SANTA GRACIELA: VAMPIROS EN DICTADURA (2ª PARTE)

…de acuerdo al bando presidencial Nº 2345, ordenado por la Junta Nacional de Gobierno, presidida por el Capitán General Don Augusto Pinochet Ugarte, con fecha enero 17 de 1975, se autoriza el uso de las instalaciones militares de la Isla Santa Graciela, propiedad de la Armada de Chile, para la detención y procesos símiles de presos políticos. Christian Storaker Pozo. Comandante en Jefe Segunda Zona Naval. Intendente Suplente de Concepción.

Regimiento Reforzado Nº 7, Concepción. Mayo 1976

NOS DESPERTARON una hora antes que de costumbre. Mi cabo sonó la diana y ordenó de inmediato: “Carrasco, Medina, Troncoso y Sepúlveda, agarren sus ropas y equipo de campaña y esperen afuera en diez minutos. Ahí se les informarán sus órdenes”.
El quinto mes del segundo año de mi conscripción. Mala época para que te llamara el servicio. Las cosas no andaban bien después de que Allende y sus ladrones se robaran casi el país entero y era el ejército quien debía pagar por los platos rotos. Estábamos al mando ahora, lo que tenía sus cosas buenas y otras no tanto. Debimos hacer algunas cosas desagradables, pero eran órdenes y nuestro deber era acatarlas, además lo hecho se hizo por amor a la patria y como decía mi sargento, estábamos en guerra aunque afuera, en la calle, la gente no quisiera darse cuenta. Hacer y no cuestionar, era la moral del momento. Y lo teníamos claro. Sabíamos de cerca lo que le ocurría a los preguntones. Algunos habían ido a parar precisamente donde nos iban a llevar en un rato más, como Echeverría. Era un buen cabro, pero su hermano la cagó. En sus últimos años de universidad se había involucrado con una manga de upelientos, así que los carabineros lo apresaron una noche, casi a las tres de la mañana, en la casa de su madre. Esto debió haber ocurrido como año y medio después del golpe, cuando no llevábamos ni tres meses en el regimiento. Echeverría estaba desesperado y le prometió a su vieja hablar con algún superior para averiguar donde habían llevado a su hermano. Le dijimos que preguntar era una mala idea, pero en las cosas de familia no hay malas ideas, así que pidió permiso para hablar con mi capitán. Se lo dieron, él estaba contento, nunca más lo volvimos a ver. Nos dijeron que un camión de la marina se lo había llevado a Santa Gabriela.
El Cura y el Oso iban a estar al mando. El Cura era un capitán joven, con cara de intelectual de película antigua de detectives. Su apellido era Carmine, de ascendencia italiana y supuesto pasado nobiliario, pero para nosotros sólo era el Cura. De alguna forma se supo que antes de entrar a la milicia había estudiado para sacerdote, pero algo le sucedió. Algo con suficiente fuerza como para obligarlo a abandonar su decisión y cambiar las sotanas por el uniforme militar. Se decía que mantenía votos de virginidad y que a pesar de su vestimenta y del arma que llevaba al cinto, aún era un cura de verdad. Del Oso sabíamos todavía menos, tanto mejor así. Ni siquiera conocíamos cual era su rango militar, sólo que estaba por encima de conscriptos y soldados rasos y, en este caso, sólo por abajo del Cura. No le gustaba que le hablaran, menos nosotros. Desde el inicio nos advirtieron que cuando el Oso ordenaba, debía de hacerse que él pidiera sin abrir la boca. En el regimiento contaban que en una ocasión le había roto el brazo derecho a un conscripto porque este se había atrevido a saludarlo. El Oso era el gigante de los trabajos sucios, interrogador de prisioneros le decían con una sutiliza que a la distancia sólo puede causar risa. Y era bueno en lo que hacía. El apodo del mamífero plantígrado no tenía nada de gratuito, se lo ganó a punta de golpes, puños y un arsenal de fierros y cables. Contaban que sentía una especial debilidad por las niñas menores de edad, entre más pequeñas mejor. Y como el hombre se había ganado el derecho a tener sus privilegios, las autoridades le habían permitido algunas libertades. La esporádica desaparición de hembritas en la zona de Concepción, en los últimos años, era algo que los jefes habían conseguido mantener fuera del foco de la atención pública.
Nuestras órdenes eran simples. El personal acantonado en el penal de Santa Graciela había perdido sus comunicaciones con el continente desde hacía poco más de una semana. Ni desde acá, ni desde allá había contacto. La Armada envió un pelotón a investigar los hechos, pero tampoco se volvió a saber de ellos. Claro, este último detalle, jamás se nos fue informado. Los jefes sospechaban que pudiera tratarse de un motín o de lo que era aún peor, de una revuelta en la cual los presos se habían tomado el lugar. Por esa razón la Armada le había pedido al Ejército un pelotón de apoyo a la unidad de infantes que partirían en la nueva inspección. Nosotros éramos ese pelotón. Un oficial, su mano derecha, seis soldados y cuatro conscriptos de enlace.
–Los marinos se van a encargar de todo, ustedes van sólo para ayudar y observar, nada de abrir fuego –nos indicó el Cura, tras terminar de darnos las órdenes. De inmediato nos subimos a un camión que nos trasladó hasta la capitanía del puerto en Talcahuano, donde abordamos el lanchón de asalto, junto con el destacamento de infantes navales. Era mi primera operación militar de verdad, también fue la última.
A Santa Graciela le decían Santa Chela. Era (y aún lo es) un pequeño islote del tamaño de seis o siete campos de fútbol. Su forma era similar a la de un hexágono y hacia el Pacífico terminaba en una desordenada continuidad de rocas afiladas. El lugar no era más que un peñón embrionario del continente, ubicado un poco más allá del golfo de Arauco, a unos quince o veinte kilómetros de la costa. En días claros era fácil divisarlo desde los cerros más altos de Concepción, aunque casi siempre aparecía cubierto por niebla. A comienzos del siglo XX se emplazó en el lugar una estación ballenera con capitales conjuntos de Chile y Noruega. Y funcionó como tal hasta 1964, cuando la Armada requirió sus instalaciones paras convertirlas en un centro de entrenamiento de buceo táctico para la infantería naval. En 1970, y para reducir costos, los navales la abandonaron. Así permaneció hasta 1975, cuando, por orden del propio Pinochet, se dispuso que el lugar fuera transformado en un penal de reclusión para prisioneros políticos de ambos sexos. La idea era trasladar a Santa Chela a detenidos, en su mayoría jóvenes universitarios, vinculados a movimientos de izquierda y simpatizantes de la UP, apresados en el área urbana de Concepción y sus alrededores. Se contaban buenas historias de la isla. Decían que los marinos que estaban a cargo la pasaban muy bien con las estudiantes detenidas. “Habrá que verlo”, comentó Medina, cuando alguien recordó el rumor. “Y disfrutarlo”, sumó Troncoso. Yo preferí no abrir la boca y me metí un cigarro a la boca. En la proa del lanchón, el Oso mantenía su vista fija en el mar. Junto a nosotros, los ocho infantes navales con los que nos reunimos en Talcahuano ni siquiera nos miraban. Y atrás, sentado y revisando unos papeles, el Cura sólo se preocupaba que el trabajo se hiciera de la mejor manera. Arancibia, el capitán a cargo del personal de la Armada, ocupaba su sitio junto al piloto de la nave.

Anuncios

About fortegaverso

Periodista, escritor, editor, guionista. Autor de un par de novelas, un par de guiones, varios cuentos y mucho magterial inédito. Blogger y twitter. Hace algún tiempo, no importa cuanto, decidí recorrer el mundo por los caminos del mar... pero me arrepentí, la web es más segura

4 responses to “SANTA GRACIELA: VAMPIROS EN DICTADURA (2ª PARTE)”

  1. RP says :

    Este es mi favorito de .TXT, muy filmable.saludosRP

  2. munir eduardo eluti cueto says :

    HOLA COLEGA:ENTERAMENTE POLITICA TU CRONICA SOBRE el Capitán General Don Augusto Pinochet Ugarte, con fecha enero 17 de 1975,Y DESTACAS UN INFORME MILITAR FECHADO HISTORICAMENTE.EL MOTIVO ES CLARO: PRESOS POLITICOS, NO ME EXTRAÑA EN LO MÁS MINIMO YA QUE ESTA LITERATURA FUE CESURADA EN EL GOBIERNO DE PINOCHET.ME CITAS AL ENCARGADO Christian Storaker Pozo. Comandante en Jefe Segunda Zona Naval. Intendente Suplente de Concepción.Y HUBO MUCHA GENTE QUE TENIA A CARGO PINOCHET CON CARGOS FUNDAMENTALES A NIVEL POLÍTICO Y DE GOBIERNO, COMO TODOS SUS AGENTES DE CONFIANZA.SI CLARO QUE HABIAN MILITARES Y DE TODOS LOS RANGOS.FUE UN MOMENTO DURO EN LA HISTORIA DE CHILE, EL CAMBIO DE GOBIERNO DEL CHICHO ALLENDE A AUGUSTO PINOCHET, CON EL GOLPE DE ESTADO COLEGA. ESO NO LO NIEGA NADIE.AHORA HAY TEORIAS POLÍTICAS Y ECONOMICAS SOBRE EL INICIO HISTORICO DE LA DEUDA EXTERNA, Y EN QUE GOBIERNO EMPEZO, Y ADONDE FUERON A PARAR ESAS GRANDES SUMAS, YO EN LO PERSONAL TENGO UNA: A LAS CUENTAS PARTICULARES DE LOS BANCOS DE SUIZA.ORDENES SON ORDENES COMO DICEN LOS MILITARES, SON PARA ACATARLAS NO PARA PREGUNTARLAS NI CUESTIONARLAS.ECHEVERRIA INVOLUCRADO CON LOS upelientos, DE LA UNIDAD POPULAR, NO ME EXTRAÑA LA CLASIFICACION COLEGA, SE LA ESCUCHO A MI PAPA TODO EL TIEMPO.LO ALLANARON LOS CARABINEROS, SI ESA CONDUCTA ES NORMAL EN TODO GOBIERNO: ORDENES DE ALLANAMIENTO DE MORADA. ES QUE ASI EMPIEZA EL PROCESO Y DESPUES ES UN DETENIDO DESAPARECIDO MAS COLEGA. ¿VISTE COLEGA?, INFORMAN QUE ESTA EN SANTA GRACIELA PERO NO ES 100% SEGURO, TE LO GARANTIZO.ESA DESCRIPCION DEL CURA ME SUENA A TORTURADORES PROFESIONALES, COLEGA COMO LOS CRIMINALES NAZI DE LAS PELICULAS, QUE ALGUNOS ESTAN ESCONDIDOS EN CHILE ¿LO SABIAS? POR CONCEPCION HE SABIDO. Y ASI COMO ES PUERTO SALEN Y ENTRAN DEL PAIS.DE CURA A MILITAR AHI HAY COMO SEÑAL DE ARREPENTIMIENTO, A VECES ES DE MILITAR A CURA PARA TRATAR DE CALMAR LA CONCIENCIA PERSONAL, PERO LO APRENDIDO MILITARMENTE NO SE OLVIDA COLEGA, Y PERFECTAMENTE PUEDE SER UN ASESINO PROFESIONAL ENTRENADO.ES QUE NUNCA UN CURA VA A ANDAR ARMADO COLEGA, ESO ES SOSPECHOSO, AHI TE DEMUESTRA QUE NUNCA VA A DEJAR DE SR MILITAR, AUNQUE CAMBIE LOS JIRONES POR LA SOTANA, Y LO DE LA VIRGINIDAD LO DUDO; PORQUE LOS MILITARES SON MUJERIEGOS COMO ALGUNOS UNIFORMADOS QUE HE CONOCIDO EN PERSONA. SON ORGULLOSOS AUNQUE DIGAN AHORA QUE SON CURAS, PERO HACEN RESPETAR SU RANGO Y A VECES A LA FUERZA, PARTE DEL ENTRENAMIENTO DE LAS ARTES MARCIALES, AL CUCHILLO Y LAS ARMAS COLEGA, ESO ES VERDAD.ME SUENA A TORTURADOR PROFESIONAL COLEGA, VIOLENTO Y DECIDIDO Y MUJERIEGO COMO TE DECIA ANTERIORMENTE. SON PERSONAS INTOCABLES COLEGA Y TIENE PRIVILEGIOS DE HACER LO QUE DESEEN Y NADIE LES DICE NADA, HACEN VALER SU RANGO MILITAR.AHORA LA ARMADA HACE SUS MANIOBRAS Y NO DE EXPLICACIONES COLEGA, “ES SU TRABAJO, ORDENES SON ORDENES”, Y LISTO. EL CURA DA ÓRDENES Y SE LE DEBE RESPETAR.Y LOS CONSCRIPTOS SE MOVILIZAN EN CAMIONES, IGUAL QUE EN LAS PELICULAS BELICAS. LA UBICACION GEOGRAFICA-MARITIMA DE SANTA CHELA ES APROPIADA PARA MANIOBRAS MILITARES, POR ESO ELIGEN UNA ISLA, ES QUE ERES UN EXIMIO MANEJO EN EL ESTILO COLEGA AL DAR TODOS LOS DETALLES EN RECORRIOD LITERARIO, Y RELACIONADOS ENTRE SI, ¡¡¡¡¡ESTOY ASOMBRADO!!!!!SI TAMBIEN PUEDE SERVIR PARA LA PESCA DE BALLENAS, PERO A MI ENTENDER SU FINALIDAD ES POR LAS TACTICAS MILITARES, Y COMO ES ISLA, NAVALES. PERO LA FUERZA BELICA ES NETAMENTE MILITAR, Y SI REQUIERE AYUDA DE LA ARMADA AHI LA SOLICITA.SI EN SANTA CHELA, LLEVAN A LOS UNIVERSITARIOS QUE DESPUES SERÁN DETENIDOS DESAPARECIDOS DE IZQUIERDA O UPELIENTOS, POR EL ARGUMENTO DE ESTA CRÓNICA COLEGA.CLARO NO SOLAMENTE HAY VARONES SINO NIÑAS Y DE ESO NO ME CABE LA MENOR DUDA.LUEGO LOS ENCARGADOS DE MAYOR GRADO DE LAS OPERACIONES, HACEN SU TRABAJO BUSCANDO SU BENEFICIO Y COMO SON HOMBRES, IGUAL COMPRENDEN A LOS UNIFORMADOS.MIS CORREOS COLEGA:munireluti@yahoo.esmunireduardo@hotmail.com

  3. Donovan says :

    Hablando de vampiros: Anna Paquin se llevo Globo de Oro por True Blood

  4. Anonymous says :

    buen relato COLEGA….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: