Archive | mayo 2009

¿OPTIMUS FIRE O JET PRIME?

Anuncios

RAPSODIA COMIQUERA

  • “Yo odiaba a Queen antes de leer la novela de Dawson” (Jonathan Lethem)
  • “Aunque no te guste Queen, después de leer este libro lo primer que vas a hacer es descargar las canciones de esta banda” (Neil Gaiman)
  • “Dawson me hizo entender que había detrás de Queen” (Daniel Clowes)

Notable. En una sola palabra. Freedie y yo es una de esas novelas gráficas independientes que te emocionan hasta la médula. Poco más de 300 páginas sobre gente normal a la que le pasan cosas de gente normal. Pero sobre todo del sentido que ser fan tiene para la vida de las personas. De cómo una pasión por algo o alguien puede convertirse en uno de los ejes de tu vida. No es un guión brillante a lo Alan Moore (que bien que no lo sea) ni un arte gráfico que vaya a cambiar la historia, pero en la simpleza del blanco y negro de Mike Dawson hay suficiente corazón para no soltar el libro desde que lo tomas.

Freedie y yo es básicamente la autobiografía de Mike Dawson, un chico londinense que se muda a EE UU con su familia a mediado de los 80.

Todo era normal en la vida de Mike. Una familia normal, burgueses de clase media inglesa, una hermana menor odiosa con la que nunca se llevó bien, un hermano mayor punkie cuya vida giraba en torno a la idolatría a Joy Division, música que Mike no entendía. En verdad Mike no entendía la música pop hasta que en 1984 ve por casualidad el video de “I want to break free” de Queen y todo cambia en su vida. Su papá le regala el casete de A night in the Opera y el Greatest hits todo se desata. Queen se convierte en su reactor principal, la motivación de su vida, todo empezaba y terminaba en la banda de Mercury. A los 7 años se aprende completa “Bohemian Rhapsody” (en guitarra y con coros operáticos) con la cual compite en un torneo de talentos escolares (vestido a lo Freddie “Flash”) que pierde, porque se excede el tiempo de presentación (2 minutos y medio por acto, Mike pelea con el juez porque le cortan la canción).
-Gracias a Mike Dawson.
–La canción no termina, señor.
–Ya lleva más de tres minutos cantando, baje del escenario por favor.
–No antes de terminar.
En el entreacto, pelea con su hermana, que es fanática de Wham y su hermano que odia a Queen. Mike Dawson narra estos episodios con graciosas versiones dibujadas de las biografías de estos y otros grupos. La historia cómic de Wham inserta en el libro es de antología.
El 86, junto con la aparición de A Kind of Magic, Mike y su familia se mudan a EE UU. El viaje ocurre justo el día en que Queen regresa a los escenarios, por lo cual jamás podrá ver en vivo a su banda favorita. En su nuevo país el protagonista se enfrenta a la realidad de que allá nadie escucha a Queen, salvo por “Another one bite the dust”. Todo un golpe tras venir de un lugar donde el grupo es casi na institución real. Crea entonces, en un colegio de Nueva Jersey, un club de admiradores de Queen, donde el único integrante aparte de él es un muchacho que toca batería, cuya naciente pasión por Queen es rota cuando descubre a Rush, banda que también es novelizada gráficamente en el libro. La discusión adolescente acerca de cual disco es mejor, 2112 o Moving Pictures acarrea demasiados recuerdos, a mi al menos.

Mike crece, pero su amor por Queen no cambia, así también como su odio por el rock indie y sus tres acordes que en su opinión, nada aportan a la historia de la música popular. Pasa el tiempo, aparece The Miracle, el primer disco de Queen que no le gusta a Mike, luego Innuendo que lo hace recuperar la fe. Entonces Freddie Mercury asume su homosexualidad, confiesa padecer SIDA y después muere. Eventos que coinciden con el primer amor de Mike (aunque lo patean el día en que Mercury muere) y su reencuentro con su hermana, cuando ambos ven el recital de homenaje y George Michael (Wham) canta con Queen. Las dos bandas por las que pelearon durante años estaban juntas arriba del escenario. Mike y su hermana se abrazan en un instante dibujado absolutamente perfecto.

Y de ahí en adelante comienza el tránsito de Dawson hacia el yo adulto, marcada por reediciones de Queen, amores y estudios universitarios (de arte y dibujo). La historia de Nirvana y Kurt Cobain, su trabajo como caricaturista en un diario, un recital de Brian May al cual no va porque su novia de entonces se niega a acompañarlo (y sus amigos se burlan de su gusto musical). Un romance corto coloreado con “Las palabras deamor” y un casete regalado con las mejores canciones románticas de Mercury y co. Pasan más años, corren más vidas y más canciones viejas de Queen, todas son metáforas de amores y desamores. Hacia el final del relato, Mike y su madre, reencontrados en Londres, acuden a ver el musical We will rock you donde nuestro héroe decide que su primera novela gráfica será la historia de su vida, su familia y sus amores, enmarcados en la forma de Queen. Y regresa a EE UU, besa a su mujer, a su hijo y comienza a dibujar…

La edición en español (La Cúpula, 308 pags) incluye también un epílogo inédito. En Londres, Brian May recibe una encomienda, la abre y es el libro de Mike Dawson. Sale a la terraza de su casa, la lee y luego toma el teléfono. “Aló, Mike, soy Brain May, quería ver si puedes viajar a Londres, con Roger nos gustaría que nos acompañaras en el primer show de nuestro regreso”.

17 GRANDES CLASICOS JUVENILES

¿Por qué los que estamos entre los 30 y los 45 estamos tan cagados de la cabeza? Tal vez porque nuestros clásicos de literatura juvenil nunca fueron Dumas o Verne. No me vengan con cuentos, basta hacer un par de preguntas en facebook (la hice) para dar cuenta que nos criamos con seudociencia, literatura de “divulgación marciana, esotérica o religiosa” en lugar de grandes aventuras. Nuestra real ci-fi jamás fue Asimov ni K.Dick, eso vino después. Ser pendejo en Chile en los 70 y 80 nos cortó de estimulos culturales serios así que había que buscarlos por otros lados, yo al menos encontré estas joyitas. Y lo confieso, mucho de lo que soy, lo que hago y lo que escribo se lo debo más a estos libros que a Cortázar o a Borges. Y si, es la raja estar cagado de la cabeza y tener estas toneladas de tonteras en el disco duro. Lo que sigue es una biblioteca básica de 17 “grandes clásicos juveniles”. Y ando en campaña de recuperarlos, se aceptan datos de librerias de viejos y demases. También pensando que no sería mala idea reeditar a Santander Batalla, ¿que creen?

  1. Fue Jehová un Cosmonauta, Ricardo Santander Batalla
  2. El Triángulo de las Bermudas, Charles Berlitz
  3. Y la Biblia tenía la razón, Werner Keller
  4. Mi libro de historias bíblicas, ediciones Testigos de Jehova
  5. El oro de los Dioses, Erich Von Daniken
  6. Recuerdos del Futuro, Erich Von Daniken
  7. Los sin nombre, Manuel Saenz y Willy Wolf
  8. Yo visité Ganímedes, Yosip Ibrahim
  9. El Plesiosaurio de Loch Ness, Tim Dinsdale
  10. Los Desconocidos del Espacio, Donald Keyhoe
  11. Existió otra humanidad, J.J.Benitez
  12. El gran enigma de los platillos volantes, Antonio Ribera
  13. Las máquinas del cosmos, Antonio Rivera
  14. El misterio de la Atlántida, Dr. Fernando Jiménez del Oso
  15. El Retorno de los Brujos, Pauwells & Bergier
  16. La Tierra es Hueca, Ray Palmer
  17. 1999, Fin del Mundo, Charles Berlitz

DIALOGOS (20)


Dos viejos ante una estampilla en una feria filatélica en Plaza Mayor, Madrid, hace 10 días.

–Que es igual.
–Que no lo es.
–Si te digo que no es la mism.
–Te digo que no lo es, que yo la tuve.
–Que no la tuviste.
–Y tu que sabes
–Pues que lo sé…
–No es igual.
–Es igual.
–Que yo la he visto.
–Que yo también.
–Que en la esquina esta se ve el rey don Juan Carlos.
–Que en la otra no se veía.
–Que se veía, tronco.
–Que no se veía
–….
–Que es la misma.
–Que no es la misma.
–Que es igual.
–Que no lo es

792 CANCIONES PARA HACER LA VIDA UN POCO MEJOR

GENIUS OF LOVE, de y por Tom Tom Club

AVISO FREAK


Más info en el blog de Baradit

¿BEST SELLER PATRIO?

Hace dos años JC Sáez Editor publicó Preludio de Sombras (Opus Wagner), una entretenida historia de complots, códigos esotéricos ocultos en la música de Wagner, guapas heroínas y tesoros del III Reich. La firmaba Eitan Melnick, doctor y marino chileno, radicado en Israel y según la editorial se trataba de un “best seller chileno”. De La Tercera me enviaron el manuscrito para que escribiera de él en la desaparecida revista Cultura, texto que pueden leer aquí. La novela era entretenida, un poco enredada, pero sabía agarrar al lector desde el inicio y lo que me pareció más relevante, no tenía nada que envidiar a un thriller gringo clásico. Sucedió: Preludio de Sombras tuvo una injusta y relegada carrera en librerías chilenas y salvo mi columna nada más apareció del libro en la prensa criolla… Pero Melnick tenía un as bajo la manga y este año reeditó la novela en España, a través de Algaida, un sello especializado en textos de estudio y novela histórica. El detalle es que el libro fue retitulado como La Clave Wagner y presentado con un arte comercial, tapas duras y atractivo texto de contraportada. Y como las cosas ahora se hicieron bien, Melnick ha tenido una tremenda recepción en Europa y se le compara con “bestselleristas” como Carlos Ruiz Safón y Javier Sierra, destacándose la originalidad de la propuesta. El mismo libro, dos versiones, dos mercados. En Chile nadie acusó recibó, al otro lado del Atlántico está en las listas de FNAC, Casa del Libro y destacado en la revista Que Leer. Nadie es profeta en su tierra, dice el lugar común, a veces es muy cierto. Preludio de Sombras o La Clave Wagner, hay que decirlo, el editor español tuvo mejor ojo comercial con el título, tambien en el arte de la portada. Bien por Melnick y bien por el desarrollo de la literatura comercial chilena. Un verdadero gol que necesita ser reconocido.