Archive | julio 2007

EL CONTINUO GERNSBACK

Anuncios

EL DIA QUE PARALIZARON MI TIERRA

EL COMIENZO ES EL MOMENTO más delicado. Por lo mismo, cuando no se cuenta con un inicio realmente detonante, como un nacimiento o una boda, lo mejor es igualarlo a un final. Y el más definitivo de los finales es la muerte. Entonces si lo anterior es un comienzo lo que sigue es una muerte. No es que crea mucho en esta clase de teorías, pero me funcionan. Al menos en la actual continuidad de mi vida. Mi ex suegra (por llamarla de alguna forma, porque en lo formal jamás lo fue) murió hace casi dos días, pero yo acabo de saberlo. Claudia, mi Claudia, mi ex mejor amiga, la madre de mi hija, la hija de la muerta, llamó para contármelo.
El teléfono sonó poco después de la medianoche y me sorprendió tirado en la cama, saltando de HBO a MTV y de MTV a Cartoon Network, buscando algo en que gastar la noche. Algo que no hubiera visto. Algo que resultara necesario (y hasta sano) repetir. Videos, películas, series, monos animados, dos de una, tres de dos, todas las anteriores. Ver tele es como contestar una prueba de alternativas, todas se parecen y la correcta nunca lo es del todo.
-Un accidente-, me informó Claudia con su voz arrastrada, más lenta que en otros tiempos.
Le pregunté si necesitaba algo, me respondió que nada y me dio las gracias. Agregó que había sucedido ayer en la madrugada, cerca de Los Vilos. Que el acoplado de un camión se había trepado a la carrocería del auto donde venía mi ex suegra y un tal Cristóbal. Supuse que era el novio de turno, obvié el comentario y me quedé con la suposición.
Mentalmente dibujé un atlas caminero de la zona. A pura memoria tracé las líneas de la panamericana, de los cruces secundarios, de los pueblos grandes y chicos, de ríos parecidos a esteros, del supuesto lugar del accidente. Pensé en camiones grandes, con acoplados frigoríficos, corriendo a más de ciento treinta kilómetros por hora sobre el pavimento.
-Mañana a las tres son los funerales-, me dio el nombre de la iglesia. Construyó un silencio en la forma de un hondo punto seguido y partió la siguiente frase preguntándome como estaba. Le contesté que bien, evitando sumar un “y tú”.

-Supe que quebró tu sitio-, liberó.
. -No era mío.
-Da lo mismo, trabajabas allí, eso es lo importante. Así que quebró.
-Hace una semana.
-¿Y qué vas a hacer ahora?
-Tengo otras cosas. Ciberia era sólo una asesoría.
Se quedó en silencio, girando en su ruido blanco. Luego comenzó a despedirse. El primer chao, que como siempre era un gusto hablar conmigo, que me llamaba por lo de su mamá y para avisarme del funeral. Un segundo chao, la pregunta respondida de si iba a ir a la misa (“¿supongo?”) y el informe de que aun le quedaban como mil personas por llamar.
-¿Cómo está la Elisa?-, la interrumpí.
-Bien, aunque imaginarás que no entiende mucho… En fin, lo siento, pero tengo que colgarte. La Elisa está bien, no te preocupes-, reiteró y por tercera vez en menos de tres minutos me dijo chao, esta vez en serio.
Esperé el regreso del tono y colgué.
Me senté en la cama y abrí el cajón del velador. Sin mirar agarré uno de los cuatro porros que todavía me quedaban, me lo metí a la boca y lo prendí con el encendedor amarillo que también guardo en la mesa de noche. La primera aspirada me hizo toser, la segunda no tanto. Miré al televisor y cambié de canal. En CNN un tipo de espesos bigotes y cara de castor informaba que el radiotelescopio de Arecibo, en Puerto Rico, llevaba cuarenta días recibiendo señales constantes desde la estrella Epsilon Eridani, distante a 10 años luz de nuestro planeta. Algunos creen que se trata de un fenómeno natural, otros no desestiman que puedan ser las primeras pruebas concretas de la existencia de vida extraterrestre en otro lugar de la galaxia. Siempre he estado seguro de que no estamos solos.

MI NOMBRE ES DAVID GOYE, tengo treinta años y hace una semana perdí mi única fuente estable de ingresos. Mi ex suegra murió en una accidente y en los próximos dos meses mi hija de 5 años se vendrá a vivir conmigo, mi padre tomará una decisión clave que afectará el futuro de toda mi familia y me veré obligado a terminar una novela que no quiero escribir.
Soy el más famoso autor de ciencia ficción de Chile. Hace diez años publiqué Livingcomedor, mi primera, celebrada y hasta ahora única novela firmada con mi nombre. La historia de un virus computacional creado por una supuesta inteligencia artificial y su programador chileno que acababa matando a todos los sistemas digitales del planeta. Lo redacté cuando en Chile nadie tenía idea lo que era un virus de computador ni menos inteligencia artificial. Una copia descarada de escritores no traducidos a nuestro idioma que me hizo ganar insospechados adjetivos críticos hacia mi originalidad. Los únicos que me descubrieron (y atacaron) fueron los invisibles integrantes de una asociación de fanáticos de la ciencia ficción, nadie de mucha importancia.
Pero todos los pecados se pagan, no lo voy a saber yo, evangélico de crianza, hijo de pastores, descendiente de misioneros suizos, tocayo del primer rey de Israel. Además es mentira eso de que es más fácil pillar a un mentiroso que a un ladrón. A lo largo de mi vida sólo mis robos han sido castigados, de mis mentiras nunca nadie se ha preocupado. Al menos no demasiado.
Y no volví a publicar. La ciencia ficción desapareció de Chile y con ella se esfumó mi nombre. Era obvio, cosa de mirar por la ventana, este país es demasiado viejo para soportar futuros inventados. Desde entonces he vivido de los coletazos que da el complicado estatus de autor de culto, de asesorías a gente que cree que soy un genio (como el gerente de la recién desaparecida Ciberia.conm) y sobre todo de los trabajos fantasmas que realizo –o realicé- para una editorial popular de México bajo el seudónimo de Max Murray. Me gustan los nombres y apellidos que comienzan con la misma letra, son de cómic, a lo Peter Parker o Lex Luthor. Como Max Murray he publicado tres novelas cortas, además de los guiones y conceptos para una historieta que según he sabido se vende bastante bien. Debería haber cobrado más caro.

2 AÑOS DE FORTEGAVERSO


El 26 de julio del 05 comenzó ésto. A todos los lectores a lo largo de estos extraños 24 meses de ejercicio ególatra online (de ahí la foto Manhattan), gracias totales. A modo de recordatorio, y en cierto modo, también de nostalgia, y por qué no, de antología; estos son los posteos que originaron la mayor cantidad de comentarios y participación, algunos en el blog, otros por correo electrónico o MSN. Por asi decirlo, una especie de humilde best of:

  1. El Gran Pez, la verdad de las mentiras
  2. Mi personal en Radio Concierto
  3. El inicio original de Se Arrienda
  4. Superman es chileno
  5. La canción más insoportable del mundo
  6. Cosas de iPod
  7. Mis Enigmas Favoritos
  8. Mis Monstruos Favoritos
  9. Recuerdos perturbadores y más recuerdos perturbadores
  10. Las peleas del siglo
  11. Me cagué de miedo
  12. Dilemas laborales
  13. Mundo tarado: ser chileno
  14. Los Segundos serán los Primeros
  15. 50 cosas inútiles que sé de Star Wars
  16. Yo odio…
  17. A propósito de Coté López… La furia interna
  18. Soda Stereo 2.0… Soda Caústica
  19. Y me casé
  20. Sentidos pésames a Pinochet


EL EXTRAÑO CASO DEL AJEDREZ HEBREO

Lo más extraño es que esta es una historia real. La idea fue del gran Gonzalo Baeza en los tiempos en que acostumbrábamos a no hacer nada, capeando clases en el patio del Campus Oriente de la Católica. Estábamos sentados en una banca hablando de cualquier tontería: minas, películas, libros, Genesis, que se yo, y por alguna extraña razón Baeza tenía tres fichas de dama (o de ludo o de loq ue fuera), con las que jugaba. Era una tontera, nada sin importancia. Por ABC motivo, las piezas estaban entre ambos formando un triángulo. Y mientras charlábamos se acercó un conocido y nos preguntó qué hacíamos.
-Nada, hablar -yo
-Perder el tiempo -Baeza.
-No, pero que hacen con esas piezas -el recién llegado.
Vaya a saber porque razón, Baeza respondió de la nada.
-Estamos jugando ajedrez hebreo
Pero el loco enganchó.
-Y como se juega.
Y la mentira se armó al toque.
-Es complicado, las reglas son enredadas, pero básicamente se trata de mantener un triángulo equilátero -yo
-Yo, como atacante. moviendo una pieza, Ortega como dueño de casa las otras dos -Baeza.
-¿Y sin tablero y con cualquier pieza?
-Esa es la gracia, es un juego de estrategia que se puede jugar incluso con piedras -yo
-Lo inventaron los judíos en el éxodo, se supone -Baeza
La gracia es que llegó una compañera y preguntó que estábamos haciendo. “Están jugando ajedrez hebreo”. Y así, de la nada, teníamos a un montón de incautos tragándose una historia inventada. Con Baeza nos pusimos teatrales, pensábamos las jugadas, soltábamos “te cagué”, de vez en cuando, nos celebrábamos jugadas que eran pura idiotez, pero lo más freak es que muchos de los que nos rodearon empezaron a teorizar sobre un juego que no existía: “Mira, es como complicado y con harta matemática, pero parece que la idea es mantener siempre un triángulo como figura de base”. Al final no aguantamos la risa y mandamos todo a la cresta, así comenzó y acabó el ajedrez hebreo, un juego que nunca existió. Y ahora que lo pienso, esto debió ocurrir el 97… chucha como pasa el tiempo… chucha que me estoy haciendo viejo.

THE NEW FRONTIER ANIMATED

Me cago. Ya están saliendo imágenes de la película animada basada en DC: The New Frontier, honestamente el último gran cómic de superhéries que he leído. Y como el propio autor de la miniserie, el tremendo Darwyn Cooke, esta metido en los diseños, estos no defraudan. Tengo fe, Warner/DC cuida bastante más que Marvel las encarnaciones animadas de sus íconos, así que lo que es yo… lo quiero ya.

LAS CONFESIONES DE RODIMUS

Hace cinco días dije que no iba a postear nada más de Transformers, pues debo hacer una noble excepción. Ya está online Transfiguraciones, una colección de relatos inspirados en nuestros robots favoritos, escritos por ilustres narradores del fandom ci-fi nacional más un ilustre invitado como Miguel Angel López, escritor español, ganador del UPC (el premio más importante para la literatura de género escrita en nuestro idioma y uno de los tres mayores certámenes de este tipo en el mundo) de este año -que compartió con mi amigo personal, Jorge Baradit. La idea de Transfiguraciones fue del gran Sergio “Solipsista” Alejandro Amira, quien hizo todas las gestiones para que Hasbro ayudara en la publicación de una antologia “seria” de relatos basados en su exitosa franquicia, como hito generacional pegado a la película de Michael Bay. Las cosas iban bastante bien, pero como suele suceder en estos ámbitos -y sobre todo en el tercer mundo- las buenas intenciones se esfumaron. Pero lo importante es que Transfiguraciones salió a la luz. Y aquí un adelanto de mi aporte, una entrevista imaginaria al héroe más olvidado de todos: Rodimus Prime, tambien conocido como Hot Rod.

Hot Rod se confiesa
“LA HISTORIA ME HARÁ JUSTICIA”

Alguna vez fue portador de la Matriz y tuvo en sus hombros la dura tarea de reemplazar a Optimus Prime. A lo largo de su vida y su carrera, Hot Rod ha debido soportar incomprensiones de todo tipo, sin embargo el Autobot se ve y se escucha tranquilo y asegura que el tiempo será su justiciero.

Exclusivo, desde Ionix IV. Por Pete Talestory

Ionix IV es un planeta nuevo. Fue construido hace apenas 30 años terrestres por los Autobot con un doble propósito: festejar el quinto aniversario de la derrota Decepticon y solucionar el serio problema de sobrepoblación mecánica que ha sufrido Cybertron desde que Galvatron detonara el hemisferio sur del mundo natal de los Transformers. Ionix IV es el cuarto clon del dañado globo metálico donde surgieron de los Autobot y, al igual que sus planetas hermanos, brilla en el brazo de Orion como una copia exacta del legendario edén de los robots disfrazados. Ionix IV es una esfera tranquila, regida por gobernadores locales y protegido por una legión de guardianes Alpha Supreme que se encargan de resguardar cualquier estallido de violencia que pudiese ser propiciado por movimientos revolucionarios que buscan el renacer de la ideología Decepticon.

“No tienen idea”, pronuncia Hot Rod, veterano Autobot que escogió Ionix IV como su mundo de retiro. “Jóvenes confundidos”, agrega al ver las banderas con el rostro de Galvatron que se han convertido en sello de este movimiento. “En su mayoría son Autobot nuevos, construidos después de la victoria. Supongo que deben estar aburridos de tanto orden y quieren un poco de movimiento. No tienen idea de cómo eran las cosas cuando ellos estaban contra nosotros. No se imaginan lo que es sentir el puño de Galvatron cerrándose en torno a tu garganta de metal”.

La voz de Hot Rod se hace lenta cuando recuerda. Después de todo sabe muy bien de qué está hablando. También se hace fácil ver a través de sus ópticos las imágenes del pasado. Uno donde el mismo lideró a los Autobot contra los Decepticons, entre los eventos que corrieron después de la irrupción de Galvatron y el retorno de Optimus Prime.

“No era yo en ese tiempo, Rodimus Prime me estaba suplantando”, agrega no sin un tono irónico.

Ionix IV está a cuatro años luz y medio de Marte, colonia terrestre donde se emplaza la sede de nuestro medio. Cuatro años y medio que son apenas tres instantes de tiempo a través del hiperespacio, tecnología que nuestra raza maneja gracias al intercambio con los Autobot, fructífera relación que surgiera en secreto en 1985, cuando Optimus y los suyos contactaran con la familia del legendario primer presidente de la federación solar, Daniel Witwicky. Pero mucha agua ha arrastrado este río desde entonces, aguas en las que nuestro invitado de hoy ha sido héroe protagonista, héroe guerrero y sobre todo héroe incomprendido.

Es probable que muy pocos no hayan oído de Hot Rod. La historia de un joven e inexperto Autobot que llegó a poseer la propia Matriz es tema obligado en nuestros recursos de historia. Pero también lo son los continuos comentarios acerca de la nula habilidad de Rodimus para guiar a los suyos, del daño que su inexperiencia hizo a los Autobot, de que no hubiese logrado nada de no tener el apoyo constante de Ultra Magnus, para muchos el real comandante de esa era. Y por supuesto del fantasma que siempre le resultó la presencia de Optimus.

“Si, no voy a negar nada de lo dicho”, responde. “Todo es cierto, yo no pedí ser líder, los hechos fueron fortuitos. La Matriz me eligió, no yo a ella. Si me equivoqué fue por razones que estaban por encima de mí. No voy a pedir disculpas por ello, además estoy seguro que el futuro y la historia acabarán por reconocer mi obra”.

¿Cuéntenos del Hot Rod desconocido, del Hot Rod anterior a la transformación en Rodimus?
“Fui construido un par de siglos después de la desaparición de Optimus y Megatron, hacia el final de la primera etapa de la gran guerra. Cuando mis ópticos se abrieron, Cybertron era un mundo en guerra. Ultra Magnus había tomado el lugar de su hermano (Optimus) como líder de los Autobot y era el encargado de frenar los continuos ataques de las fuerzas Decepticons, comandadas entonces por dos facciones, la de Shockwave y la de Lord Straxus”.

¿Magnus era un buen líder?
“¿Qué clase de pregunta es esa?”

Una pregunta normal
“Supongo que me he pasado la vida defendiéndome de dos fantasmas, el de haber heredado a Optimus y el de haber sido un líder a la sombra de otro, Ultra Magnus, que suelo alterarme…

El resto en este clic.

EL PROFETA VALDÉS


“Ustedes nunca sabrán quienes somos, ni de donde venimos. Pero volveremos…”

Cabo Armando Valdés. Putre, 25 Abril 1977

… Y volvieron

En Ucronía

DIALOGOS (1)

-¿Viste Héroes?
-¿Los del 13 o los del cable?
-Del 13, el capítulo de Manuel Rodriguez.
-Si, me cargó.
-Estas enfermo, estuvo la raja…
-Carrerista culiao. Odio al 13, cambian la historia como quieren. O´Higgins ni siquiera quedó bien en su capítulo, no puede ser. Los huevones son tirados para el lado de Carrera. O´Higgins tuvo su lado oscuro, pero no era un arribista como Carrera o un terrorista como Rodríguez. Ojalá que el Instituto O´Higginiano ponga los puntos sobre las íes.
-No podis ser tan facho. O´Higgins fue un saco e huevas, un peón de la Logia Lautarina que nunca hizo algo por voluntad propia. Un pelele con buena prensa.
-No seai ignorante, O´Higgins fue el arquitecto de la independencia nacional, el huevon se metió en la pata de los caballos y sudo la gota gorda, no como los Carrera que vivieron de ser niñitos lindos e idealistas, como los gremialistas de la Católica. Los Carrera, y de rebote Rodríguez, si que han tenido buena prensa…
-Putah que te picai huevón. ¿Cómo podis decir eso? O´Higgins ha tenido 200 años de buena prensa, acuérdate de lo que nos enseñaban en la escuela no más. Además, O´Higgins es el gran culpable del 11 de septiembre del 73.
-Deja de hablar huevadas.
-No hablo huevadas. Pinocho se creía O´Higgins, por eso aceptó dirigir el Golpe y por eso se dejó manipular por milicos más grosos, como el propio Merino. O´Higgins y Pinocho eran milicos mediocres, del montón, que estuvieron en el momento y el lugar correcto. O incorrecto, como se prefiera.
-Putah que eres huevas, como te podís creer ese discurso barato de intelectual de izquierda, no puedes comparar a Pinocho con O´Higgins, son dos cosas distintas. Pero bueno, supongo que en esta discusión no vamos a llegar a nada y los Carreristas tienen la ventaja de tener a la buena onda y a la intelectualidad liberal de su parte…
-O´Higgins fue un tirano y un dictador, una maquina de una sociedad secreta.
-Sociedad Secreta… ¿Te creís Dan Brown ahora?
-No, pero…
-Nada de peros. Lee la historia de Chile, analizala y no te la tragues como jugo de frambuesa. O´Higgins fue harto más que la caricatura que muestra Héroes, fue el real padre de la patria, te guste o no.
-No, no me gusta. Viva Carrera.
-Pendejo.
-Y Rodríguez…
-Re pendejo.
-Y a mucha honra

TRANSFORMERS EN 20 PUNTOS

Fenómeno generacional. He hablado con por lo menos treinta personas que ya han visto la película y que estoy más que seguro, que de no tratarse de Transformers, me hubiesen dicho que es un bodrio. Porque claro en lo más estricto lo es. Malas actuaciones, problemas de continuidad, personajes sin fondo, que se yo, moral de videoclip, que se yo… pero putah que se pasa bien viéndola, tanto que uno le perdona las estupideces que suma en centímetro tras centímetro de metraje. Hace años que no veía que a un blockbuster, con obvias deficiencias, tan bien tratado. Críticos (entre los que no me incluyo, porque soy un ñoño de orgullo) que uno esperaría la destrozaran le dan tres -e incluso cuatro- estrellas, bajo la justificación que no es más que un mono animado en imagen real. Y puede ser. Lo que es yo, creo que todo obedece al puto cariño que uno le tiene a estos monos que nos acompañaron en las duras tardes de 1986 y por qué -seamos honestos- la película de Michael Bay, tiene una gracia no menor: nos dio exactamente lo que prometió, nunca trató de ser más que un simple cuento de robots extraterrestres sacándose la cresta los unos a los otros. Este es mi último posteo sobre Transformers, es hora de dejarlos descansar. Y como amante de las listas que soy, mis 20 razones de militancia transfans.

  1. Porque hay una generación entera de barbotes, que por veinte años se han preguntado lo choro que sería que un auto en verdad se convirtiera en robots.
  2. Porque ni Star Wars ni El Señor de los Anillos; ni Marvel ni DC le dieron al mundo de la cultura pop, nombre tan impactantes como Optimus Prime, Ironhide, Omega Supreme, Starscream o Megatron.
  3. Por que el ruido de la transformación fue el primer ringtone que busqué cuando tuve un celular descente.
  4. Porque robots, extraterrestres y autos son la tercera mayor obsesión de un niño y los Autobots lo eran todo en uno.
  5. Porque robots, extraterrestres y aviones son la segunda mayor obsesión de un niño y los Decepticons lo eran todo en uno.
  6. Porque robots, extraterrestres y dinosaurios son la absoluta y mayor obsesión infantil de todos los tiempos y los Dinobots lo eran todo y más.
  7. Porque Transformers fue la primera línea de juguetes que me hizo enfermar, me deprimí esperando que llegara la navidad del 86. Al final el viejo pascuence me trajo a Divebomb (un Predacon), Ultra Magnus y a Bumbleebe. Y sí, fui la envidia de mi cuadra, a pesar de ser malo para la pelota.
  8. Porque no hay nada más épico que Optimus Prime ordenando “Autobots, transfórmence y avancen”.
  9. Y nada más maravilloso que Starscream desafiando a Megatron y a este tratándolo de bufón antes de reventarlo con su cañón.
  10. Porque mi personal chupamedias no es Espina, sino Soundwave.
  11. Porque casi me cagó en los pantalones cuando vi a los Constructicon formar por primera vez a Devastator.
  12. Porque la historia de Omega Supreme traicionado por sus amigos me dio pena.
  13. Porque a pesar de que Robotech era mejor, los Transformers siempre fueron primeros.
  14. Porque aunque los Go-Bots eran una mierda, uno igual los veía, porque entonces ya no daban Transformers.
  15. Porque igual entiendo la crisis de liderazgo por la que cruzó Rodimus Prime, el líder que nadie (ni los fans) querían.
  16. Porque la transformación de una ciudad en Trypticon es sólo comparable a Godzilla devastando Tokio. A prop, debo ser el único que siempre creyó que Trypticon era una Godzilla transformers y no un súper T-Rex
  17. Porque me acuerdo que Buzzsaw sólo salió en dos capítulos de la primera temporada y que los trillizos Reflector un día desaparecieron para nunca más volver, igual que Skyfire/Jetfire
  18. Porque no entiendo como TVN no muerde su tajada de la torta y aprovecha el boom para repetir completa G1. Apuesto mis riñones a que sería un éxito.
  19. Porque sé que Gestalt era el nombre genérico de los equipos de transformers que se unían para formar un robot gigante. Todo eran 5 (Combaticos, Stunticons, Predacons, Aerialbots, Protectobots, Tecnobots, Terrorcons) excepto los Constructicons que eran 6.
  20. Porque en un momento pensé en que cuanbdo Ironhide va a dejar al capitán Lennox a la casa de su familia al final de la película, éste (Lennox) se iba a dar vuelta para decirle: “mis amigos me llaman Duke” (*). Si hubiese pasado eso, juro que beso la pantalla y como Hermes le doy un millón de estrellas al filme

(*) Para los que no sepan, Duke, sargento de G.I.Joe, uno de los dos más emblemáticos miembros del team. Lennox era casi calcado al personaje de esta serie hermana de Transformers. De hecho el personaje aparece, nombrado como tal, en el croosver Transformers-G.I.Joe. Ok, basta de ñoñería, casi me fundo.

El Transformers de la imagen es Sky Lynx. Nunca tuve claro si era un Dinobot, pero se parecía a uno, de hecho era el némesis de Predaking, el gestalt de los Predacons, adversarios de los Dinobots. En lugar de transformarse en robot, era un Space Shuttle que se convertía en una especie de dragón, además de dividirse en un pterosaurio y una especie de lince mecánico. El juguete era de los más caros y de los pocos que caminaban. Más que por su escueta aparición en la serie, Sky Lynx brillaba en su comercial (otro juguete Abramowitz) donde Slag (Triceratops) miraba al cielo y decía: “miren, es Skylynx”.

SENTIDO PESAME BOOGIE…

Murió el negro, se nos fue Fontanarosa, Boogie quedo solo… de alguna forma muchos de nosotros también. Copy paste del Clarín: Tenía 62 años y en los últimos años luchó contra una enfermedad neurológica que había afectado su movilidad. Futbolero y fanático de Central, el escritor y dibujante rosarino creó personajes como Inodoro Pereyra y Boogie el aceitoso. También fue autor de cuentos inolvidables como “El mundo ha vivido equivocado” y “19 de diciembre de 1971”, entre otros. Nota completa.