Archive | abril 2011

¿DONDE ESTAS OESTERHELD?

La prueba concreta de la existencia de vida extraterrestre la tuvimos una noche de invierno de inicios de los 60, cuando una nevada de copos brillantes se dejó caer sobre Buenos Aires. Cuatro amigos se encontraban en la casa que Juan Salvo ocupaba, junto a su mujer y a su hija, en el barrio porteño de Vicente López. Jugaban al truco y escuchaban radio, pero vino la noche y con la noche la nieve; nieve que no era nieve y con ella la muerte. La gente comenzó a morir y los pocos supervivientes se vieron de pie ante la espantosa realidad de que el mundo había sido tomado por seres de otras esferas. Todo se había acabado. O todo recién comenzaba. Salvo y sus amigos se unieron en una improvisada resistencia que finalmente logró una victoria momentánea sobre los invasores, pero el precio que pagaron fue demasiado alto. Todo no había sido más que una enorme trampa, los aliados del héroe fueron convertidos en zombies-robots y su mujer y su hija se perdieron en el continuo del espacio y el temporal, obligando a Juan Salvo a robar una nave y partir en su búsqueda, sólo para acabar perdido entre los pliegues de la continuidad, condenado a ser un viajero de la eternidad, un Eternauta…

Macabra sincronía, El Eternauta parte con un “metacómic” donde Héctor Germán Oesterheld, su guionista y creador, aparece (dibujado por Francisco Solano López) en su escritorio, con las ventanas abierta de su casa, buscando inspiración para crear una de las tantas “tiras cómicas” que publicaba en la revista Hora Cero Semanal. Entonces, de la nada, siente un ruido, ve un resplandor y se le aparece Juan Salvo, quien le cuenta la historia que el narraría más tarde, como un modo de advertir al planeta acerca de la inminente invasión. Invasión que finalmente llegó. Claro, no del espacio exterior sino de mucho más cerca.

Veinte años después de que Oesterheld relatara su historia de supervivencia ante el dominio de un enemigo más fuerte, él mismo fue incapaz de sobrevivir. Los atacantes no tenían armas de rayos ni venían en platillos volantes; vestían de uniforme, usaban cascos y pensaban que su ideal de lo correcto y el orden se imponía a la fuerza: las “botas locas” de la canción de Charlie. Imitando a su Juan Salvo, Oesterheld y su hijas se unieron a la resistencia, y como en el cómic también “ellos” se encargaron primero de las niñas y sus respectivas familias y luego del padre. El 25 de abril de 1977, Héctor Germán Oesterheld se esfumó del mundo, no en un ovni, sino en un furgón de la patrulla militar de La Plata. ¿Dónde estas Oesterheld? escribieron cientos de viñetas a lo largo del mundo, ninguna tuvo respuesta.

Juan Salvo se esfumó en el tiempo buscando a su mujer y a su hija, Oesterheld siguiendo el destino de sus hijas y nietos. Dios a veces es el más cruel de los guionistas, en las páginas de El Eternauta se nos describe el genocidio de una raza, lo de su autor fue el genocidio de una familia, su propia familia. Y en esa perspectiva cualquier lectura posterior de esta obra cobra el mayor de los sentidos, no es una historieta de ciencia ficción, sino una visión profética del destino de Latinoamérica. En 1969, cuando Oesterheld rehizo su obra maestra, esta vez con lápices de Alberto Breccia, dio a Favalli, uno de los personajes del libro, el rostro de un político chileno que había visto en un diario: Salvador Allende. No es difícil imaginar cual fue el destino de Favalli.

Resulta curioso que cuando se cumplen 33 años de la desaparición de Oesterheld y su familia, se estrene en cines locales la adaptación a la pantalla grande de Thor y dos días después se presente en librerías el anunciado regreso del Dr. Mortis, todo en un marco que adelanta la celebración de una primera ComicCon en nuestro país. La historieta está de moda, es un producto deseado por las editoriales, inspira cátedras universitarias, aparece en las páginas culturales de los diarios e incluso en notas de prensa en la televisión. Nada es gratis, ocho de las diez películas más rentables de la historia están basadas en personajes de cómics y ya se anuncia una avalancha de más héroes de colores bajo la bendición de Hollywood. Hay lucas dando vueltas y no… lee el resto acá

Columna publicada hoy en El Dínamo.cl

60 KILOMETROS (REDUX): YA EN KIOSCOS, $ 1990

KM 2

La velocidad aumenta y las cosas pasan cada vez más rápido. Estamos a punto de alcanzar la velocidad crucero, tuve suerte, me embarqué en el crucero más veloz de la flota. Escucho el retumbar de los motores iónicos y el zumbido molesto del reactor de antimateria. Vamos a plena potencia, a este macrokilometraje ni los cazas tridentes de la Armada Corsaria nos darán alcance. La mayoría de los pasajeros se distraen con holopelículas, otros miran revistas 3D. En el lugar de enfrente, tras el corredor, un escamoso zortuniano se deleita con la proyección sensorial de una hembra verde, de anchas cadenas y seis pechos, que completamente desnuda ofrece sus encantos al lector. Pienso en que la amiga no esta mal, aunque soy más tradicional para mis gustos y prefiero a las terrícolas, las de doble teta. Vuelvo a mirar la proyección y al hacerlo mis dos ojos se cruzan con los tres del alienígena. Parece que no le gustan los mirones así que cierra su revista, huevón pesado, los hay en todas partes del universo.
Me acomodo sobre el acolchado del asiento y escucho la voz del comandante que nos anuncia que pronto vamos a entrar al hiperespacio. Nos pide abrocharnos los cinturones de seguridad, le obedezco; amo los hipersaltos, no hay experiencia más alucinante en los viajes interplanetarios. Una aeromoza rubia y de generoso trasero aparece al extremo del corredor y nos avisa que estamos a un minuto de entrar a curvar el espacio- Para amenizar la espera nos recomienda escuchar música, que en el servicio de viaje hay disponible de todos los estilos y para todos los gustos. Busco algo del siglo veinte, Iron Maiden mi grupo favorito de música clásica. Hago clic en No prayer for the dying, no es mi trabajo favorito de ellos pero me gusta “Tailgunner” la última canción del registro, cuando la escucho me imagino participando de una de esas viejas guerras disponibles en los simuladores de historia, encajado dentro de una burbuja de cristal bajo los timones posteriores de una prehistórica máquina voladora de propelas giratorias, disparando cañones manuales contra los aviones que nos atacan. Me gusta la historia, siempre me ha gustado.
–Tres segundos para el salto –indican desde el puente de mando–. Dos segundos… un segundo…
Ya estoy listo para ver las estrellas estirarse y sentir que soy mil veces más veloz que la luz, para saberme más fuerte y poderoso que el tiempo y el espacio. Vino el sacudón hiperespacial al desplegarse el agujero de gusano, ahora…
Hay un fuerte tirón al detenerse el bus. La realidad me toma de sorpresa; se supone que ya debería estar acostumbrado, soy un viajero de buses bastante experto, pero siempre ocurre algo que no estaba en mis listas. ¿Qué habrá ocurrido? ¿Atropellamos a alguien? ¿Se acabó el mundo? Las tres interrogantes tienen respuesta negativa y las supuestas hipótesis que pudieran ser formuladas quedan en nulo; simplente se trató de un semáforo en rojo, finalmente el mayor poder de todo el universo, un corte negativo y en seco en la continuidad del espacio y el tiempo.

KM 3

Verde, volvemos a ponernos en movimiento. El bus acelera y enfila hacia la carretera, este tercer kilómetro es el más fome de todos, nunca pasa nada. Aquí y ahora tampoco.

Si quieres másm corre a tu kiosco más cercanos. Más noticias aquí

LIBROS: DESCARGA “GAMES OF THRONES” DE GEORGE R.R. MARTIN EN ESPAÑOL

¿Ya vio (por descarga o streaming)  la nueva serie de HBO,  GAMES OF THRONES?  Si lo hizo o está esperando mayo, cuando se estrene en HBO Latam esto puede interesarle. El PDF de la inconseguible edición en español de la novela de George R.R. Martin que lo inspira todo: CANCION DE FUEGO Y HIELO 1: JUEGO DE TRONOS. Ok, es delito, pero también utilidad pública, si el libro fuera fácil de conseguir en este lado de planeta, nica lo subo. Estará arriba hasta que nadie diga lo contrario, así que piolas. Otra cosa, son 7 libros, 4 están editados y publicados en español. Acá sólo subiré el uno, nunca tan barsa.

Descarga aquí, CANCION DE FUEGO Y HIELO 1: JUEGO DE TRONOS de George R.R. Martin

Some content on this page was disabled on January 3, 2017 as a result of a DMCA takedown notice from GIGAMESH FANTASIA Y CIENCIA FICCION, S.L.. You can learn more about the DMCA here:

https://en.support.wordpress.com/copyright-and-the-dmca/

Adios Manuel Bauer

Gracias a todos los que de una u otra forma estuvieron en estos 6 años.
GRACIAS TOTALES

Todo viaje tiene un final. Jack descubrió cual era su misión en la isla y que jamás iba a salir de esta, mi tocayo que jamás iba a poder dejar los fantasmas de la CTU, Jerry y los suyos que tanto bullying debía pagarse, Rachel que Ross iba a estar esperándola, Luke que tenía razón al pensar que algo bueno había en Vader, Frodo que con destruir el anillo no terminaba su misión, la lista es larga, tanto como uno quiera, si existe el Génesis hay un Apocalipsis, si hay una largada también una meta. Todo lo que sube debe de bajar dijo alguna vez Newton y lo comprobó cuando una manzana casi le rompe la cabeza.

Manuel Bauer nació hace cinco años y por una casualidad de esas que suceden contadas veces. La biografía del personaje dice que es un arquitecto, colaborador de VIVE!, miembro del comité editorial de la revista, fanático de la serie, separado con un hijo y con muchos problemas con las mujeres. Cuando nos propuso la columna la idea era que escribiera de tele, trivia de series, datos sabrosos, mucho material para los serie adictos. No funcionó mucho… de hecho llegaban hartas cartas en su contra, hasta que de la nada la columna se convirtió, como en Seinfeld, en algo sobre nada. Es decir el cable pasó a un segundo plano y Manuel Bauer comenzó a hablar de su vida, la vecina sexy, la ex esposa, amigos que se comportaban como Homero Simpson, un papá que estaba loco como Red Bauer, historias con alumnas en práctica, si hasta tira cómica tuvo… Digo tuve, como esto despidiéndome y pronto a confesar la verdad del cuento, tiendo a hablar en tercera persona, como futbolista. No más, lo prometo.

Han sido cinco años, primero sólo en la revista, luego cinco veces al mal, continuando mis aventuras en el blog, que dio origen a lo que hoy todos conocemos como SomosBlogs. Hicimos locuras, como inscribirnos en Facebook y lograr má de 1500 amigos para un tipo, que en verdad no existe. O bueno si, pero no como todos creen. Manuel Bauer fue un experimento, pero sobre todo ganas de contar una historia. Claro, la idea no es nueva, no inventamos la rueda. Durante cinco años el escritor Breat Easton Ellis le hizo creer a los lectores del New York Post que era una mujer a través de una columna mensual, en Chile tenemos el caso de Consuelo Aldunate de revista Ya y Alberto Fuguet como Enrique Alekán en Wiken. No se trata de mentir o de engañar a los lectores,  sino de hacerlos cómplices de una locura común. Muchos lectores que averiguaron mi verdadera identidad me han atajado en la calle para decirme que el secreto está a salvo. ¿Cree un monstruo? No, simplemente Manuel Bauer es de todos…

Manuel Bauer es de todos. No es un personaje de VIVE, ni de VTR ni siquiera de quien está detrás de la firma. Pero llego la hora no de despedirlo sino de reinventarlo, puede que cambie el nombre, pero las historias van a seguir, son parte de todos nosotros. El hijo, la ex, las ex, la profesión, la vida alrededor de un control remoto; con sutiles diferencias pero se ajustaba bastante a la realidad. De hecho el nombre de Manuel Bauer surgió de mi fanatismo por Jack Bauer y por el segundo nombre de mi abuelo. Los secundarios tenían algo de mis cercanos, las chicas tenían un poco de mis propias novias y esposa, el amigo parecido a Homero Simpson es real y trabaja en El Mercurio, el síndrome House me pasó con un practicante de la revista VIVE! y así un largo etcétera.

Escribir a Bauer fue inventar un universo, meterse en la cabeza de un hombre diez años mayor, tratar de descubrir e inferir como pensaba, no sé si lo logre, pero al parecer anduve bastante cerca, la respuesta fue positiva de parte de ustedes, eternos lectores. Pero lo confieso, era complicado, hay mucha distancia y mundo entre los 46 de Manuel y mis 36, también entre arquitectura y mi verdadera profesión: periodista. Claro, eso se arregla conversando con amigos arquitectos, leyendo libros de arquitectura e inventando ideas extrañas como un imposible curso de la arquitectura en el cine, ¿lo recuerdan? ¿Sabían que me llegaron mails preguntando si podían ir como oyentes? ¿Sabían que me invitaron a salir cuatro veces y tres me declararon su amor por mail? ¿Qué fui invitado a cumpleaños y fiestas?  A ratos me sentí como si hubiera creado un monstruo, más de alguna vez me pararon en la calle para preguntarme si yo era Bauer (el dibujo y yo nos parecemos), finalmente asumí que más que una columna lo hecho estos cinco años es una gran novela por entregas (no sería mala idea recopilar las columnas como libro, aunque la mitad se perdió en un computador hoy muerto), un libro interactivo, un e-book antes de que se popularizara el tema, casi una serie de TV pero por escrito, finalmente un trabajo divertido que alguien tenía que hacer. Yo la pasé bien haciéndolo, espero que ustedes también leyendo.

Y llegó el momento, me siento como Clark Kent sacándose los lentes frente a Lois o a Batman quitándose la capucha antes (ponga la novia que quiera de la larga lista del encapotado, mi favorita es la que se viste de gato) y como dice Robert Downey Jr. al final de Iron Man… “Mi nombre es Francisco Ortega, desde hace casi 10 años trabajo para VIVE y VTR, pueden seguirme en twitter como @efeortega y sí… yo soy Manuel Bauer, lo he sido desde febrero del 2005, aunque muchos ya lo sabían. Gracias por estar”.

El Enigma Sierra: Versión Uncut

Versión publicada en La Tercera, aquí

Versión completa, con lo de  Milenio 3, sigue leyendo.

Llega  “El Ángel Perdido”, su última novela:
El Enigma Sierra

Investigador de lo desconocido, figura clave del programa radial de culto Milenio 3, director de revistas como “Mas Allá” y novelista. Javier Sierra no sólo es hoy el escritor español más exitoso, también quien logró lo imposible: entrar al top 10 de la lista de best seller del New York Times.

Si uno hace el ejercicio de escribir el nombre de Javier Sierra en Google da como resultado alrededor de un millón y medio de enlaces relacionados con su identidad, el doble que los autores españoles que lo siguen (Carlos Ruiz Zafón y  Arturo Perez-Reverte) e incluso un poco más que Ken Follet. Si eso no dice mucho, tal vez lo haga los datos de ser el autor de la novela hispana más traducida de la década (42 idiomas), del mayor lanzamiento en inglés para alguien de nuestra lengua (400 mil ejemplares de una primera edición) y de haber logrado escalar hasta el número 6 del ranking de más vendidos del New York Times, el olimpo de la literatura comercial, todo con un solo libro, “La Cena Secreta”, lo más parecido a un best seller global que se ha publicado en el idioma de Cervantes.

Javier Sierra compite en la arena de los que venden, de los que conquistan lectores en supermercados y aeropuertos, lo suyo son las masas y en esa cancha, sus goles han sido hasta ahora todos certeros. Periodista de profesión, autor de varios libros de investigación de esos temas llamados “desconocidos” (Ovnis, misterios históricos, civilizaciones perdidas), editor de la emblemática revista “Mas Allá” y participante estrella del programa radial más exitoso de España, Milenio 3 (y por añadidura de su versión televisiva Cuarto Milenio) pasa hoy por su mejor  momento. Tras el éxito de “La Cena Secreta” acaba de presentar en España, “El Angel Perdido”, thriller histórico con elementos sobrenaturales que en mes y medio ha sumado cuatro ediciones, permanecido implacable en el top 1 de ventas y está listo para ser presentado en Estados Unidos durante el segundo semestre. Y además ha sido bien recibido por la crítica, que siempre se mantuvo alejada del escritor por su estatus de superventas.

“Una división muy provinciana”, responde Sierra a través del mail, haciéndose un espacio en la saturada agenda que lo tiene realizando el mayor tourbook que un escritor español ha realizado en su país, técnica de marketing literario típica en el mercado anglosajón y que en España están “piloteando” con él. “Lo que importa es que sean libros buenos, no si son comerciales o artísticos. En su tiempo El Quijote fue un best seller, pero hoy es un clásico. Y lo mismo sucedió con Shakespeare o El nombre de la rosa de Eco, por citar un texto contemporáneo. Ahora, no es algo que me preocupe. En los tiempos que corren ser hoy un best seller es el mejor paso para que la academia te reconozca dentro de cien años”.

Pero no puedes negar que cumpliste el sueño de cualquier autor, vivir de tu obra y eventualmente hacerte rico…
“Pero ese nunca fue mi sueño. En serio. Siempre me bastó con aprender y poder contar lo que aprendía. No obstante, es maravilloso saber que con mi trabajo hay muchas personas que se ganan la vida, desde el fabricante de papel, al impresor, pasando por los transportistas o los libreros. Que una idea mueva al mundo es un privilegio del que no demasiados podemos sentirnos orgullosos, eso es una fortuna”.

¿Qué te pasa cuando te llaman el Dan Brown español?
“Pienso que tal vez a Dan Brown lo llaman el Javier Sierra norteamericano…”

La comparación saltó a raíz de “La Cena Secreta”, donde la figura protagónica de Leonardo DaVinci hizo que muchos hicieran el vínculo con “El Código DaVinci”…
“Y que no se preocuparan de averiguar que mi novela era anterior a la de Brown y por lo mismo tampoco la leyeran. “El Código da Vinci”  no puede  compararse a “La Cena Secreta” de ninguna manera, de partida se trata de un thriller con un ritmo muy distinto a mi libro. También su “corpus” teórico es muy diferente. El suyo, es la conspiración “grialica”, la idea de la descendencia de Cristo, el mío se basa en observaciones sobre el “arte de la memoria” que estudiaban los artistas del tiempo de Leonardo antes de ejecutar sus pinturas. Lo curioso vino que después, cuando “La Cena” se publicó en inglés y se convirtió en éxito en las listas del New York Times, muchos volvieron a mi texto y “concluyeron” que estaba mejor resuelto, y escrito incluso, que el de Brown”.

En busca del arca perdida

Julia Álvarez es una atractiva historiadora de arte especializada en reconstrucción de obras medievales. Como tal se encuentra trabajando en el portal de la Catedral de Santiago de Compostela cuando un extraño enmascarado ingresa y trata de comunicarse con ella. Antes de que el desconocido diga o haga algo aparece un oficial del servicio secreto norteamericano que a punta de tiros frustra el contacto. Tras el incidente, el estadounidense se identifica, le dice a la historiadora que acaba de salvar su vida y luego le comunica que su esposo, un climatólogo y agente encubierto de Estados Unidos (algo que ella ignoraba) ha desaparecido en Armenia, cerca del monte Ararat donde se supone está el Arca de Noé. Se desenreda así una trama que mezcla espionaje, misterios históricos, sucesos paranormales, alta tecnología y una misteriosa técnica ancestral para traer a la Tierra entidades superiores, esas que la Biblia llama ángeles.

En “El Angel Perdido” se siente mucha investigación en terreno, hay datos prácticamente en cada párrafo, ¿jugaste al Indiana Jones antes de escribirlo?
“Bastante. Los viajes de investigación se iniciaron en 2006 en Inglaterra, buscando las huellas dejadas por el astrólogo John Dee en la corte de la reina Isabel. La ruta  me condujo incluso a escenarios que después descarté, como los obeliscos egipcios de Roma, importados en la época de los césares y por supuesto al Ararat donde jugué a buscar el Arca de Noé, sin éxito, claro… Me gusta eso de jugar al Indiana Jones y al escritor, tengo la impresión de que el uno sin el otro no podrían vivir. Necesito del estudio y del trabajo de ratón de biblioteca para singularizar los elementos que después incorporaré en mis escritoss, y de la investigación “de campo” para forjarme una idea precisa de los asuntos que abordo”.

“La escritura es siempre el último paso que doy. Hasta que no estoy seguro del terreno que piso no me atrevo a comenzar a trabajar sobre el esquema de la novela y, después, sobre su redacción.  En el caso puntual de “El Ángel Perdido”, lo más laborioso fue el proceso de reescritura. Envié partes de la trama a geólogos e historiadores amigos, y hasta busqué nativos de Armenia que me pudiesen echar una mano con las frases en su idioma natal”.

¿En “El Ángel Perdido” usas la técnica del capítulo corto terminado en cliffhanger, una técnica narrativa tradicional del thriller “norteamericano”?
“Esa decisión obedece a una larga reflexión por mi parte, que ya se inició cuando escribí “La Cena Secreta”. En esa novela ya anticipaba mi intención de terminar cada capítulo “en alto”, con la tensión que invitara al lector a continuar. Regresé a ella en la profunda revisión que en 2008 hice a mi primera novela, “La Dama Azul”, aunque es cierto que en “El Ángel Perdido” esa técnica se aprecia más que nunca. La culpa la tiene el mundo audiovisual en el que vivimos, que influye en el modo que tenemos los escritores de contar nuestras historias. Queremos ser más visuales, más directos, e impedir que quien nos lea haga “zapping” a otras obras”.

¿Por qué una protagonista femenina y en primera persona?
“Mi  novela bebe de la antiquísima tradición de textos que reconstruyen el llamado “viaje del héroe” enunciado por Joseph Campbell. Libros como “La Odisea” o la Epopeya de Gilgamesh que narran el itinerario que recorren sus protagonistas por hacerse con una enseñanza u objeto vital que les salve la vida. Cuando me planteé “El Ángel Perdido” fui muy consciente de que había llegado el momento de modificar ese modelo y empezar a construir un “viaje de la heroína”. Y estoy muy satisfecho: una mujer permite transitar a la vez por dos mundos muy ricos, el exterior y el interior, y reflejar con más intensidad las contradicciones de nuestra existencia”.

Aunque en Chile tiene fieles lectores, el nombre de Javier Sierra es más conocido por su participación en Milenio 3, programa radial español que en nuestro país tiene estatus de culto gracias a las descargas de internet. Creado hace diez años por el periodista Iker Jiménez, es hoy el show radial más exitoso de la madre patria, tiene su versión televisiva (Cuarto Milenio) y ha iniciado franquicias en México y próximamente en Argentina. La formula es simple: cada medianoche de sábado y por dos horas, Jiménez, Sierra y sus invitados asustan a los radioescuchas con cuentos de Ovnis, maldiciones, misterios históricos, grabaciones de fantasmas y conspiraciones. El show ha inspirado dos libros, tres colecciones de fascículos, un par de discos y una serie en DVD, teniendo especial acogida entre el público joven. Se ha dicho que en España, nadie sale el sábado hasta que terminan los “milenaristas”.

“Las nuevas generaciones siempre son rebeldes con lo establecido, con la ortodoxia, así que comprendo y comparto su fascinación por los temas que aborda Milenio 3. La emoción por lo misterioso, por lo oculto, es propia de mentes ansiosas por descubrir. Y a los críticos que dicen que esto es superchería, pues me temo que aún queda mucho por hacer al respecto, es cosa de revisar la programación de Discovery Channel. Te diré algo: estas “pseudociencias” serán el motor de muchos descubrimientos científicos en el futuro. Con su lenguaje críptico los viejos alquimistas teorizaban con conceptos que ahora parecen actuales para la física de partículas”.

¿Es verdad que te gustaría escribir una libro a medias con Iker Jiménez?
“Iker y yo nos conocemos desde hace muchos años y compartimos una filosofía de trabajo común. Hacer algo a cuatro manos es difícil, y más si es novela, pero si a futuro halláramos un proyecto que nos divirtiera no lo descartaría en absoluto. Y él tampoco”.

60 KILOMETROS (REDUX EDITION): INTRO

 

Consideraciones a esta edición redux

60 Kilómetros fue publicada en junio de 1993, después de resultar finalista en el Primer Concurso de Novelistas Jóvenes organizado por Editorial Los Andes el año anterior. Por sugerencia del editor y de un par de lectores se me pidió “normalizar” el texto, dándole nombre propio al protagonista (para lograr empatía con los jóvenes) e identificando a las ciudades entre las que se realiza el trayecto como Temuco y Victoria (para darle un sustento geográfico). Se me sugirió también agregar un epílogo, tipo final feliz, propio de la llamada novela juvenil de aprendizaje, el que fue llamado KM 60+1. Esta edición Redux regresa sobre el texto original, el que participó en el concurso y hasta hoy permanece inédito; desaparece así el nombre de Wally y nos quedamos sólo con un narrador no identificado, como siempre debió ser, Temuco vuelve a ser Capital Regional y Victoria, la Ciudad del Heroico Nombre. Del epílogo, simplemente jamás existió. Se incluyen además notas a pié de página para explicar términos y modos que quedaron en 1991-92 y que pueden resultar ajenos al disco duro de nuevos lectores, así mismo algunos capítulos (no pocos) fueron modificados por problemas de mal envejecimiento, ya saben, muchas cosas suelen cambiar en 18 años, otras no. Suban a bordo del bus, están todos invitados.

 

60 Kilómetros está dedicado a locos, enfermos, jóvenes, ancianos, mujeres, hombres, vampiros, licántropos, zombies, marcianos, venusinos, zeta reticulianos, annunakis, reptilianos, hechiceros, rockeros, poperos, raperos, folkloristas, profesionales, artesanos, contratados, colaboradores, cesantes, poetas, músicos, matemáticos, religiosos, ateos, agnósticos, profesores de las provincias de Cautín y Malleco, profesores del resto de Chile, enfermos de la guata, de los pies, de la cabeza, maniáticos, docentes, educandos, homosexuales, polisexuales, metasexuales, heterosexuales, hipersexuales, zoofílicos, parafilicos, metafísicos, exorcistas, ángeles, arcángeles, serafines, querubines, potestades, curas, pastores, mediums, mujeres lindas, mujeres feas, pobres, ricos, negros, chinos, caucásicos, rusos, árabes, kriptonianos, alderanianos, gondorianos, al emperador galáctico, Jehová cosmonauta, Alá de las alturas, Jesucristo hermano de Horus, Syd Barrett, Lovecraft, Batman y Kal El. También a Mampato, Ogú y Rena, Roy Betty y Roy Neary a los que se quedaron en el camino, a usted…

Pronto novedades, quedan pocos días. Noticias aquí

Gabriel Rodriguez recibe tres nominaciones a los Oscar del comic

 

Gabriel Rodríguez disputará, entre otras, la categoría de Mejor Dibujante por “Locke & Key” en los reconocidos premios Eisner 2011. Gran espaldarazo para este bullante sector en Chile

Enorme sopresa -y de paso alegría- causó anoche en las redes sociales la noticia de que un chileno aparecía nominado en tres de las categorías de los prestigiosos premios Eisner 2011, considerados los Oscar de la industria del comic.

Sin embargo, para quienes conocen a Gabriel Rodríguez (@gr_comics) la noticia no era más que la confirmación del buen trabajo del dibujante en “Locke & Key” (IDW), obra que creó junto a Joe Hill y la cual no sólo ya había estado en la mira del citado galardón sino también, en la de los British Fantasy donde obtuvo el título de mejor “Novela Gráfica” hace dos años.

Ahora en los premios creados en honor al mítico Will Eisner, la creación de Rodríguez postula en las categorías de “Mejor Serie”, “Mejor Número Único” y “Mejor Artista (Dibujante/Entintador) además de “Mejor Guionista”, apartado en el que compite Hill. De hecho, este trabajo aparece como uno de los más seleccionados en la lista dada a conocer ayer en Estados Unidos y publicada integramente en medios como The Washington Post.

Lee el articulo completo aquí