YGRIEGA (Cap.7)

ME SENTÉ FRENTE A LA pantalla y abrí el inbox de mi correo, tenía veinte mensajes nuevos. Quince eran boletines comerciales, los otros eran cartas del grupo de noticias y una oferta para suscribirme a una webcam en el Vaticano. Ya estaba anotado en las habitaciones papales así que ese correo y el resto del spam fueron a parar a la basura. El último mail era de mi amiga asiática. La conocí en MSN hace tiempo, vive con su padre en Shanghai que es gerente o algo así de la sede de un banco norteamericano en la ciudad más grande del mundo y jamás se ha movido mucho de esa parte del mundo. Me escribe más a menudo de lo que yo lo hago, casi siempre los sábado. Es rico leerla, resulta divertida y sexy con la palabra escrita. Me calienta harto y sé que yo a ella también. Abrí su carta, me contaba acerca de un tipo que conoció el domingo pasado en un club nuevo, ultra sofisticado, en los subterráneos de la torre del World Finnancial Center. Según ella, el saurópodo era guapo, tenía treinta años, un lindo convertible Toyota Celica y era abogado o trabajaba en algo relacionado con justicia y leyes. Ha estado llamándola desde entonces, pero ella no sabe si salir o no con él. El mono la había invitado a una fiesta en Nagasaky para el próximo viernes, le regalaba los pasajes en primera y todo eso. Pensé en lo de la fiesta en Nagasaky y la sola idea me voló la cabeza. Divertirse una noche en la segunda ciudad bombardeada por un arma atómica tenía su gracia. Era como bailar en lo que quedaba de la primera parte del Apocalipsis. Hace poco leí una revista en la que un tipo sostenía que el Apocalipsis, como metáfora bíblica, ya había sucedido. Que todo lo que San Juan supuestamente vio o alucinó había ocurrido entre 1902 y 1973. Que nosotros ya estábamos salvados o condenados, depende de cómo lo viéramos. En su teoría la dualidad daba lo mismo porque para nuestra generación ya no había ni cielo ni infierno. Apocalipsis cero, algo así.
Seguí pensando en Nagasaky y me imaginé la cara del piloto de la Superfortaleza Boeing B-29 en agosto de 1945, sobrevolando la entonces capital industrial del imperio más poderoso del mundo, abriendo luego la compuerta del vientre del bombardero cuatrimotor para soltar a Fat Man, esa bomba gorda que selló el destino de una guerra y humilló el orgullo del sol naciente. Occidente creyó haber ganado, el verdadero resultado, como siempre, terminó escribiéndolo la historia. A veces pienso demasiadas cursilerías. El correo de mi amiga asiática terminaba en puntos suspensivos, luego había algo que podía traducirse como un poco de amor. Agregó un beso largo y en la boca, como tenía que ser. En el post data sumó lo de siempre: que si me conociera me violaría. Ella me calienta, debería aprovechar de correrme una paja.
Tenía un último mensaje en el ventana. Mi novia. Miré la hora del mensaje, lo había mandado hacía sólo un par de minutos, debería volver a llamarla, mejor no. Abrí el mail, otro de sus poemas. Leo: “En esta tarde de sol maldito he decidido hacerte conde de mi corazón/ marqués de mis senos/ gobernador de mi clítoris/ duque de mis labios/ alcalde del territorio de mi vientre/ Soy de aquellas mujeres como las ballenas/ no por lo gordas sino por lo fieles/ Tu has recorrido otros precipicios/ como un animal receloso de su especie/ Te pregunto/ ¿Eres capaz de gobernar este par de piernas agudas como dardos?/ No me contestes/ Te abro mi corazón y mis piernas/ he decidido nombrarte súper intendente regional de mis comarcas del placer…”
Lo confieso, mi amiga asiática me calienta harto, pero mi novia me completa. A veces, sobre todo cuando ocurren cosas como el poema, creo que soy el hijo de puta más grande del mundo. Nunca la he engañado ni le he hecho algo malo, pero siento que la quiero menos de lo que ella merece. O de lo que ella espera. Jamás me lo ha dicho, pero sé que lo piensa. En ocasiones he sentido que la uso como un reemplazo lindo para mi mano y eso me da asco. El mensaje venía con un post data: “Voy a quedarme en casa hoy, estoy cansada. Igual quiero verte, siempre quiero verte y estar contigo. Tocarte y que me toques. Pero los sábado no te gusta salir y ayer estuvo larga la noche. Quería despertar contigo, eres un malo. Yo te llamo. Y te amo. Yo”
“Te amo”. Mi novia debería aprender a no decir tan seguido ese par de palabras, uno puede terminar creyéndose el cuento. Cerré el correo electrónico y abrí la ventana de Google. Apenas apareció el cuadro de búsqueda digité Igriega.
El buscador dio con 269 sitios dedicados a la difunta. Los dos primeros eran los oficiales: http://www.y.cl y http://www.y.com y en sus homepages dejaban claro que se necesitaba pagar para entrar, además avisaban que se requería tener instalada la versiones más recientes de Flash y Quicktime (o el último Realplayer o Windows Mediaplayer) para navegar al interior. Aunque sabía que ya no había nada dentro igual hice clic:

The page cannot be found The page you are looking for might have been removed, had its name, or is temporarily unavailable.

Me acordé de Igriega y de eso que dicen de cómo la vida se mueve en circulos, como una tonta serpiente que solo existe para intentar comerse su propia cola. Pura ironía.
Los otros accesos estaban divididos entre fansites, índices de desnudos y enlaces pornos. Busqué uno donde no hubiera que pagar y pasé. La bienvenida era un background negro con la advertencia de que si era menor de edad no entrara. Después apareció una lista de identidades exóticas ordenadas en forma alfabética. Igriega era la primera de la letra I y se repetía como la única en la Y. Una escueta biografía comenzó a desplegarse. Supe que era cáncer, que había nacido en julio, que tenía 24 años y que había filmado películas triple X en España, pero era en su carrera como e-ctriz donde había ganado más fama. Cero datos respecto a su trabajo como puta cinco estrellas. Busqué gallery y entré a conocer al más reciente objeto de mi afecto, en verdad era una mujer hermosa.

DOMINGO

ME FORWARDEARON EL segundo correo de Igriega a las 5 de la mañana y fue otro caluroso fantasma quien avisó de su llegada. Es curioso soñar dos noches seguidas (o días) con fantasmas. Mi abuelo decía que había dos tipos de fantasmas y ninguno de ellos tenía que ver con almas en pena. El primero era el terror nocturno, esa sensación invisible que molesta a los niños y que cuando uno crece se esconde en el interior de las pesadillas. La otra clase de espectro tiene una naturaleza todavía más trivial, tan común que ni siquiera nos percatamos de su presencia como tal. Es una molestia que interrumpe el sueño, un presentimiento que nos despierta en mitad del dormir por que hay algo que no calza, algo que se ha tomado por asalto la continuidad de nuestras vidas. Es la especie más común de apariciones, esa que algunos llaman sexto sentido, pero que no tiene nada que ver ni con sexto ni con sentido. Los duendes no existen, los fantasmas si, pero ese es otro cuento.
Abrí los ojos en medio de la noche. La temperatura aun estaba tibia y mi cuerpo había reaccionado a su molestia desparramando las sábanas sobre el piso. Encendí la luz, tuve que cerrar los ojos para que el quiebre no fuera tan brusco. Me acomodé sobre la cama y miré la hora: las cinco y dos minutos.
Tenía el computador encendido, bajando una nueva aplicación para Linux así que la primera figura que noté al mirar sobre mi escritorio fue el screensaver moviéndose en la pantalla. Me acerqué y abrí al desktop. La barra de herramientas me indicaba que tenía un nuevo mensaje y que todavía faltaban como dos megas para finalizar la descarga.

To: papa@enrednet.cl
From: ozymandias@aol.cl
Subject: Volvió a escribir
———–ORIGINAL MESSAGE———–
To: Y
From: List
Subject: Gracias por estar
Confiar demasiado en alguien puede ser peligroso… de hecho siempre lo ha sido. Créanme, no puedo pensar en la desconfianza, me cuesta. Creo que lo que trato de hacer es convencerme de que debería tener miedo. (mal que mal ustedes son representantes de tantos universos) Pienso en una serie de elaboraciones de pensamientos que me conectan con cánones ya escritos y designados desde mucho antes que hubiera nacido. ¿Por Dios? ¿Dios es amor? Lo dudo. Han visto las caras de terror de los creyentes, han visto lo fácil que es dibujar el susto hacia la divina providencia. He sido católica, he sido evangélica y no he sido nada. ¿Cómo puede una opinión deformarse tanto?… ¿Cómo puede una opinión deformarse tanto? Nada de esto tiene que ver con las sensaciones que me llenan en este instante, en este segundo en que no hay cabida a la razón. Sólo el silencio y la certeza de que a pesar de estar aquí, en este pálido y suave lugar, estoy terriblemente cerca de todos. De alguna forma he vuelto a nacer (y es divertidamente raro que lo diga), cosas que pensé nunca iba a sentir se activaron… y te doy las gracias por traerme aquí, por mostrarme un hogar. Al final he descubierto que pertenezco aquí. Estoy limpia. Descansen amados, donde quiera que estén. Good omens. Y.

Me quedé pegado en eso de que ahora estaba limpia. Pensé en que era fácil estarlo después de morirse. Hace tiempo alguien me había hecho la misma observación, pero no recordaba quien ni por qué. Hice reply con una pregunta

To: ozymandias@aol.cl
From: papa@enrednet.cl
Subject: RE: Volvió a escribir
¿Está ahí, sigue conectado?

Recordé a mi socia y mejor amiga y lo que me había dicho anoche, el asunto del suicidio y del contestador automático. Pensé en llamarla pero me quedé con el impulso petrificado en la forma de mi dedo estirándose hacia el celular, igual que en mi foto favorita de guagua. Era noche de fin de semana y lo más probable es que estuviera langüeteando la zorra de alguna perrita en algún motel caro, hay lujos y gustos que ni ella ni mi novia están dispuestas a perder, ambas tienen una fijación histérica con las sábanas limpias y el olor de los dormitorios.
Mi jefe no respondió. Pensé en el nick de su correo particular: papá. Papá de padre, de hombre de familia, el Lego de mi vida estaba sumando piezas cada vez más significativas, por no decir aterradoras.
Salí del dormitorio y fui por un vaso de agua a la cocina. La puerta de la pieza de mamá estaba cerrada así que o se había acostado enojada o estaba con alguien. Sólo la cierra cuando la forma de su existencia corre por una de esas dos alternativas.
Llené un vaso con leche con chocolate en lugar de agua y regresé al dormitorio. Me dejé caer, sin sueño, sobre la cama y apunté el control remoto contra la vieja catorce pulgadas que me acompaña desde mi cumpleaños número quince. Fui hasta CNN en español.
El dólar seguía estancado y la unión europea continuaba boicoteando la idea de los japoneses y norteamericanos de la moneda electrónica única. En Egipto continúa la cagada con lo del atentado y en Brasil hubo sesenta muertos en no sé que mierda. El portaaviones USS John F. Kennedy se unirá mañana al USS Carl Vinson y al USS Ronald Reagan en el golfo de Onán, presión diplomática le dicen. Comerciales. Un flemático tipo de cara alargada, como de lagartija, escupió los beneficios de una nueva bebida dietética capaz de hacerte bajar de peso y eliminar todas las grasas sobrantes del cuerpo en menos de quince días. Un enviado especial en el radiotelescopio de Arecibo, Puerto Rico, informó que continuaban recibiéndose las señales de radio desde la estrella Epsilon Eridani, distante a 8 años luz del Sistema Solar. Eran tan regulares que es casi imposible que sean naturales o casuales. Algunos radioastrónomos sostienen que se trata de un nuevo tipo de estrella pulsante, otros volvieron a atacar con que no debe subestimarse la posibilidad de que hayamos hecho contacto. Ningún gobierno se ha manifestado al respecto.
Puse canal Fox y deje que empezara cualquier cosa.

Anuncios

About fortegaverso

Periodista, escritor, editor, guionista. Autor de un par de novelas, un par de guiones, varios cuentos y mucho magterial inédito. Blogger y twitter. Hace algún tiempo, no importa cuanto, decidí recorrer el mundo por los caminos del mar... pero me arrepentí, la web es más segura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: