Archive | enero 2008

SEXY SCI FI

A veces no todo son naves, rayos laser, hiperespacio y explosiones de colores. Entertainment Weekly armó un top 16, yo lo remezclé e hice un top 10 propio. Votaciones, odios, amores y discusiones abiertas, señores. Ojo, top 1 y 2 con You Tube respectivo, el resto busquenlo ustedes.

10. Ducha de Lynn MinMay. Una fantasía infantil rota por esa perversidad morbosa y voyerista de los japoneses. Macroos: Do you remember love?

9. Kamala, una “empatica” sexual seduce a Jean-Luc Piccard, claro Kamala era una desconocida Famke Jannsen años antes de conocer a 007. Star Trek: The Next Generation.

8. Alex le muestra las tetas a Adam. Lo perturbador es que Alex era una veinteañera Farrah Fawcett, en su primer desnudo fílmico, y Adam un sexagenario Kirk Douglas. Frik, frik. Otro dato para las causa, las primeras pechugas mostradas por canal 13 en un descuido histórico de un viernes de 1984. Deben haber rodado cabezas. Saturno 3.

7. Micaela abre el capó de Bumblebee y revisa su motor, la escena más gratuita del 2007, la mejor del año según la revista Wizard. En fin…, Transformers.

6. Número Seis “viola” a Baltar mientras los cylones destruyen todo con armas atómicas y otros engendros de destrucción masiva, Battlestar Galactica.

5. Deckard y Rachael, “díme que te gusto”. El bruto como un paco de mierda, ella llorando como una cabra chica. Rara escena, perversa como pocas y con muchas lecturas. Blade Runner.

4. Leia Organa es encadenada, desnudada, humillada y convertida en esclava sexy de Jabba. La imagen e idea perturbó a toda una generación de freakies. Literalmente fue como perder la virginidad. Star Wars. Episode VI. Return of the Jedi.

3. Padme amarrada y atacada por una rata mutante que le raja la polera, su grito hizo leyenda. Equivalente, pero más hot que el punto 4. Star Wars. Episode II. Attack of the Clones.

LA "MALDITA" U Y OTRAS COSAS DEL FUTBOL

Este es el primer y espero último posteo de futbol de Fortegaverso. En rigor no se nada de fútbol. No me interesa, no lo entiendo, me aburre y puedo sonar ignorante pero para mi son sólo once giles “muy bien pagados con pesimo gusto para vivir vestirse comprar autos que suelen agarrarse modelos tetonas muy fáciles en la disco kmasu”, los que ni siquiera le dan alegría al sufriente pueblo. Todo lo contrario, con sus sueldos se aparecen como una burla cruel al hijo de vecino. Menos entiendo ese fanatismo inválido ante una realidad de que somos mayúsculamente malos para el balón pié. Quizás por eso, cuando me preguntan de qué equipo soy, uso el comodín de Club de Deportes Temuco, mal que mal es mi segunda ciudad natal. Que me perdonen chunchos y indios amigos, pero en rigor no encuentro mayor diferencia entre ser seguidor del Colo o de la Chile. Ok, los primeros son fanáticos ganadores, los otros sufridos. un amigo musicólogo me decía que ser Colocolino era ir a la segura, era equivalente a ser Beatlemaniaco. En cambio ser de la Chile era apostar por Pink Floyd o Bob Dylan como grande entre grandes. Quizás en terminos freakis, ser del Colo es como ser seguidor de Star Wars, en cambio ser de la Chile implica más mítica, más Star Trek. Como sea, tal vez no me interese el fútbol, pero si las buenas historias. Y una de esas buenas historias, que siempre ha llamado mi atención, es la naturaleza del fanatismo azul. Desde la distancia de la ignorancia, nunca he entendido como tantos dan su vida por un equipo que en ciencias exactas es malo. Pero el fútbol no es ciencias exactas y tiene mucha pasión involucrada. Y algo de eso hay en este artículo, que encontré por casualidad en El Grafico, una enciclopédica revisión a los equipos más “malditos” de la historia del fútbol, esos teams que a pesar de arrastrar pérdidas y penas, conllevan también la más católica de las devociones. Y en esta lista, de pura y exquisita trivia, la U aparece en el lugar 12 (de 13). Algunas maldiciones son más que dignas. Descarguen el reportaje aquí.

De muestra un botón:
Colo-Colo y la U son los clubes más populares de Chile. A ese nivel, que uno de los dos esté 25 años sin ser campeón (1969-94), cuando el otro estuvo como máximo 7, y que encima en ese lapso se vaya al descenso (1988, Pellegrini DT) cuando el otro jamás cayó a Segunda, invita a la comparación y el encasillamiento. Allí cimentó su rasgo de equipo sufrido.

Algo más. Ayer en la revista Ya de El Mercurio encontré un artículo acerca del boom del fútbol femenino, de equipos pelolais de fanáticas de Francisca Valenzuela y Tori Amos que se han levantado como las legitimas nuevas estrellas del balón pie. Y de hecho, con lo estructuradas que son las mujeres, no me extrañaría que de aquí a 20 años, el fútbol sea en Chile un deporte femenino y sean ellas las bien pagadas que se agarran a los actores de moda. En fin. Y mientras veía las fotos de esas quinceañeras futboleras me acordaba de mi adolescencia y de lo complicado que resultó tener 15 años y no saber patear una pelota. Hay traumas que es mejor no traer de regreso. Como sea, ahora los chicos la van a tener más fácil. Ser futbolista ya no va a ser requisito para quedarse con la más linda del baile, ahora van a ser ellas las que se encargaran de llevarla en la cancha, mientras los mutantes se quedaran encerrados tras una consola, un DVD o un buen libro. Bendita emancipación femenina, a este paso pronto no voy a necesitar más excusas cuando en asados o salidas a la playa alguien saque una pelota, lo de estar cojo ya nadie me lo cree.

DIALOGOS (10)


-Estoy adicto a Amor Ciego
-Me estay hueviando.
-No, para nada, me hace bien verlo.
-Dejate de hablar tonteras
-A ver huevón, por qué decir que te gusta Roberto Bolaño o David Lynch es respetable y confesar que te gusta Amor Ciego una tontera.
-A ti te gusta Bolaño.
-Si, me gusta, pero no le compro todo.
-Y Lynch.
-Desde Eraserhead hasta Corazón Salvaje y de ahí un salto hasta Twin Peaks: El Fuego Camina Conmigo y Una Historia Sencilla. El resto paso. Imperio no la aguante, me están mirando la cara, es mirarse el ombligo y decir que groso y que inteligente soy. Como Radiohead en KidA y Amnesiac. Lo inflaron porque es Lynch y punto. Al lado de Imperio, Dune es una obra maestra. Y El Hombre Elefante y Terciopelo Azul son Dios. Pero nos estamos alejando del main reactor, la cosa es que estoy adicto a Amor Ciego.
-Paso.
-Es como una medicina para mi alma, una inyección de esperanza, de apoyo a mi debil ego. Mírame. Estoy gordo, carnes sueltas, soy debilucho, se me cae el pelo, pero al lado de la fauna que casteó Canal 13 estoy mejor que Brad Pitt. Lo que hizo el 13 es de una crueldad de Santa Inquisición, pero vaya que funciona para el chileno medio ver que hay seres más patéticos que uno.
-Eso es cruel.
-Cruel, nazi, arrogante, lo que quieras. Pero hace bien, así es el mundo en que vivimos, un zoológico despiadado. Y en ese panorama no queda más que agradecer a Canal 13 por esas dos horas de ayuda al prójimo, de utilidad personal para subir el autoestima.
-Estás enfermo.
-No más que tú, no más que el cabro que va en bicicleta allá en frente.
-No sé.
-No tienes nada que saber, sólo ve Amor Ciego, te vas a sentir mejor.

Un día después.

-Anoche vi Amor Ciego
-¿Y?
-Has cachado al tal Edmundo.
-Los ubico a todos.
-Como que al principio me dio pena, después le tuve lástima a todos.
-Y al final.
-Nada, que tenía razón.
-…
-Gracias a Amor Ciego, hoy me siento Superman.

50 AÑOS DE LEGO Y TRES MASTERPIECES DE LADRILLOS MONTABLES

IMPERIAL STAR DESTROYER, 2 metros de largo, hecho con Legos de barcos y tomados de otros 15 juguetes de la colección Star Wars


CVN-75 USS HARRY S. TRUMAN (NIMITZ CLASS). Incluye 40 aviones hechos a reclica de la dotación real de una nave clase Nimitz. Mide 4 metros de largo y fue un trabajo de 5 años, juntando 20.000 piezas de más de 500 Legos distintos. El tipo además completó la flota con un submarino y un destructor de escolta. Acá hay un video y más fotos.

PINK FLOYD, TOUR 1994 DIVISION BELL-PULSE. Incluye luces, público y músicos. El autor pide disculpas por no haber podido añadir un “retroproyector” a Mr. Screen. Lo cierto es que es la cagada. La nave y el portaaviones son la zorra, pero esto es un trabajo de amor.

993 CANCIONES PARA HACER LA VIDA UN POCO MEJOR

BOBBY JEAN de y por Bruce Springsteen & The E Street Band

UN POCO DE EGO


Publicado en Artes y Letras, El Mercurio. Domingo 20 de Enero

FRANCISCO ORTEGA EN ALFAGUARA

El autor de El número Kaifman llega a Alfaguara, pero no como narrador, sino como editor. Esta semana fue confirmado en el cargo que deja Alejandro Aliaga, quien viaja a España por motivos personales. Ortega fue contratado luego de un proceso de selección nada de fácil: postulaban unas diez personas al cargo, el que, tras un replanteamiento de fondo, requería un perfil más comercial que literario. De hecho, la misión de Francisco Ortega será potenciar el área de no ficción, campo en el que Alfaguara no tuvo un gran año, logrando colocar apenas dos títulos entre los diez más vendidos de 2007, y uno de ellos en coedición. Francisco Ortega asumirá el cargo en marzo. Es la primera vez que trabaja en una editorial y está muy entusiasmado con sus nuevas responsabilidades, las que, por otro lado, lo obligarán a dejar en stand by su anunciado proyecto de novela, que requiere mucha investigación histórica, pues está dedicada a la misteriosa Logia Lautarina. Los cambios en Alfaguara, donde la editora Andrea Viu se hará cargo exclusivamente del área de ficción, siguen la tendencia de las reestructuraciones ocurridas en varias editoriales, como es el caso de Planeta, donde asumió como gerente general la colombiana Elsy Salazar, quien fue gerente de Norma hasta fines de 2006. Está claro que los grandes sellos ya no se conforman con tener una Carla Guelfenbein o un Pablo Simonetti en su catálogo. También quieren a una Pilar Sordo.

¿SUEÑAN LAS OVEJAS CON HUMANOS ELECTRICOS?

Ya está en la calle la nueba edición de revista CERO UNO, con un completop ensayo acerca de ese totem llamado Blade Runner, a acargo de este humilde reportero. La ilustración de entrada es del gran Marcelo Perez y estuvo a punto de ser portada, hasta que el área comercial dijo lo contrario.

BLADE RUNNER, 25 AÑOS DE VISIONES PELIGROSAS

La anécdota es real. Ridley Scott, director de Blade Runner la contó durante el estreno de la llamada “edición definitiva” de la película, en el marco de la última versión del festival de Cannes. Según el realizador, en una ocasión estaba comiendo en un restaurante de Nueva York, cuando se le acercó un individuo y le dijo que por su culpa había perdido el trabajo de su vida. El tipo era ingeniero de sistemas y estaba postulando a un importante puesto dentro de Microsoft. Tan clave, que la entrevista final era con el propio Bill Gates. El ingeniero había pasado todas las pruebas y sólo faltaba la conversación final con el jefe. Supuestamente Gates apareció y le hizo una sola pregunta: “¿Has visto Blade Runner”. Con timidez, el ingeniero respondió negativamente, resultado: no fue integrado a las filas de la multinacional de Seattle. “Y desde entonces odia la película y todo lo que tenga que ver conmigo”, concluyó Scott entre las risas de los presentes.
Tras el anecdótico paréntesis, el director (responsable también de Alien, Gladiador y Thelma & Louise) reflexionó acerca del inusual alcance de su filme, más allá de los límites de una obra estrictamente cinematográfica. Confesó que la razón que lo impulsó a realizar un “cuarto” corte (ver glosario) exclusivo para DVD, se la dio –además del desencuentro con el ingeniero rechazado por Microsoft– el ejercicio de teclear Blade Runner en la barra de búsqueda de Google. Cualquiera que lo haga encontrará más de 6 millones de sitios con referencia a la cinta, más del doble que La Guerra de las Galaxias y casi tres veces El Señor de los Anillos. Gracias a la red, Ridley Scott descubrió que su obra se había convertido en la película más “googleada” en la historia del buscador y que el demorado DVD encabezaba la lista de consultas en sitios como Amazon, Metacritic e IGN.
Y hay más anécdotas para la bitácora. Hace tres años la revista Wired publicó una entrevista a Steve Jobs, en la que el amo y señor de Apple Computers declaraba que para trabajar en su empresa no se pedía currículo, sólo haber leído a William Gibson (Neuromante), Neil Stephenson (Snow Crash), tener alguna consola de videojuegos en casa y haber visto más de una vez Blade Runner. ¿Extra de postre?, cuando el director Christopher Nolan (Memento) se embarcó en la tarea de resucitar a Batman en Batman Inicia reunió a su equipo y los obligó a ver y ver Blade Runner bajo la idea de empaparlos en la lúgubre y húmeda estética del filme de 1982, “así quiero que se vea Gotham City”, les dijo. Y es cosa de revisar la cinta del vigilante encapotado para notar que los planos de calles atiborradas de gentes y ciclistas de distintas nacionalidades son prácticamente un calco de la de la visionaria epopeya protagonizada por Harrison Ford. Algo similar sucedió con los hermanos Washowski, quienes se embarcaron en Matrix con la idea de filmar “la Blade Runner del nuevo siglo”. Larry Washowski, uno de los integrantes de la dupla, declararía, “obviamente no lo logramos, pero el intento estuvo”. Y no hay que ser muy lúcido para ver que así fue. La fotografía de la archiconocida saga de Neo y Trinity “samplea” la paleta de colores de Blade Runner; el futuro dominado por las máquinas –y donde la raza humana es una colmena de mestizaje– es una cita hiperventilada a la profecía fílmica del 2019 según Ridley Scott; además las naves hovercraft de la resistencia humana, respetan el diseño de los “spinner” voladores de la policía de Los Angeles en Blade Runner.
¿Pero qué tiene esta película, que ni siquiera está entre las 200 más taquilleras de la historia del cine, como para influir de tal manera? ¿Por qué esta obra de ficción, basada en un relato de Philip K. Dick, ha resultado tan importante; tanto para el cine como para el negocio de la alta tecnología? ¿Cómo es que una revista, cuyo tema es el consumo electrónico, dedica su portada a un filme de hace 25 años? El escritor, cinéfilo y cineasta Alberto Fuguet (Mala Onda, Se Arrienda) nos ayuda con algunas respuestas.
“A veces, pocas veces, el apellido de un creador –un pintor, un escritor, un cineasta– se transforma en adjetivo. Ridley Scott pudo ser un autor o nos engañó. El asunto es que Blade Runner supera a su creador director y es la suma de todos los talentos ligados (de Philip K Dick a Vangelis). Pero no sólo eso, ya que acá el nombre supera a la película. No sé si la cinta es tan, tan buena. Me quedo con la primera versión, con la voz en off, pero a lo que quiero llegar: he escuchado a mucha gente usar Blade Runner como actitud, como sinónimo. Decir “esto es muy Blade Runner” como una suerte de taquigrafía. ¿Qué es tan Blade Runner? Generalmente una ciudad que se rebalsó, algo donde tercer mundo se une con el primero más algo del cuarto. Es lo high tech y lo low, lo digital y análogo, es el roce de megaricos con los megapobres, la fusión de razas y lenguas. Los Angeles, por cierto, terminó siendo muy Blade Runner porque Scott y su gente captaron lo que ya estaba pasando ahí. Tijuana y el DF y quizás Miami y Houston y NY y Tokio y los suburbios de París y hasta Santiago y Lima y Nairobi. Todo muy Blade Runner, justo donde el futuro se tropieza sobre el pasado art–decó y vomita sobre el presente. El presente: demasiada información, demasiada gente, demasiada mezcla, demasiada contradicción. Todo es muy Blade Runner”.

El resto en tu kiosco más cercano. CERO UNO. Acá la portadilla. El cover boy, Alejandro “Bola Extra” Alaluf.

LOCH NESS, LA FOTO O`CONNOR

Esta es una de las fotos que me voló el rostro cuando chico. Aparecía como entrada de un reportaje al Monstruo de Loch Ness en una Selecciones del Reader Digest´s, como del año 67, que había en casa de mi abuelo Víctor. La lectura de foto la identificaba erroneamente como parte de la película registrada por un tal Tim Dinsdale, ingeniero de la RAF convertido en experto del Monstruo. De más está decir que esta es una de las imagenes más importantes de mi vida, responsable del freak que hoy soy. La cosa es que la había buscado por años, con el dato erróneo que pertenecía al tal Dinsdale (que gracias al artículo citado mas arriba, fue uno de mis ídolos de infancia junto a Erich Von Daniken, el astroarqueólogo), hasta que hace exaactos 15 minutos me tropecé con ella en el gran sitio escéntico Marcianitos Verdes. A estas alturas demás está decir que es falsa, pero a quién le importa.

El dato es que la foto se llama oficialmente la Foto de O´Connor y esta, según Marcianitos Verdes, es su historia.

“En mayo de 1960, Peter O’Connor acampaba en la costa norte, cerca de Inverfarigaig, junto con varios hombres armados con escopetas, arpones, ri­fles submarinos, y bombas. Sus intenciones eran atrapar al “monstruo” vivo o muerto. La noche del 27 de mayo se despertó por la necesidad de orinar. Se levantó y se alejó unos cien metros del campamento. Estando en lo suyo, no­tó la presencia del “monstruo del lago Ness” en un promontorio deslizándose rápidamente. Como era lógico, O’Connor no llevaba arma alguna pues acababa de des­pertar. Lo que si resulta extraño era que portaba una cámara fotográfica. Si sus intenciones eran atrapar al “monstruo” lo más lógico hubiera sido que cargara un arma y no una cámara. De acuerdo con Tim Dinsdale, O’Connor se introdujo en el lago hasta que las aguas le llegaron a la cintura, y en esa posición tomó una fotografía con flash, después de lo cual gritó a sus compañeros del campamento, antes de tomar una segunda placa sin iluminación. Al parecer, fue capaz de llegar muy cerca del animal por su capacitación como Royal Marine Command, y por eso podía caminar por el agua sin hacer ruido. Estimó la distancia del animal en unos 22 ó 23 metros y afirmó que te­nía una cabeza como de cabra y un gran cuello que no dejaba de agitar. La cabeza mediría unos 25 centímetros de longitud, en tanto que el cuello te­nía un diámetro de unos 20 y sobresalía del agua un metro aproximadamente. Su piel era lisa, de color gris negro. El cuerpo era ovoidal. La foto presenta a Nessie desde un ángulo nunca antes captado. Se ve la parte posterior del cuerpo seguido de lo que podría ser el cuello y la cabeza de la criatura. La verdad es que la foto muestra una total falta de escenario, el fon­do de la foto es totalmente oscuro y a la hora en que se afirma fue tomada, 6:30 de la mañana, ya debería existir alguna claridad. Maurice Burton informó en el New Scientist que cuando fue al sitio en que O’Connor tomó su fotografía, encontró tres bolsas de polietileno, un anillo de piedras unidas con cuerda, y un palo que parecía exactamente como la presunta cabeza del monstruo. Burton cree que todo es un fraude. Encuentra numerosas discrepancias e inconsistencias en el relato y fotografía de O’Connor. Por ejemplo, la ilu­minación de la imagen sugiere que fue tomada con un flash que iluminaba desde una altura de unos cua­tro metros sobre la superficie del agua, en contra del medio metro que habría desde las aguas hasta el ojo de O’Connor si este hubiera tomado la foto con el agua a la cintura, como anteriormente había declarado. Por otra parte, la intensidad y ángulo de iluminación son incompati­bles con una presunta distancia cámara-objeto de 22-23 metros, así como con el tipo de película utilizados. La cámara era una Brownie Flash 20, con diafragma a f14 y el obturador a l/50; la película, Ilford H. P. 3; el flash, un Philips Photoflux P. F. 5. O’Connor a menudo ha sido considerado como un testigo sospechoso, ya que, en 1959, afirmó que iba a dirigir una expedición de 60 personas – armados con arpones, armas, canoas con ametralladoras, bombas y un machete – para matar a la criatura. Todos los datos inducen a pensar en un fraude elaborado por el propio O’Connor”.

YO QUIERO UN LIGHTSABER

La espada láser de Luke Skywalker fue la ganadora en la encuesta que realizó la 20th Century Fox para conocer las 10 armas favoritas aparecidas en una película. Más de 2.000 aficionados participaron en la encuesta. En tercer lugar figura el látigo de Indiana Jones y 9º la Estrella de la muerte. El listado completo es el siguiente:

1. Espada láser (La Guerra de las Galaxias)
2. Magnum 44 (Harry el sucio)
3. Látigo (Indiana Jones)
4. Espada Samurai (Kill Bill)
5. Motosierra (La matanza de Texas)
6. La pistola de oro (El hombre de la pistola de oro)
7. Arco y flecha (Robin Hood)
8. Ametralladora (Scarface)
9. La estrella de la muerte (La Guerra de las Galaxias)
10. El sombrero de alas afiladas de Oddjob (Goldfinger)

(Fuente: Noticias de CiFi)