skytrain militar, comprado en 1945 por la Fuerza Aérea a los norteamericanos para ser usado en los escuadrones de carga y transporte. Pero tras un año de prestaciones fue convertido en carguero civil y traspasado a la flota de la recién creada Línea Aérea Nacional para su servicio de larga distancia. Era uno de los cinco aviones del mismo modelo y similar historia usados en los vuelos semanales de carga, correo y pasajeros en la ruta Puerto Montt-Aysén. Su primer comandante, un tal Segundo Ortega lo bautizó “Valdiviano” , nunca quiso revelar por qué aunque la razón parecía ser bastante obvia.
Tres de los sujetos que fotografiaban y revisaban el avión no hablaban una pizca de castellano, el cuarto actuaba de traductor. Leopoldo Domke y Gustavo Román entraron al hangar y caminaron hacia ellos.
-¡Señores!-, gritó el oficial militar del aeródromo.
Sólo el cuarto, el que hablaba español del grupo, reaccionó al saludo. Dejó unos papeles en el piso y se dirigió a los recién llegados con un trote sin ritmo que Román encontraba cada vez más afeminado.
-Teniente Domke-, saludó con su cansino acento argentino.
-Leopoldo Domke-, respondió. –Ya sabe que estoy retirado de la Fuerza Aérea-, fue cortante.
-Entiendo, entiendo, discúlpeme-, miró a Román y lo saludó bajando la cabeza-. Teniente.
-Señor Silverman-, contestó también apático el uniformado.
-Matías, por favor-, miró a ambos. –Matías Silverman. Por acá, señores, por favor, síganme, los estábamos esperando.
Domke y Román caminaron tras el argentino. Leopoldo notó que habían instalado un aparato con muchos cables bajo la cola del DC-3 y que la humedad estaba descascarando el logo de Lan Chile pintado en el plano vertical de ésta. Después de la limpieza tendrían que volver a pintar.
Los otros tres hombres dejaron de tomar fotografías y hacer anotaciones y caminaron hacia Silverman y compañía. El argentino se adelantó un poco y habló en voz baja con los desconocidos.
-Supongo que no se puede fumar-, dijo por decir algo Román, sintiéndose parte de una película de espionaje. Domke estaba más tranquilo y parecía más interesado en el estado del avión que en los extranjeros que murmuraban pocos metros más adelante, bajo el ala izquierda del DC-3.
Silverman se acercó a los pilotos chilenos con una sonrisa de caricatura arrugada en su cara. Tras suyo, como pintado en la escenografía, aparecía el trío vestido de negro.
-Señor Domke, Capitán Román-, comenzó-, como ya se les informó ayer en la tarde, las personas que me acompañan son oficiales civiles pertenecientes a la oficina de investigación de tecnologías aeronáuticas de la Marina de los Estados Unidos de América.
Todos se saludaron con idénticos gestos, manteniendo una sana distancia, como si fueran embajadores de mundos muy distintos.
-Si le parece -, Silverman miró a Domke, -podemos empezar ahora mismo, venga conmigo.
Domke volteó hacia Román, quien levantó los hombros.
-Teniente-, agregó Silverman-, espero que no le moleste dejarnos a solas con su compañero, como debe estar enterado ya hablamos con sus…
-Ya lo sé-, interrumpió el militar volviendo a pensar en lo femenino de los gestos del argentino. –Suerte-, le dijo a Domke y buscó la salida más rápida del hangar. Uno de los gringos le devolvió una gentil sonrisa. Silverman invitó al piloto hasta una improvisada sala de interrogatorios armada al otro lado del hangar, tras el ala derecha del avión. Un calefactor a gas irradiaba flamas azules sobre un conjunto de sillas ordenadas en semicírculo.
-Puede sentarse aquí, señor Domke-, apuntó el argentino a una silla solitaria que enfrentaba a las otras cuatro. Joaquín pensó que la escena era similar a su último examen de Historia ante el Cura Orrego del San Ignacio hacía más de diez años, una suma anormal entre prueba escolar y juicio oral de películas gringa. De alguna manera se sintió culpable, como si hubiera cometido algún tipo de crimen. Pensó en que tal vez Román tenía razón y que Jacques había hecho lo correcto al optar por el silencio.
Allá arriba no había ocurrido nada, quizás.
Olvidar el hielo negro, entre otras cosas.
-Usted dirá-, dijo Leopoldo Domke, rompiendo el silencio y con la mirada clavada en Matías Silverman. Las llamas del calefactor de gas mejoraban mucho la temperatura en el lugar.
-¿Habla inglés, señor Domke?
-No, pero lo entiendo.
-Perfecto.
El argentino volteó hacia los norteamericanos y les dijo que todo estaba listo. Leopoldo alcanzó a entender como Silverman les explicaba que él iba a actuar de enlace idiomático con “el piloto chileno”. Encima de todo, el techo del hangar rechinaba con la lluvia cada vez más fuerte. El aguacero se había adelantado un par de horas.
Los tres americanos se calzaron idénticos anteojos de marcos gruesos y tomaron una serie de papeles y documentos de unas carteras que estaban en el piso, bajo sus sillas. El más bajo de los tres cogió una hoja, se la acercó a Silverman y le pidió que empezaran por ahí. El argentino le dio una rápida revisión y miró a Domke.
-La primera parte es bastante rutinaria-, comenzó, -pero como imaginará necesaria para que todo esté en orden. Voy a pedirle que antes de empezar firme esta hoja. Es una declaración donde se compromete a decir la verdad, usted sabe un formulario que nos asegura que no levantará falso testimonio y será lo más preciso en sus datos. Es necesario para el papeleo…
Le extendió la hoja.
-Tiene un lápiz…
-Wait-, dijo en inglés y empezó a buscar entre los bolsillos de su chaqueta. Alcanzó una pluma y se la extendió al piloto chileno. Domke la agarró, dio una rápida leída al documento, traducido casi literalmente del original en inglés y marcó su firma donde se le indicaba. Nuevamente pensó en el Capitán Jacques, en lo correcto y lo incorrecto del tomar decisiones. Le devolvió la hoja y la pluma al argentino.
-Gracias-, añadió Silverman, -entonces, si le parece, comencemos-. Le pasó el documento al más bajo de los gringos y les hizo una señal de que todo estaba bien.
-Señor Domke-, continuó, -quiere empezar diciéndonos su primer nombre y apellido paterno.
-Leopoldo Domke-, contestó rápido.
-¿Edad?
-Veintiocho años.
Silverman tradujo ambas respuestas.
-¿Rango?
-Teniente en retiro de la Fuerza Aerea de Chile. Piloto comercial de Lan Chile.
Silverman fue más lento en esta ocasión , explicando detalladamente la situación militar del interrogado. Leopoldo escuchó como agregaba datos acerca de la línea aérea chilena y su negocio de transporte de cargas y pasajeros. Añadió algo que le resultó imposible de comprender acerca del avión encima de ellos.
-En el vuelo-, miró unos papeles, -número ciento doce, entre Puerto Montt y Aysén-, siguió revisando sus apuntes-, fechado el nueve de Mayo de mil novecientos cuarenta y ocho, usted declara haber presenciado actividad inusual en el cielo en la zona andina del río Mañi… perdón…
-Mañiguales.-, corrigió el interrogado.
-Río Mañiguales-, repitió el argentino. -¿Reitera su opinión?
-La reitero
-¿Usted no iba solo en el vuelo?
-Me acompañaba el Capitán Sebastián Jacques, comandante de la aeronave.
-¿Y él…?
-El declara no haber visto nada y no estar interesado en hablar con nadie acerca de lo sucedido.
-Entendemos. Y usted por qué decidió hacerlo.
-Porque sé que ví algo en el sur, señor Silverman.
-¿Y que fue exactamente lo que vio en el sur, señor Domke?

-El futuro. Lo que ví allá arriba, señores fue el futuro.

COSAS DE iPOD


Un ejercicio algo tonto. Aburrido pasé lista a todo lo que he guardado en mi iPOD desde que lo tengo -hace año y medio-. Lo hice lo más democrático que pude asi que enliste solo nombres de los cuales tengo al menos un disco completo guardado. la mezcla de estilos resultó casi esquizofrénica. OJO, más de un nombre puede estar mal escrito, la lata de corregir no me la di, nubca tan perno.

____________________

MI iPOD

10cc, 13th Floor Elevator, 80s State, A Guy Called Gerald, Adrian Sherwood, Aimee Mann, Air, Aisles, Al Green, Al Jolson, Alphaville, Anderson Bruford Wakeman Howe, Ann-Margret, Annie Lennox, Arche Bell & The Drells, Aretha Franklin, Arthur “Dooley” Wilson, Arthur Conley, Artie Shaw & His Orchestra, Ash, Asia, Bardly Drawn Boy, Barclay James Harvest, Bauhaus, Beck, Bell & Sebastian, Ben Folds, Ben Harper, Benny Goodman, Bill Pritchard, Billie Holiday, Billy Paul, Blind Guardian, Blondie, Blur, Bob Dylan, Bonnie Somerville, Brian Eno, Brian Reitzel, Brian Wilson, Brook Benton, Bruce Springsteen, Bruce Springsteen & The E Street Band, Bryan Adams, Camel, Camouflage, Carmen Cavallaro, Carmen Miranda, Cary Brothers, Cerati/Melero, Chick Webb & His Orchestra, Chocolate Genius, Chris Isaak, Chris Squire, Clap Your Hands Say Yeah, Clarence Carter, Cocteau Twins, Coldplay, Colin Hay, Cyndi Lauper, Damien Rice, Daniel Miller, Danny Tanaglia, Dave Gahan, David Bowie, David Gilmour, David McComb & Adam Peters, Dead Can Dance, Dead Famous People, Dean Martin, Death Cab For Cutie, Death in Vegas, Deftones, Depeche Mode, Dido, Dire Straits, Dishwalla, DJ Muggs, DJ Shadow, Dream Theater, Duran Duran, Eastmountainsouth, Echo & The Bunnymen, Eddie Floyd, Eddie Vedder, Elbow, Electric Light Orchestra, Electronic. Elephant Memory, Elton John, Elvis Costello, Elvis Costello & The Atractions, Elvis Costello with Burt Bacharach, Elvis Presley, Emerson Lake & Palmer, Emerson, Lake & Powell, Emiliana Torrini, Enya, Erasure, Eric Clapton, Failure, Faithless, Fiona Apple, Fish, Fleetwood Mac, Flood, Fran Walsh, Francois K, Frank Sinatra, Franz Ferdinard, Frou Frou, Gandalf, Garbage, Gary Jules, Geddy Lee, Genesis, Geoffrey Oriema, George Harrison, Gilbert O’Sullivan, God Lives Underwater, Goldtrapp, Gorillaz, Graham Coxon, Grandaddy, GTR, Gus Gus, Gustavo Cerati, Happy Mondays, Headcleaners, Heart, Heather Nova, Helen Stellar, Hooverphonic, Howie Day, Howlin Maggie, I Nine, Ian McCulloch, Iron & Wine, Jack Black, Jack Johnson, James, Jean-Louis Murat, Jean-Michel Jarre, Jeff Finlin, Jethro Tull, Joe Tex, John Cale, John Wesley Harding, John Williams, Johnny Cash, Jon Brion, Jon Marsh, Joni Mitchel, Josh Rouse, Journey, Joy Division, Kaiser Chiefs, Kansas, Keane, Keith Moon, Kent, Kevin Shields, King Crimson, King Curtis, King Floyd, Kiss, Kraftwerk, Kruder & Dorfmeister, Kylie Minogue, Ladytron, LCD Soundsysten, Led Zeppelin, LFO, Lindsey Buckingham, Lloyd Cole, Lou Reed, Love, Lucybell, Manic Street Preachers, Marillion, Marshall Jefferson, Martin Gore, Mazzy Star, Meat Beat Manifesto, Mike Oldfield, Mike Shinoda, Moby, Moloko, Monster Magnet, Morrisey, Muse, My Bloody Valentine, My Morning Jacket, Nancy Wilson, Neil Diamond, New Order, Nick Cave, Nick Cave & The Bad Seeds, Nick Drake, Nicole, Nine Inch Nails, Oasis, Orbital, OMD, Otis Readding, Page & Plant, Patty Griffin, Paul McCartney, Paul Nicholas, Paul Westerberg, Pendragon, Pet Shob Boys, Pete Townshend, Peter Astor, Peter Droge, Peter Gabriel, Peter Murphy, Peter Schilling, Phoenix, Pink Floyd, Pixies, PJ Harvey, Placebo, Porcupine Tree, Portishead, Primal Scream, Psychic TV, Pulp, Queen, Queen & Paul Rodgers, R.B.Greaves, REM, Rabbit in the Moon, Radiohead, Rammstein, Remy Zero, Rex the Dog, Richard Ashcroft, Rick Wright, Rick Wakeman, Robbie Williams, Robert Forster, Roberta Flack, Roger Daltrey, Roger Waters, Roland Gift. Roxy Music, Royal Trux, Rufus Wainwright, Rush, Ryan Adams, Saiko, Sally Oldfield, Sam & Dave, Sammy Davis Jr., Sarah McLachlan, Satchel, Saybia, Scorpions, Sebastian Teiller, Self, Seru Giran, Sex Pistols, Shadowfax, Sheila Nichols, Sheryl Crow, Sigur Ros, Simon & Garfunkel, Simon Townsend, Sinead O`Connors, Sloan, Smashing Pumpkins, Snow Patrol, Soda Stereo, Spiritualized, Squarepusher, Starsailor, Stereolab, Stereophonics, Stevie Wonder, Stratovarius, Styx, Suede, Sufjan Stevens, Supertramp, Syd Barrett, Tangerine Dream, Tears for Fears, That Patrol Emotion, The Afghan Whings, The Alan Parsons Project,, The Beach Boys, The Beatles, The Beta Band, The Black Crowes, The Bobcats, The Bravery, The Charlatans, The Chemical Brothers, The Church, The Cure, The Diamonds, The Durutti Column, The Eagles, The Fatima Mansions, The Flaming Lips, The Futureheads, The Gathering, The Hollies, The Hombres, The House of Love, The Human League, The Jesus & mary Chain, The Kinks, The La`s, The Lilac Time, The Locust, The Magic Numbers, The Magnetic Fields, The Rack Pack, The Rolling Stones, The Shins, The Spinners, The Stands, The Strokes, The Sundays, The Velvet Underground, The Verve, The Vines, The Wallflowers, The White Stripes, The Who, Thievery Corporation, Timo Maas, Tina Turner, Todd Rundgren, Tom Petty, Tom Petty and the Heartbreakers, Tori Amos, Toto, Travis, Trevor Rabin, UK, U2, Ulrich Schnaus, Ultravox, Underworld, Ute Lemper, Vangelis, Veruca Salt, Ween, Wheat, Wilco, William Orbit, Wilson Picket, Wolf Parade, XTC, Yaz, Yes, Yo la Tengo, Zero 7,

SUPERMAN Y COLIN CAMPBELL


Quise subir una imagen pero el hi de puta del servidor se caía cada dos segundos asi que no pude. Este extracto, extirpado del cuerpo de la novela, daba luces del personaje que lo inició todo. Colin Campbell, una especie de terrorista de derecha y fanático de los comics que alguna vez pensé como protagónico de una historia en la cual Paul Kaifman era un secundario. La tortilla finalmente se dio vuelta para otro lado. En este extracto, donde el cómic era un elemento muy importante, aparecieron referencias a esa extraña historia original.

__________________

ERA IMPOSIBLE APARTAR la vista de las dos imágenes centrales. Dos Superman enfrentados. El de la derecha llevando en sus brazos el cadáver de Wonder Woman, el otro al de Supergirl. Ambos gritaban desesperados, como si el mundo fuera a destruirse. El Superman de la izquierda tenía el cabello canoso, el de la derecha se veía un poco más joven. El escudo de la S sobre su pecho también era ligeramente distinto. Entre ambos hombres de acero aparecía la figura espectral del rostro de un anciano encerrado en un rayo de luz. Bajo ellos, una línea de luz escarlata mostraba distintas imágenes de tres superhéroes velocistas que respondían al nombre de Flash. A medida que el personaje se acercaba a la derecha se iba deshaciendo hasta quedar convertido en un destello sin vida y un disfraz rojo completamente vacío. El fondo completo del cuadro mostraba una desproporcionada batalla entre el bien y el mal, representados ambos por campeones de vistosos colores. El borde superior de la pintura se ordenaba en viñetas que mostraban instantes trágicos de mundos inexistentes. Abajo, a los pies de las figuras principales, una eterna fila de superhéroes echaban hacia abajo sus cabezas, en una expresión que conjugaba la pena con el arrepentimiento. Paul Kaifman se fijé en que en una de las esquinas del cuadro, un personaje vestido de verde, parecía contemplar el todo con un rostro angustiado, acaso por el más devastador de los horrores.
-Se llama Pariah-, le dijo Colin Campbell, acercándose con una copa de vino.
-Gracias-, respondió Paul, tomando la copa y dando un primer sorbo. Tras ellos, hojeando un libro, Pancho Buchman ya había terminado su copa.
-Pariah-, repitió Colin. –El personaje de la esquina, el de verde. Esta condenado a contemplar el fin de los distintos universos que componían el multiverso de la editorial DC hasta 1985. ¿Ves esas viñetas del borde superior?
-Perfecto.
-Muestran los instantes de muerte de cada uno de estos universo.
-¿Qué és?-, Paul estaba fascinado.
-Una litografía de la acuarela de Alex Ross sobre los lápices de George Pérez para la edición de aniversario de Crisis en las Infinitas Tierras.
Paul tomó otro trago de vino.
-Hasta el 85-, continuó el dueño de casa, -DC Comics presentaba un completo desorden en su panteón de héroes. Era tal la cantidad de historias alternativas y paralelas que se hablaba de un Multiverso en lugar de Universo. Este estaba conformado por distintas versiones de nuestro mundo. En uno vivía un Superman viejo, en otro un Superman de treinta y tantos, en otro los alemanes habían ganado la 2ª Guerra Mundial, en otro los integrantes de la Liga de la Justicia eran malos mientras Luthor era el mayor defensor de la libertad. El Multiverso se había convertido en un error de cuarenta años que complicaba conceptualmente a escritores y dibujantes. Así que se optó por lo sano. Borrón y cuenta nueva. Durante un año se cerraron todos los títulos de la editorial y se publico Crisis en las Infinitas Tierras, la mayor matanza de personajes de ficción de la historia. Asesinaron a un centenar de personajes, como Supergirl, la que vez allí, en los brazos de Superman. De esta manera los editores lograron reducir el Multiverso a un sólo Universo, el universo DC. Desde entonces existe una sóla versión de Superman, una de Batman y así con el resto de los personajes…
-¿Y este cuadro representa toda esa serie?
-Algo así. Lo pintaron para uno de los aniversarios. La litografía es una reproducción del original, la rematé en E-Bay el año pasado.
-El dibujante es excelente, parecen fotos.
-El pintor-, corrigió Colin. –Alex Ross es Alex Dios, mira, ven.
Paul lo siguió hasta uno de los libreros que ocupaban la totalidad de una de las paredes del departamento. Estaba lleno de cómics y revistas de historietas. Colin agarró un libro verde y grueso y se la pasó. Kingdom Come decía en la tapa. Paul lo tomó y empezó a hojearlo. No tardó en encontrarse con una versión anciana de Superman.
-Kingdom Come es una versión del Apocalipsis bíblico con superhéroes. En lugar de narrar la segunda venida de Jesucristo, relata la segunda venida de Superman. La analogía mesiánica es obvia. Mira, sigue hojeando.
El dueño de casa lo detuvo en una página donde aparecía un sujeto todavía más anciano que Superman, con el rostro casi fotográfico de Gregory Peck, sujeto a una especie de armadura mecánica conectada a su espalda.
-¿Quién es?
-Batman. Se supone que alguna vez fue derrotado por los villanos, por eso ahora camina ayudado por esa especie de esqueleto externo que mantiene sus huesos unidos.
-Se parece a Gregory Peck.
-Es Gregory Peck, Ross lo usó de modelo.
-Te gustan los cómics -, Paul pensó que su comentario había sido especialmente idiota.
-No, me gustan los superhéroes que es distinto. Creo en ellos, los estudio. Además me llamo como uno.
Desde su lugar, Pancho Buchman sonrió.
-¿Hay un superhéroe llamado Colin Campbell?
-No. No es que haya uno, yo me llamo como uno. Mi nombre y apellido tienen la misma letra. Cé y cé, como Peter Parker y Lex Luthor, Pé y pé, ele y ele, captas.
El departamento de Colin Campbell ocupaba un piso entero en un edificio curvo y viejo que enfrentaba avenida Providencia desde el pasaje Huelén. Alguna vez había sido un estudio que Colin compartía con varios compañeros de arquitectura. Ahora, con un par de paredes echadas abajo, se había transformado en un desproporcionado piso de soltero, una especie de loft, de aplicado diseño, franqueado con paredes formadas por libreros, estantes con discos y películas en DVD. También habían cuadros, la mayoría con imágenes en blanco y negro del Nueva York de la década de los treinta. Además de varias reproducciones de historietas, como la gigantesca litografía de Crisis en las Infinitas Tierras. Paul miró a Colin y luego a Pancho y tuvo la idea que quizás los muchachos fueran amantes. Un hombre soltero, de más de veinticinco años que vivía en un departamento como aquel, respondía preciso al modelo de gay sofisticado y con estilo. Su alumno ayudante tenía novia, era cierto, de hecho Paul aun recordaba las magníficas tetas de esa muchacha, pero eso no decía ni significaba nada respecto de las decisiones y opciones sexuales de una persona. Además los modos delicados de Colin Campbell le recordaban demasiado a los de sus primos.
Paul fue hasta un pequeño bar improvisado junto a uno de los libreros, tomó la única botella de vino abierta y rellenó su copa.
-Salud-, le dijo al dueño de casa.
Colin Campbell se lo respondió. Francisco Buchman también.
Se fijo que junto al mar. En una mesa estaban desplegados los planos de un edificio. También varias fotografías del mismo. Era un silueta bastante familiar de la ciudad. La Torre de Telefónica de Chile.
-La Torre CTC-, comentó un poco borracho Paul, nombrándola como había sido bautizado el rascacielos hacía ya más de doce años.
-La Torre CTC-, repitió Colin.
-Pensé que ya no estudiabas arquitectura. Me contaste que dejaste la escuela.
-Te conté que me echaron que es distinto. En todo caso esos planos no tienen nada que ver con mis estudios. Si con arquitectura, pero con algo m ás personal. Es mi plan privado.
-Colin esta obsesionado con esa torre-, contó Buchman-, le prometió a sus amigos que la volaba antes del 2008.
-Antes del 2008, eso es mañana-, se burló Paul.
-No es chiste-, dijo Colin. –Ese edificio es un insulto para Santiago. Sabías que lo levantaron sobre lo que alfguna vez fue el mayor palacio creaco por Luciano Kulzcesky
-¿Ni se quien es eso?
-Nuestro Gaudí criollo. Aunque a veces creo que tiene que ver más con Anton Furst que con Gaudí. Furst fue el diseñador de Gotham City para la primera Batman, la de Tim Burton. Pero eso da li mismo. Alguna vez has hecho el simple ejercicio de subir por la costanera hacia Providencia.
-Supongo…
-Claro, todo el mundo lo ha hecho. Pero pocos se fijan. La Torre CTC es un atentado estilístico que corta la proyección de la costanera sobre la cordillera. Tapa nuestro muro natural y eso es un falta de respeto. Por eso quiero volarlo. Ya no estudio arquitectura, pero quiero dejarle un legado a la ciudad. Mira-, se acercó al mapa. –He calculado que con una camioneta cargada con 800 kilos de TNT detonada en los estacionamientos subterráneos cerca de un soporte estructural basta…
-Deberías escucharte. Puede ser peligroso hablar así a meses de lo del Parque Arauco.

DIJO MARKS… CAMILO MARKS…

…que es casi decir Dios, supongo. Rev de Libros, El Mercurio. Lun 25 Sept.
Los límites entre literatura de entretención y literatura de calidad o “seria” son hoy difusos, difíciles de aplicar: grandes artífices de la ficción moderna practican el género negro, el thriller de espionaje, el relato policial, la narración de aventuras. Y a nadie se le ocurriría discutir el talento de autores como John Le Carré, P. D. James, Sara Paretsky, Ruth Rendell o Dennis Lehane, maestros de la prosa que resisten segundas y terceras lecturas, acompañan durante viajes y vacaciones, triunfan en un medio altamente competitivo con un vasto público que los sigue, los comenta y divulga. Debido a razones de fuerza mayor, y con algunas discutibles excepciones, como los casos de Isabel Allende, Arturo Pérez-Reverte o Rosa Montero, en el medio hispanoamericano tales escritores carecen de originalidad, peso, resonancia cultural o lectores seguros. Al contrario de lo que se cree, componer un best-seller es difícil, pues se requiere documentación, conocimientos, un estilo ágil y la capacidad de atrapar con historias que nos hagan salir de la cotidianidad, que nos sumerjan en otras realidades.
Francisco Ortega – en 1994 publicó la olvidada 60 kilómetros y ahora último ha incursionado en la ciencia ficción- persigue, de modo desembozado, entretener y ése es el único valor de su novela El número Kaifman. A las pocas páginas, la persona menos exigente notará que Ortega posee graves problemas con la lengua española: “sale en el iBook de instrucciones. Le falta el firewall, eso es clave, pero acá tengo uno. ¿En qué idioma lo tenía predeterminado?” Quien así habla es un “gordo que llevaba una camiseta XL blanca en la cual se leía I love Apple, examinaba el iPod con la misma atención que les dedicaba a sus papas fritas y a una hamburguesa de un cuarto de libra de queso que se asomaba tras el monitor de un eMac blanco hueso…”. Su interlocutor naturalmente le responde: “No le entiendo”. Impertérrito, el fornido adicto a la comida chatarra prosigue: “Cada vez que uno reinicia el iPod, éste pregunta el idioma de uso: alemán, chino, español, etcétera”. Colin Campbell, el otro personaje, dice: “Inglés, déjelo en inglés”. El obeso experto cae en un trance eufórico: “acércame ese iBook que está a tu lado. El iTunes vuelve a confirmar que no hay nada de música, usaron un típico software de seguridad Apple, pero configuraron la contraseña con un criptograma”.
A estas alturas, ha habido acciones terroristas en el Parque Arauco, encuentros en el aeropuerto de Moscú, desembarcos de comprometedora maquinaria en la Patagonia, asesinatos de hombres solitarios y vulnerables en un motel de Temuco, cuyas cabañas se encuentran “ordenadas con geométrico cuidado, todas pintadas de un amarillo cítrico y escandaloso”. El ilustrador diálogo computacional ya resumido transcurre al promediar El número Kaifman y si alguien ha entendido una cuarta parte del libro, habría que darle un premio a la paciencia.
Se requiere mucho más que eso para abordar pasajes que lucen como impresos de internet y en los cuales, en medio de alusiones a los Templarios, a los Papas, a Tierra Santa, encontramos hallazgos alucinantes, sobrecogedores por la verborrea, el desenfado histórico, la aproximación teológica: “El matemático Muhaddith Ibn al Daúb experimentó una especie de visión iniciática… Es también apuntado como el responsable de una de las teorías aritméticas más extrañas, el llamado método creático… Buena parte de estos números cuenta acerca de la revelación que estos números tuvieron acerca de la real existencia y naturaleza de Dios…”
Las joyas castizas de Ortega son incontables (“Gracias, le dijo Paula a su ex cuando quedaron solos”), su imaginación es intrépida (“La última vez que orbitamos”) y si tomamos esta obra con humor (“es alfanumérica y criptográfica”), deberíamos agregar que su ambición es colosal (“Algunas de las personas más influyentes del país posaban para fotógrafos de la vida social y se movían entre mozos. Políticos y empresarios, periodistas y editores. Muchas caras, hartas voces y demasiadas vidas”). Si ya casi nada asombra, El número Kaifman lo logra por la audaz negligencia con que está escrito.

MIS ENIGMAS FAVORITOS


30 enigmas existenciales y pop que perturbaron mi infancia y pubertad. Si algún lector de este blog sabe las respuestas, favor postearlas, le estaré eternamenye agradecido. Y si tiene más preguntas, la invitación está hecha.

  1. ¿Por qué el Festival de la Una empezaba a las 12:30?
  2. ¿Por qué los Robots de El Festival de Robots, siempre luchaban… POR AMOR? Acaso no tenían otro motivo.
  3. ¿Qué fue de Barbarita, la primera musa infantil de Cachureos?
  4. ¿Había realmente un monstruo en el lago Llanquihue, nuestro Nessie local, como aseguraron alguna vez La Tercera y El Mercurio en 1982?
  5. ¿Qué fue de FUPEC: Fundación para el Encuentro Cósmico?
  6. ¿Dónde se escondía el trailer de Optimus Prime cuando éste se convertía en robot?
  7. ¿Por qué nunca mostraron el tercer patio de la vecindad del Chavo, si se veía clarito que había un pasillo hacia el fondo?.
  8. ¿Cuanto tiempo entrena Luke en Dagobah. ¿tres días? No me hueveen
  9. ¿Qué pasó con la guagua monstruo de Iquique. Esa que nació y dijo que más feo era lo que iba a pasar el 21?
  10. ¿Por qué el juguete de Ultra Magnus incluía un Optimus Prime blanco?
  11. De donde salió el mito de que el cuadro del niño llorón era un retrato Anticristo.
  12. ¿Qué decía el pendejo de Manjar Colún?… y te quiero más que… los ¿hidratos?
  13. Cheetara andaba realmente en pelotas.
  14. Por qué los comerciales “adultos”, que sólo pasaban en la trasnoche ochentera, eran tan malos.
  15. De donde venía Jean Paul, el de la colonia.
  16. Mel Brooks filmó alguna vez Judíos en el Espacio o era hueveo.
  17. Dio el 13 el Holiday Special de Star Wars, o lo soñé.
  18. ¿Por qué nunca volvieron a repetir La Garra Gigante en Tardes de Cine? Plus: Alguien aparte de mi vio y se recuerda de La Garra Gigante.
  19. ¿Era La Garra Gigante la misma Carcaña o se trataba de dos aves gigantes prehistóricas distintas?
  20. ¿Qué pasó con el gemelo de Starscream amarillo que salió en el primer capítulo de los Transformers. Desde el segundo en adelante solo estaban sus clones Thundercraker (azul) y Skywarp (negro)?
  21. Por qué si se supone que en Cybertron, los Transformers se convertían en vehículos “alienígenas”, los robots tenían forma de camiones y autos terrestres.
  22. ¿Qué chucha eran al final los humanos en Robotech. En algunos capítulos les decían Micronianos, en otros Macronianos?
  23. En resumidas cuentas, que cresta era la Protocultura: ¿El amor, unas flores culiadas o energía?
  24. Lancer se disfrazaba de mina para espiar o porque le gustaba el hueveo.
  25. Quién era el piloto oficial del Beta Fighter. ¿Rand o Lancer?
  26. Scott Bernard se encuentra con Rand en el Desierto de Atacama, entonces, ¿por qué cresta en las oficial guide de Robotech, Rand es apuntado como argentino, si era chileno a todas luces.
  27. Todos vimos el SDF-1 y en Robotech:Centinelas aparece el SDF-3. Entonces, ¿cual es el dichoso SDF-2 que destruye Khyron al final de Macross. Lo que yo vi es que al que se echó era el 1 y estaba solito.
  28. ¿Hay alguien más solo que Han Solo?
  29. Por qué chucha tanto Lobo del Aire como KITT tenían un solo punto vulnerable.
  30. Alguien se acuerda de Goliath y HX-1, los respectivos archirivales de KITT y Lobo del Aire.

¿EXISTE EL OSPREY?


Esta máquina, descrita en el episodio 24 de ENK, “…el MV-22 Osprey, nave mitad helicóptero y mitad avión, la cual es capaz de cambiar el ángulo de sus rotores en vuelo, combinando la versatilidad de un avión de ala giratoria con la velocidad y la maniobrabilidad de uno convencional“, ha despertada uno extraña suspicacia en algunos lectores. Varios mail me han preguntado si es real, si la inventé, etc. Pues señores, debo comunicarles que la máquina existe y pueden verla en esta foto despegando, precisamente del USS Essex, buque en el que ambientan varias escenas del final de la novela. Es es la ficha de la nave, disponible en Portal Militar.
BELL/BOEING VERTOL V-22 OSPREY
El 13 de Diciembre de 1958, Bell tras haber trabajado durante casi cuarenta años en un sistema de rotor basculante, pudo exhibir su segundo prototipo del llamado Modelo 200, que pudo despegar o aterrizar verticalmente mediante dos rotores que podian bascular progresivamente hacia adelante para actuar como helices en vuelo horizontal. El desarrollo e investigacion posterior condujo al Bell Modelo 301 ( designado XV-15 en el Ejercito de los Estados Unidos), este era un aparato con dobles rotores basculantes accionados por sendos turboejes Lycoming LTC1k-Ak de 1156 kw. El primero de los dos prototipos de investigacion XV-15 volo el 3 de Mayo de 1977 y desde esa epoca se han llevado a cabo innumerables pruebas para determinar sus propiedades como helicoptero y en vuelo horizontal. Bell se asocio con Boeing Vertol para presentar una propuesta de diseño para el JVX y el 20 de abril de 1983 recibieron un contrato que cubria la fase preliminar de diseño. Basado en las tecnicas del XV-15, nacio el Bell/Boeing Vertol JVX, designado posteriormente V-22 Osprey. El primer prototipo volo en Marzo 19 de 1989, seguido por cuatro aviones en Junio de 1991, sin embargo este proyecto fue retirado en Marzo de 1997.
DESARROLLO: En 1998 se inicio el desarrollo de la version EMD Ospreys, la cual incluia un rediseño y mejoras como reduccion en el peso maximo (14800kg); controles de vuelo mejorados; motores y sistemas de direccion rediseñados; seccion de cola mejorada; sistema de construccion del ala mejorada. El primer vuelo del LRIP MV-22B fue en Abril de 1999, siendo entregado al US Marine Corps para pruebas en Mayo de 1999 en la base naval de Patuxent River. El 19 de Junio de 1999 un grupo de ingenieros y miembros del equipo de desarrollo del V-22, se instalaron a borde del poortaaviones de asalto USS Saipan con el fin de iniciar las evaluaciones operacionales por treinta dias. El primer objetivo seria realizar pruebas dinamicas de las alas a fin de concretar los parametros de despegue y aterrizaje. Estas pruebas se realizaron en varios puntos de despegue y aterrizaje actualmente disponible para los helicopteros, a fin de evaluar el comportamineto con vientos fuertes y mar picada. El segundo objetivo era probar la compatibilidad entre el avion y el buque, en cuanto a su manejo en los elevadores, hangares, parqueo, posicionamiento y mantenimiento a bordo. Otro aspecto importante seria deteminar el grado de mantenimiento ejercido por los equipos de Multservicio Operacional del V-22, estos estaran conformados por personal de la marina y contratistas de la Bell Boeing. En Enero de 2000 se iniciaron vuelos de evaluacion con cuatro aviones, acumulando un total de 820 horas de vuelo y 320 despegues hacia Noviembre 2000. Durante el primer trimestre de 2000 se realizaron pruebas desde el poortaviones USS Essex, programa que fue detenido en Abril de 2000 al estrellarse cuatro LERIP MV22-B en el aeropuerto de Avra Valley en Arizona. Se reiniciaron pruebas en Junio 5, finalizando la primera fase en Julio 2000. El equipo de evaluacion operacional esta constituido por personal de USMC Cuerpo de Marine de los Estados Undos y pilotos de la US Air Force, personal de mantenimiento, analistas de operaciones e ingenieros de vuelo. Este personal utilizara los primeros cuatro ejemplares para realizar 700 horas de vuelo durante 350 despegues. Durante estas pruebas se estudiara tambien la capacidad interoperativa del V-22 con otras armas tales como los helicopteros CH-46, CH-53 y los aviones de combate F/A-18, AV-8, ademas de los tanqueros de la Marina y la Fuerza Aerea. Una vez terminadas estas pruebas operacionales se tomara la decision para la construccion a plena escala de 350 MV-22 destinados al USMC y 50 CV-22 destinados a la US Air Force.

CARACTERISTICAS: Este es un avion bimotor de rotor basculante para ser utilizado por las Fuerzas Armadas estadounidenses en el transporte de 24 soldados para el asalto anfibio y apropiado tambien para misiones tales como SAR de combate, querra electronica y operaciones especiales. En 13 de Julio de 1998 con cerca de 500 horas de vuelo con el equipo de desarrollo y 1600 horas en total, el V-22 empezo a moverse rapidamente hacia su puesta a punto. Para esta epoca se habia alcanzado ya algunos de los parametros principales: su velocidad durante los vuelos de prueba alcanzo los 342 nudos; el peso maximo en despegue de 60.500 libras y un techo de servicio de 25000 pies.

VERSIONES: A Diciembre de 2000 se han desarrollado cuatro versiones del Osprey.

  • MV-22: Transporte del US Marine Corps, originalmente se hizo un pedido por 552 ( a la fecha Dic 2000 se redujo a 360), esta destinado a reemplazar el CH-46 Sea Knight y el CH-53 Sea Stallion. La primera unidad fue la VMMT-204 en New River, California, la cual fue oficialmente redesignada como HMT-204 en Junio 10 de 1999, recibiendo cuatro aviones para evaluacion en Julio 1999, esperandose que fuera operacional en Enero de 2000 con 12.
  • MV-22B: Esta unidad estaria destinada al entrenamiento de pilotos de la USAF y como escuadron de reemplazo en la flota. El primer escuadron operacional sera el VMM-264 en New River.
  • HV-22B: Modelo para la US navy destinado a misiones de combate y rescate. Se hizo un pedido por 48.
  • CV-22B: Avion destinado a la US Air Force, para misiones de largo alcance, reemplazará al helicóptero MH-53J y colaborará con el MC-130(Hercules) en la seccion de Operaciones Especiales de la US Air Force. Originalmente se hizo un pedido por 80, reducido despues a 50, puede transportar 12 soldados o 1306kg de carga a una distancia de 964km. Inicialmente se conto con un lote de ocho aviones, siendo despues rediseñados y mejorados con la adicion de un presentador digital de mapas; detector laser AN/AVR-2A; un sistema direccional IR de contramedidas; un segundo sistema dispensador AN/ALE-47. En la actualidad la USAF esta considerando la posibilidad de utlizar el V-22 en misiones de busqueda y rescate (CSAR) como un potencial reemplazo para el Sikorky HH-60G.

ESTRUCTURA: El 43% de la estructura esta hecha de compuestos; el principal de ellos es el Hercules IM-6 grafito/epoxy en las alas y el AS4 en el fuselaje y la cola; las helices de los rototres son en grafito/fibra de vidrio. La cabina cuenta con paneles de piso compuestos y las molduras de las ventanas en aluminio.

PLANTA MOTRIZ: Los motores son Rolls-Royce T406-AD-400, estan instalados en barquillas construidas por Bell, con helices tripalas, construidas en gran parte de un compuesto de grafito/epoxy y materiales de fibra de vidrio. La capacidad de combustible varia de acuerdo a la tarea asignada; la configuracion basica para combustible (JP-5) esta almacenada en cuatro tanques resistentes al impacto y autosellantes con 4285 lts. El avion puede ser dotada de una sonda para reabastecimiento en vuelo, la cual es standard en el modelo CV-22 y disponible para el MV-22.

TRANSPORTE: La tripulacion es de 2 hombres mas uno adicional en la version para el USMC. En la version USAF se cuenta con un tercer asiento destinado a un ingeniero de vuelo. La cabina principal puede alojar 24 soldados totalmente equipados mas dos cañoneros; o 12 literas mas el personal medico 0 9070kg de carga.

AVIONICA: El sistema de comunicaciones esta constituido por un VHF/AM-FM, HF/SSB y en la version USAF un radio UHF; sistema IFF. El CV-22 cuenta con cuatro radios DCS2000, combinando un transceptor AN/ARC-210 y un codificador de comunicaciones KY-58.
El radar es un Raytheon AN/APQ-174D de seguimineto del terreno, en las versiones USAF y USN. En vuelo el avion cuenta con un sistema Tacan AN/ARN-153, AN/ARN-174 VOR/ILS, AHRS, un radar altimetrico AN/APN-194, un buscador automatico de direccion OA-8697/ARC UHF/VHF; un sistema de navegacion inercial LWINS; un receptor miniatura GPS y presentador de mapas digitales. Dos computadores de control de mision AN/AYK-14.

AUTODEFENSA: Para la autodefensa esta equipado con un sistema de radar de alerta de misil Honeywell AN/AAR-47; un radar de alerta AN/APR-39A; un sistema de alerta IR; un dispensador de contramedidas BAE AN/ALE-47. En la version Cv-22 para la USAF se utiliza en sistema de contramedidas ITT AN/ALQ-211, receptor de aletta, sistema detector de laser AN/AVR-2A y un sistema dispensador trasero AN/ALE-47.

ARMAMENTO: En Septiembre de 2000 se decidio dotarlo de un cañon GAU-19/A de tres barriles que puede dispara 1200dpm, la cinta alimentadora cuenta con 750 proyectiles y puede ser cambiada en vuelo. La USAF esta considerando armarlo con un cañon, cuyas prueba en vuelo se esperan para el 2001.

CHICA SOBRAS: OHHH… DRUUNA

Buceando en los archivos del ego periodístico, encontré esta vieja columna de Sobras, de la que algunos onanistas llaman edad de oro de Chicas Sobras. Esta fue una de las dos ocasiones en que la homenajeada por mis entonces peludas manos, era una chica dibujada. Y era que no, si la citada fue esa perturbadora creación gráfica de Eleuteri Serpieri. Repito… Y era que no, si la citada fue esa ecuación carnal y tentadora llamada Druuna, como mas de alguien ha escrito, la única creación de tinta y color capaz de rivalizar con un autentico cuerpo femenino desnudio. Sera…

_________
Publicado en Sobras, 12 Septiembre 2002

VIOLANDO A DRUUNA
Es raro dedicarle un Chica Sobras a una Chica que ni siquiera existe. Una chica que salió de la cabeza de un pervertido dibujante italiano para el deleite -y otras cosas- de millones de fans en todo el mundo. Pero Drunna merecer ser una Chica Sobras, merece ser colgada como un póster arriba de tu cama y merece que le dediques un largo y tendido solo de flauta. Señores, les presento al lomo más espectacular del Noveno Arte. Desde Italia, la señorita Drunna. Una chica que las trae y las trae en serio.

La primera vez que leí Drunna no alcancé a llegar a la quinta página sin masturbarme. No me aguanté. Es que Drunna es la mejor colección de comics para un onanista-profesional y bueno, uno la lleva, ¿no?. Sacando cuentas, la saga de Drunna está dividida en cinco novelas gráficas: “Morbus Gravis”, “Morbus Gravis II/Drunna”, “Creatura”, “Carnivora” y Afrodicia”. Todas escritas y dibujadas por el maestro Eleuteri Serpieri. De estos libros el mejor es “Creatura”, pero el más pajeable es “Carnívora”, ya que tiene las mejores escenas de sexo. Recomiendo con especial atención las ocho viñetas del juicio, donde nuestra voluptuosa heroína es encadenada, colgada y luego violada, sodomizada y golpeada por quince mutantes hermafroditos al mismo tiempo.

En lo formal, Drunna cuenta la historia de una chica de veintitantos, poseedora del cuerpo más exuberante del mundo. Ella habita una ciudad contaminada por una plaga que convierte a todo el mundo en monstruos y abominaciones sexópatas. Para sobrevir en este infierno, la chica entrega su cuerpo al mejor postor.

Y este postor tiene amplia libertas para hacer lo que se le antoje con este bombón de carne de 110-60-112. De libro en libro, Drunna descubre que es una especie de mesías, que tiene poderes telepáticos, que está embarazada de un superhombre, que tiene un clón caníbal, que la ciudad es una nave espacial abandonada y en fin, una montonera de idioteces clásicas de la ciencia ficción.
¿A donde voy con todo? En que la historia de esta serie no es más que una excusa para que la chica de los pechos y el culo más generosos del universo tenga sexo con monstruos, hombres, mujeres, travestis, sadomasoquistas, animales con tentáculos, animales sin tentáculos, ratones humanoides, máquinas, astronautas perdidos, una, dos, tres, cuatro y hasta veinte personas al mismo tiempo.

En la mayoría de las viñetas, la chica está en pelotas (sufre de alergia a la ropa) y escapando de un ser que quiere abusar de ella. Cuando no está escapando es violada, golpeada y humillada con cadenas y látigos. O sea de lo güeno, güeno.

En fin, me aburrí de seguir hablando de esta perrita. No me queda más que recomedarte los comics (están editados por Norma y valen entre 5 y 8 mil pesos). Cómprate cualquiera, corre a tu casa y enciérrate a leer. Te lo prometo… te van a salir pelos en las manos.

LARGA VIDA AL KING

Hoy el maestro cumple 58 años. Hoy el maestro es un año más viejo. Nada que decir, para mi King es una vaca demasiado sagrada de la literatura pop. Demasiados recuerdos. Leyendo Christine, con gripe, en mi cama en Victoria a los 15 años. Cagado de susto terminando Salem´s Lot (o La Hora… o La Noche del Vampiro) en una húmeda pensión de Temuco. Mi abuela paterna trayéndome El Talisman al hospital, cuando me saque la cresta el verano de 1990. It(Eso) comprado en los saldos de San Diego… King es King y yo soy su humilde servidor. A modo de hoenaje posteo acá un artículo robado de la versión en español de la Kingopedia, con una serie de puntos que relacionan las novelas de King entre si. Amen

________

UNIVERSO KING: WHO IS WHO?

  • CARRIE
    I. La madre de Carrie, Margaret White trabaja en la lavandería Blue Ribbon, la misma de la que es encargado Barton Dawes (Carretera Maldita) y culpable de que la cierren. También es la lavandería donde se encuentra La Trituradora (cuento de El Umbral de la Noche)
    II. Billy deLois es un alumno en la escuela de Carrie. Después, en el cuento La Balsa , Deke y Randy, hablan de el, como conocido suyo.
  • EL MISTERO DE SALEM’S LOT (LA HORA DEL VAMPIRO)
    I. Clyde Corliss, personaje fugaz que aparece en la tienda de Milton Crossen es la quinta victima en El ciclo del hombre lobo.
    II. El Padre Callahan, enfrentandose a Barlow recuerda al mirarlo a uno de sus miedo de la infancia. Este era Flipp, un monstruo que se escondía en el armario y que solo salía al apagar la luz. Cuando habla de él, dice: “Eso que durante el día se esconde en el armario…la Blanca cara del payaso con sus labios rojos y sensuales.”. It.
  • EL RESPLANDOR
    I. En la segunda adaptación para cine de este libro, Stephen King es actor de la misma, es el líder de una banda llamado Gage Creed. Este no es otro que el niño de Cementerio de Animales.
  • LA DANZA DE LA MUERTE (THE STAND: APOCALIPSIS)
    I. Esta interrelacion con la vida misma es realmente asombrosa. Después de ver un programa de TV donde se hacia referencia al secuestro de la multimillonaria Patricia Hearts, King vio en el video al cabecilla de los secuestradores y a la propia Hearts (que al parecer sufrió el síndrome de Estocolmo) atracando un banco. El tipo llevaba un sombrero ancho, negro que no permitia que se le viera la cara, y su aspecto era bastante inquietante. King se sento en la maquina y escribio: “El Hombre Oscuro lleva sombrero”…Así parece ser que se empezó a fraguar Randall Flagg. En Apocalipsis, se dice que fue Flagg quien asesoro sobre el tema del secuestro al tipo del sombrero.
  • LAS 4 ESTACIONES
    I. En la pagina 68 de Esperanza, primavera eterna (Sueños de Fuga) se habla de una lavandería que tiene una maquina llamada La Trituradora, igual que en el cuento del mismo nombre de El Umbral de la noche.
    II. En el relato Verano de Corrupcion (Apt Pupil), Kurt Dussander dice que compro acciones por medio de un banquero que despues fue acusado de matar a su mujer. Este no es otro que Andy Dufresne, el protagonista de Esperanza, primavera eterna de este mismo libro.
    III. En El Cuerpo (Cuenta Conmigo) se habla de George Bannerman, pero como ayudante de sheriff, ya que este relato esta situado en un tiempo anterior a los otros en los que es sheriff. También se habla de Cujo.
  • EL TALISMAN
    I. George Hatfield es un alumno que fue expulsado de la escuela Thayer. En El Resplandor, este es el mismo alumno que se pelea con Jack Torrance,y culpable de que lo expulsen como profesor. En este ya se daba a entender que era un alumno problemático, y que su padre tenia grandes influencias, al igual que la mayoria de alumnos de la escuela Thayer en El Talismán.
    II. Sanders, El guarda de la estacion de las Avanzadas, en Los Territorios, hablando del hijo de Osmond,dice: “Es oscuro. la invisibilidad es imposible, pero uno puede volverse oscuro si conoce el truco”. Este mismo truco lo uso muchas veces Flagg en Los Ojos Del Dragon. Parece un poco pobre esta interrelación, pero Stephen King parece querer dejar aquí su sello, pues esta es la descripción mas grande que se hace del hijo de Osmond en todo el libro, exceptuando una breve descripción en un capitulo final, en que su aparición y muerte dura unas breves líneas. En cambio este poder, el de volverse oscuro se usa muy a menudo en la otra novela antes mencionada.
  • IT
    I. Beverly Rogan dice: “Cuando un policía mato tantos niños en Castle Rock y todos aquellos nenes asesinados en Atlanta”. La primera parte hace referencia a Frank Dodd (La Zona Muerta).
    II. A Henry Bowens cuando se escapa del manicomio para que pueda llegar a tiempo a su encuentro con los perdedores se le aparece un coche conducido por un cadáver. Es un Plymouth Fury del 1958 rojo y blanco. Naturalmente este coche no es otro que Christine. III. El padre de Mike Hanlon le explica una historia a este en la que Dick Halloran era el cocinero del Black Spot en 1930 cuando el incendio. Este es el cocinero del Hotel Overlook de El Resplandor.
    IV. Unos billetes de banco que van volando por los aires después de una explosión, van a caer al jardin de una tal Rebecka Paulson (Tommyknockers).
    V. En cierto momento, se habla de la desaparición de los habitantes de un pueblo llamado Roanoke tambien citado en Tommycknockers, La Tormenta del Siglo y Los Lagolieros

Más novelas y más relaciones, haciendo clíc aquí

DELETE SCENE: EN EL HIELO

Esta escena se penso un tiempo para abrir ENK a modo de primer capítulo. Una estructura un poco arriesgada en que el final sirviera de introducción al resto de la historia. Luego estuvo la idea de incorporarlo a la linealidad del relato, hacia el final de la novela. Pero en el final cut, quedó fuera porque hacía explícitas algunas cosas que era mejor que quedaran en modo “stealth” o implícito.
________
PAUL KAIFMAN vio su rostro reflectarse en azul sobre el hielo y se imaginó como un tipo de extraterrestre, habitante de un mundo congelado, que orbitaba un sol cada vez más lejano a este sistema planetario. Un sol tan blanco y helado como su piel y la del hombre de 86 años que cojeaba a su lado.
Aquí y ahora. La geometría del frío.
El verdadero sur se curvaba como un horizonte vertical sobre y abajo de los glaciales subterráneos, mientras Paul descubría junto a su reflejo la cara de Leopoldo Durand, el viejo que llevaba más de medio siglo tratando de convencer al mundo de que había visto el futuro. Ahora estaban en el futuro.
-Julio Verne-, dijo Leopoldo, mirando hacia delante.
-No-, dudó Paul. -Sólo el sur.
Como una catedral congelada, las obras de los gigantes y de quienes usurparon sus cementerios armaban una explanada de esqueletos de metal y piedra iluminada por los débiles espasmos del sol interior.
-Aquí nunca atardece.
Paul fue aún más exacto:
-Nunca anochece, querrá decir. Esto es como un sol de medianoche. ¿Vio esa película, señor Durand?
-No me acuerdo.
El sonido hueco de un par turbinas rebotó contra las espejos de hielo. Los perseguidores estaban cada vez más cerca.
-Un helicóptero-, comentó Paul-, ya están encima.
-Tranquilo, todavía están lejos. Estas tierras son así. Los sonidos y olores viajan más rápido, es fácil confundirse. No estamos en su mundo, Kaifman, esto es distinto, cuesta acostumbrarse…
-Créame, no tengo intensiones de acostumbrarme.
Paul frotó sus manos enguantadas y siguió caminando. Tras suyo, el anciano se apuraba como podía. Tras escapar, tropezaron al descender por el cráter. A él le dolía la espalda, Leopoldo era más viejo y bastaba mirarlo para darse cuenta que su pie derecho no estaba bien. Pero el sujeto era valiente, como un héroe de novela de aventuras y no decía nada. Lo único que le importaba era apartarse más de los enemigos y terminar con lo que habían venido a hacer. La razón de por qué habían entrado al sur. Los rotores seguían oyéndose diáfanos, rebotando en estéreo contra las paredes del cielo.
-Ahora si están encima.
-Pero no nos ven. El sol nos protege…
Paul miró hacia el brillo que despedía el corazón del horizonte. Revisó los hielos que los franqueaban como ciudades amuralladas y trató de entender las palabras de Durand.
-La luz rebota en el hielo, arriba y abajo. Volar acá es como caminar contra un auto con los faros encendidos en alto-, explicó Leopoldo-, sólo sigamos caminando. Aún no están acá arriba, pero si están acercándose.
Ellos. Los dos bandos, los traidores y los miedosos. La Familia del Español que llevaba siglos guardando el secreto y los otros que buscaban destruirlo. Demasiado miedo, demasiados celos. Dios. O lo que el mundo entendía por Dios estaba allí, respirando kilómetros más adelante. Dios, imaginó Paul. Tal vez ese sol que destellaba allá lejos no era más que el resplandor delgado de un creador moribundo. La Ciudad de los Césares, la nueva Jerusalén, el Santo Grial, la piedra filosofal, la última de las sumas, todo era lo mismo.
-A su primo, señor Kaifman-, siguió hablando el viejo-, le habría gustado venir con nosotros.
-No estoy tan seguro…
-Tal vez debió conocerlo más. Hablaba bien de usted, de su mujer y de su hijo. Su sobrino David.
­-Daniel…
-¿Perdón?
-Daniel. Mi hijo, el sobrino de Samuel se llama Daniel.
-Entiendo…
-Y usted tiene razón, debí conocerlo más.
-Era un buen hombre.
-Eso dicen.
-Como usted.
-No, señor Durand…
-Domke-, gritó el viejo-, mi verdadero nombre es Leopoldo Domke, creí que ya lo sabía.
-Domke, Durand, acá da lo mismo.
-Supongo. Le decía que usted también es un buen hombre.
-Y yo le respondía que no, que estoy lejos de ser un buen hombre. Simplemente soy un tipo que lo obligaron a meterse en lo que no le importaba…
-Y que terminó convirtiéndose en alguien muy importante. Ellos le temen, ambos le temen. Se mueren de miedo ante lo que puede causar el número Kaifman.
-Ella me decía así.
-Ella decía muchas cosas.
Una sombra oscura y mecánica pasó rugiendo sobre los hielos, trazando vuelos circulares antes de perderse hacia el corazón de la luz.
-Un Osprey…-, reconoció Paul.
-¿No lo escucho?
-Nada. Lo que acaba de pasar sobre nosotros. Un MV-22 Osprey, un aeronave de rotores vasculantes, avión y helicóptero al mismo tiempo. Son los norteamericanos.
-High Jump II
-High Jump II-, repitió Paul Kaifman.
-Su primo me contó que le gustaban los aviones. Decía que cuando usted era niño era capaz de reconocer cualquier máquina voladora, que incluso quiso ser piloto…
-Es una larga historia.
La aeronave volvió a cruzar sobre ellos. Enfrentada a los destellos del sol interno, lo único que se distinguía de ella era su silueta. Nada más. Ningún detalle, ninguna inscripción.
-¿Está seguro que no puede vernos?
-Ya se lo dije, acá los pájaros son ciegas.
-Esas cosas tienen sensores térmicos.
-Estamos en un mundo de hielo. Quiere que se lo repita, las cosas en este lugar funcionan muy distinto que allá arriba.
Tras cruzar el último farellón de hielo, un enorme valle blanco apareció ante el camino y los ojos de Paul y su compañero. Las paredes y quebradas desaparecieron dando espacio a una vastedad desoladora, como si estuvieran varados en la playa de un océano fantasma.
-Neuschwabeland-, pronunció Leopoldo Durand-, así lo llamaron los alemanes. La Nueva Suabia.
-La nueva tierra madre-, tradujo Paul.
-¿Sabe cómo Byrd le quiso poner a la primera expedición gringa a estas tierras?
-Ni idea.
Horizonte y cielo blanco eran indistinguibles uno del otro. El tamaño de todo sólo podía equipararse con el mismo invierno
-Operación Saknussemm, un nombre apropiado-, acotó el viejo.
-Otra vez Julio Verne-, comentó Paul, recordando los primeros encuentros con Durand, cuando éste era apenas un sucesión de alias en Messenger basados en personajes Vernianos. Arne Saknussemm había sido uno de los últimos, poco antes de conocerse en persona, poco después de Sarah, días antes de saber que su verdadero apellido era Domke.
Tres helicópteros rebanaron el cielo y se perdieron hacia el brillante corazón del sol. Paul comentó que al parecer ya no los buscaban. Leopoldo lo puso en duda, liberando un potencial “o algo peor”.
-Ahora será imposible ocultarnos.
-Hay que buscar un modo de cruzar este sitio. Venga, sígame, tal vez por acá.
Leopoldo Durand se adelantó a Paul y cojeando buscó algún camino bajo los hielos más altos que bordeaban el mar congelado. No alcanzó a avanzar mucho cuando su pierna lastimada le traicionó la iniciativa. La peor de las sumas: un paso en falso, un resbalón traicionero y el cuerpo de un hombre ya entrado en años rodando contra un farellón de hielo y roca. Paul saltó con torpeza para ayudarlo, pero ya era demasiado tarde. El cuerpo de Durand aceleró contra el hielo, golpeando de espalda contra este.
-Está bien-, le gritó desde la parte alta de la pendiente.
-Hay formas crueles para recordar la edad.
Paul bajó con cuidado hacia el sitio donde Leopoldo estaba recostado.
-¿Puede moverse?
-Creo que si-, dijo el viejo, sentándose con esfuerzo, en parte por las magulladuras, en parte por la pesada ropa polar que llevaba encima. Miró a su compañero y empezó a reírse. Paul también lo hizo. Era la mejor terapia contra los nervios.
-El próximo mes cumplo 87 años-, dijo entre las carcajadas-, se notan sabe.
-¿Puede seguir?
-No lo creo. Puedo caminar-, dobló la pierna y volvió a extenderla-, pero no voy a durar mucho, si continuó sólo seré un estorbo y usted lo que menos necesita son estorbos. Lo siento-, ya no había más risa.
-Ok-, Paul fue cortó.
-Usted ya sabe lo que tiene que hacer señor Kaifman.
-Se lo que llevo dentro que es distinto.
-Al final es lo mismo.
-Puede ser
-Sólo siga derecho hacia el sur-, estiró el brazo hacia delante-, usted no se preocupe de buscarlo, el sur lo va a hallar a usted. Siempre es así, siempre será así.
Paul sonrió, apretó aún más las correas de su traje de nieve y volvió a ponerse de pie. Recordó a su reflejo, a los monstruos de su padre y a la última conversación con su hijo, una semana antes. Había sido una mala charla. No tenía idea que pudiera ser tan valiente, aunque en rigor no estaba seguro si realmente era valentía lo que estaba jugando a su favor sobre el tablero.
-Volveré por usted-, le prometió al viejo. Este le devolvió una sonrisa, miró al cielo y le deseo suerte.
-La va a necesitar.
-Es raro que me desee suerte, sabiendo lo que voy a hacer.
-Lo dice como si fuera hacer algo terrible. No sea dramático, señor Kaifman, hay cosas peores que apagar al mundo.
-No estaría tan seguro-, añadió Paul y reanudó el caminó al sur. Pensó en el cargamento que llevaba en su sangre y respiró hondo. En verdad no era valentía lo que lo estaba moviendo, era simplemente que tenía que hacerlo. Apretó sus guantes, buscó un hielo firme del que agarrarse y usó toda su fuerza para continuar subiendo hacia la parte más alta y protegida de la costa, desde ahí iba a ser más sencillo rodear el borde del océano blanco.
Paul Kaifman no supo que vino primero, si el sonido del gatillo o la voz familiar que apareció a su espalda deteniéndolo antes de dar el próximo paso.
-En verdad soy capaz de disparar-, le dijo la voz.
-Tu-, respondió Paul sin voltearse-, pensé que estabas muerta.
-Algunos somos buenos para regresar de la tumba-, le respondió la mujer. Después vino el golpe y por segunda vez en menos seis meses, Paul Kaifman sintió que alguien le desconectaba el televisor de su vida.