Archivo | Criptomundo RSS for this section

EL EXTRAÑO CASO DEL ABOMINABLE HOMBRE DE LAS NIEVES DE RENGO

En 1958, el diario LA GACETA de Santiago reporteó unos curiosos rumores acerca de la supuesta existencia de una versión local del Yeti, en Rancagua hacia la cordillera. Esta es una selección de algunas de esas crónicas bizarras, si quieren más, hagan clic aquí.

EL ABOMINABLE HOMBRE DE LAS NIEVES DE RENGO

Ante los insistentes rumores de la extraña aparición de un enorme y peludo hombre-mono en un valle cordillerano situado de Rengo al interior, junto a los faldeos del cerro Palomo a 4.850 metros de altura, nuestro corresponsal en Rancagua Antonio Cárdenas Tabíes se trasladó ayer al pueblo de Popeta, donde viven alrededor de 20 familias campesinas y algunos arrieros. Cárdenas entrevistó en el terreno mismo a las personas que vieron al extraordinario ser. Comprobó que más de quince personas aseguran “por la virgen y la salud de sus hijos”, que el monstruo mitad mono mitad hombre existe.
Afirman emocionados que “medía más de dos metros, daba enormes saltos, tenía el estómago prominente, los brazos flacos y huesudos y se tapaba con cueros”.
Nuestro corresponsal agrega: El lugar que serviría de vivienda al espantable ser, es un valle denominado “De los Huesos” por haber allí enormes yacimientos óseos en hoyos que la mayor parte del tiempo permanecen cubiertos de nieve”

CACERIA FRUSTADA
Informa nuestro corresponsal que conversó con el agricultor Absalón Valencia y que éste dijo lo siguiente:”En Diciembre del año pasado (1957), junto con un grupo de excursionistas de Rengo realizamos una partida de caza de guanacos. Nos internamos en la cordillera pasando por el Pan de Azúcar, Alto de Hormigas y las márgenes del río Portillo. Cerca del Valle de los Huesos, uno de nosotros divisó un animal muy peludo que caminaba agachado. Hicimos puntería y disparamos. El animal se incorporó y ante nuestra sorpresa, comenzó a correr como lo haría cualquier bípedo. Con espanto y a medida que el extraño ser se alejaba nos dimos cuenta de que era un hombre, especie de mono de una estatura colosal, con largos brazos, pelo largo hasta la cintura, tapado con cueros. Pensábamos que habíamos visto visiones o que se trataría de un campesino loco que vivía en la montaña. Pero le puedo asegurar que nunca en mi vida he visto ni veré un ser tan alto. Yo diría que medía más de dos metros y medio.

 

ORGANIZAREMOS EXPEDICION EN BUSCA DEL FABULOSO SER, DICE JEFE DEL RETEN POPETA

Un hombre peludo de una estatura descomunal, de largos y esqueléticos brazos, de prominente barriga, barba hasta la cintura, tapado con cueros, de ojos chicos y que se desplaza mediante prodigiosos saltos de tres o cuatro metros, tiene aterrorizados a los habitantes de un pequeño pueblo denominado Popeta (15 kilómetros al interior de Rengo, cerca de Las Nieves). Su espantable figura ha sido vista por el arriero Carlos Soto, por el campesino de la hacienda “Las Nieves” Pablo Espinoza, por el andinista de Rengo Raúl Cumsille y por un grupo de andinistas cuyo jefe José Martínez trabaja en la Inspección de Impuestos Internos de Rengo. Las versiones dadas por todas estas personas al jefe del retén de Popeta coinciden entre sí. El policía conversó con este corresponsal y manifestó lo siguiente:”La existencia de ese fabuloso hombre que habitaría el interior de Las Nieves, cerca de un lugar denominado Valle de los Huesos nos está preocupando. Desde hace dos años hemos recibido versiones sobre él. Al principio creíamos que eran solo visiones, pero ahora estamos realmente preocupados. Pienso informar detalladamente a mis superiores para que se autorice organizar una expedición. Eso es todo lo que puedo decir”.

“TENÍA LARGOS BRAZOS Y VESTIA CON CUEROS”, ASEGURA CAMPESINO P. ESPINOZA

Pablo Espinoza, robusto campesino de la hacienda “Las Nieves” de Rengo buscaba el 3 de Abril (1958) en la mañana, cuatro novillos perdidos en el interior del Alto de Hormigas (2.007 metros). Con su pequeña yegua “Aparición” se fue internando hacia lugares que nunca había visitado. Porfiadamente bajó a un valle donde el río Claro pasa con gran caudal. Eran las seis de la tarde cuando llegó extenuado a unas alturas, desde donde se divisaba la laguna Pejerreyes. Abajo un nuevo y curioso espectáculo se presentó a su vista: Un verde valle lleno de enormes bloques graníticos. Descendió lentamente y comprobó la existencia de centenarios árboles frutales, entre ellos, varias higueras. Comprendió que se encontraba en el famoso “Hoyo de los Huesos”, misterioso lugar citado por algunos arrieros viejos. De pronto algo que se movía a grandes saltos le llamó la atención y picando espuelas a su yegua inició la persecución. Pero a medida que se acercaba un terror inmenso se apoderó de él, porque lo que había confundido con uno de los animales perdidos era un gigantesco hombre, cubierto con cueros, de largos brazos y estómago prominente, negra y enmarañada barba y melena hasta la cintura. Pablo Espinoza se quedó paralogizado, frenó en seco y sus ojos se dilataron por el terror. El espantable hombre desapareció y el campesino huyó del lugar como a quien persigue el diablo. Con su yegua “cortada” por la carrera, apareció en la hacienda “Las Nieves”. Temblando de cabeza a pies comunicó al agricultor Abalón Valencia que “había visto a un mono gigantesco que parecía el demonio”. Más tarde informó lo mismo al jefe del retén de Carabineros de Popeta, pequeño pueblo situado a 15 kilómetros de Rengo.

ERA UN MONO ENORME CON CARA DE HOMBRE, EXPLICA ARRIERO CARLOS SOTO

Hace justo dos años, el 12 de Mayo de 1956, el arriero Carlos Soto, avecindado en el pueblo de Popeta, descendía de los faldeos del cerro Palomo (4.850 metros), que queda en el límite con Argentina, cuando en un desfiladero que nace del río Cipreses divisó “algo que se movía dando grandes saltos”.
No me figuré al principio que podría ser -explicó a nuestro corresponsal- pero como en esos parajes es muy difícil encontrar animales hice trotar a la mula y comencé a seguirle el rastro. Durante una hora seguí por el desfiladero. Junto a una enorme roca cortada a pique, que los arrieros denominamos “La Piedra Lisa”, me detuve a descansar. Me acuerdo como si fuera en este mismo instante que el sol se estaba ocultando y un viento de los mil demonios levantaba mi poncho tapándome la vista.
La mula estaba inquieta y extenuada. De pronto vi una figura que me pareció el mismísimo demonio. Era un mono de una estatura descomunal, con cara de hombre, barba larga y cabellos hasta la cintura. Se tapaba con un pedazo de cuero. Sus brazos eran largos, flacos, casi huesudos, se apoyaban en las piedras. Parecía ciego y olfateaba el aire. Se me agarrotaron las piernas y los brazos de puro terror. Parecía que estaba paralítico. La mula reaccionó sola y dio un bote hacia delante. El horrible mono, de tres saltos llegó al medio del río y se hundió para aparecer más allá, al otro lado. Con una agilidad asombrosa se encaramó por una muralla de rocas y desapareció. A mi se me había hinchado la garganta y creía que me iba a ahogar. Cuando me pilló la noche cerca del Pan de Azúcar, todavía parecía que me seguía el monstruo. Cuando llegué a Popeta estuve con fiebre una semana.
Mi relato no lo creyó nadie. Dijeron que eran visiones o “puna de alturas”. Pero yo juro que vi al mono o a lo que sea…”.
EXPEDICION CIENTIFICA BUSCARA AL “HOMBRE DE LAS NIEVES DE RENGO”

El Hombre de las Nieves de Rengo de cuya existencia informáramos ya en exclusiva viene dando que hablar a los pueblos de Rancagua, Rengo y otras localidades cercanas. En nuestra anterior nota sobre el extraordinario suceso dimos la opinión d e varios testigos que juraron haber visto “un ser enorme, de casi dos metros y medio de estatura, peludo, de nariz chata y extendida hacia los lados, cubierto de cueros y que caminaba a saltos. Los mismos testigos aseguraron que al relatar el hecho a sus amistades temieron caer en el ridículo, pues en el lugar en que habitaría el hombre simio han nacido fabulosas leyendas encadenadas por la fantasía campesina con el ÑEPU (Dios de la Nieve y la Puna) y que desde tiempos inmemoriales tostaba al sol en el Valle de los Huesos su espantable anatomía.
Sin embargo, el relato de arrieros, excursionistas y lugareños que vieron al monstruo es preciso en la descripción de algunos detalles. Es por eso que respetables vecinos de Rancagua y Rengo, apoyados por autoridades y carabineros, piensan montar una expedición que se interne al interior de Rengo hacia el cordón montañoso denominado “Las Nieves”, para verificar en forma definitiva la existencia del extraordinario ser.

Nuestro corresponsal en Rancagua Antonio Cárdenas, entrevistó a prominentes vecinos de esta ciudad que se han dedicado a enfocar muy en serio la posibilidad de la mencionada expedición. Conversó largamente con el industrial minero Manuel Peña Sepúlveda, dueño de la mina de cobre “Claudia Sur” situada detrás de la hacienda “Las Nieves” a 60 kilómetros de Rengo. Este dijo:”Yo llevo 20 años conviviendo con labradores, arrieros y gente de la montaña. Son gente sencilla y limpia de espíritu y lo que declararon sobre la existencia de un supuesto Hombre de las Nieves, no lo hacen por engañar ni por mentir sino porque hay hechos que existen y que ellos han visto. A mi por ejemplo, me han relatado numerosas veces los encuentros que han tenido con el “silencioso hombre ermitaño”, denominado “el Hombre de Las Nieves”, que es tímido y huye de los seres humanos dada la soledad en que vive”

TRES CAMINOS
Como experto conocedor de la región, el industrial Peña Sepúlveda, agrega que hay tres caminos para llegar a la zona del Valle de los Huesos. 1º Vía Rancagua: a) Hacienda Los Chacayes; b) Cajón Río Claro y c) Agua de la Vida (aguas termales de diferentes temperaturas). 2º Vía Río Cachapoal: a) Las Leñas; b) El Cortaderal (junto al cerro de 4.500 metros, El Palomo); c) Laguna Mantecilla, y d) Laguna Los Pejerreyes. 3º Vía Popeta: a) Rengo; b) Lo de Lobo; c) Cerrillos; d) Popeta; e) Hacienda Las Nieves; f) Quebrada del Diablo; g) Alto Guanaco y h) Valle de los Huesos.
Peña Sepúlveda agrega: El terminal de estos tres caminos queda más o menos a 60 kilómetros de Rengo, cerca del límite con Argentina.
LOS HOMBRES SOLITARIOS
“Les puedo informar, pues me consta que hay hombres en los cajones que pasan 15 o 20 años sin bajar al pueblo más próximo, haciendo vida de auténticos salvajes, yo aseguraría, de cavernarios. Viven en cuevas y se alimentan a base de frutas silvestres. Soportan el terrible frío cordillerano, a veces andan descalzos por la nieve. Suben y bajan los cerros con enorme agilidad, viven más de 100 años y jamás se enferman. Estos hombres cavernícolas modernos, viven en el Cajón Paredones y Cajón de las Peñas, asombrosos lugares donde crecen árboles frutales centenarios. Estos parajes quedan situados a más de 10 kilómetros de la Hacienda Las Nieves y al suroriente de mi mineral”.

Termina diciendo nuestro entrevistado que “sus mineros descubrieron hace poco tiempo un enorme chorro petrificado junto a unas cavernas subterráneas”
“Es una región interesantísima, agrega. Yo creo que convendría organizar una expedición científica pues toda la región descrita es un enorme yacimiento de sorpresas y cosas no descubiertas. (Cárdenas corresponsal)

EL HOMBRE SIMIO PUEDE EXISTIR

Dice un regidor
El regidor Carlos Olivares. Expedición debería buscar al supuesto “Hombre de las Nieves”, de Rengo, dijo.

Carlos Olivares Guzmán regidor de Rancagua, casado, cuatro hijos dueño de la Joyería y Relojería Olivares de Independencia 585, declaró lo siguiente:”Se ha tratado de confirmar en repetidas oportunidades la existencia de un descomunal ser mitad hombre mitad mono, que habitaría al interior de Las Nieves. Así lo han dicho desde hace años muchos campesinos y arrieros que pasaron por esos parajes. A pesar que nunca se han hecho planes para confirmar tal suceso, yo opino que no sería nada raro que en nuestros Andes existiera una criatura como la descrita por los testigos que entrevistó La Gaceta. Creo que una expedición científica debería tomar este asunto hasta su consumación. Para finalizar, debo felicitar a vuestro diario por sus informaciones al respecto pues creo que ha nacido un nuevo personaje en nuestra literatura “El Hombre de las Nieves de Rengo”.

SE FORMO CLUB DE AMIGOS DEL “HOMBRE DE LAS NIEVES”

Para los estudiantes rancagüinos el caso del “Hombre de las Nieves de Rengo” tiene una importancia extraordinaria. Todos especialmente los que cursan el sexto año de Humanidades en el Liceo de Hombres, opinan que “hay que tomar la iniciativa”. Creen que una expedición científica demoraría mucho en integrarse y por lo tanto ya organizaron una expedición que saldrá hacia el valle de los Huesos a fines de mayo. Dicen:”Nosotros seremos los primeros en encontrar al hombre-simio”.
En la Biblioteca Popular Doctor Eduardo de Geiter (Independencia 466), los muchachos han planificado los detalles junto al bibliotecario Manuel Méndez Bastías (42 años, rancagüino de nacimiento, 16 años en el cargo), quien es un declarado lector de La Gaceta. Méndez que es un estudioso del folklore de su provincia, de sus leyendas y de su historia, cree que es “sorprendente la seriedad con que La Gaceta ha informado sobre la supuesta existencia del “Hombre de las Nieves de Rengo”, pues nunca nadie en nuestro país, especialmente en Rancagua y Rengo, se había preocupado en esclarecer el apasionante enigma”.

Todos, asegura, catalogan al campesino como un tipo de ficción, lleno de leyendas, fantasías y cosas inexistentes. No le creen nada. Personalmente, yo he escuchado más de siete versiones sobre el hombre-simio que habitaría en el Valle de los Huesos. Me he preguntado. ¿Pueden tantos hombres del campo, verídicos, sufridos y simples mentir en esta forma?. Si todos dan una misma descripción tienen que necesariamente haberse puesto de acuerdo para mentir”.

CONVIENE INVESTIGAR CASO DEL “HOMBRE DE LAS NIEVES”
Dice Gobernador de Rengo

Jorge Villalón, director artístico de CC-135 Radio Minerva de Rancagua, partió ayer en un veloz jeep hacia Rengo donde después de rápidas antesalas logró entrevistar al Gobernador Ricardo Bayer. Durante la entrevista se encontraban presentes reporteros de las dos ciudades y funcionarios municipales. Cuando Villalón formuló la primera pregunta ya un control había puesto en funcionamiento un equipo de cinta magnética.
“Dígame señor gobernador ¿Cuál es su pensamiento frente a las informaciones del diario de Santiago La Gaceta, sobre el sensacional descubrimiento de un fantástico ser mitad hombre, mitad mono que habitaría en el Valle de los Huesos, a 60 kilómetros de Rengo?
El Gobernador contestó: Por las numerosas versiones que he recogido de parte de los testigos oculares puedo adelantar que existe un extraño ser, no se precisamente que características tiene, que ha sido visto en los alrededores de un lugar denominado “Valle de los Huesos”. Me parece que antes de arriesgar una opinión definitiva sería conveniente organizar una expedición.
La entrevista entre Jorge Villalón y el Gobernador fue transmitida, más tarde en la audición que sale al aire a las 20:30 horas titulada “Reportaje a la Provincia”. En ella Ricardo Bayer dijo, al ser interrogado, por el periodista radial que “desde hacía mucho tiempo los arrieros y campesinos del lugar relataban haber divisado a “un gigantesco personaje cubierto de oscuro pelaje y que usaba cueros encima del cuerpo”.
¿Hasta dónde se puede dar crédito a esos informes?, se preguntó al Gobernador, pero en este caso más vale iniciar investigaciones hasta desentrañar completamente este sensacional suceso que está preocupando a la provincia. Luego dijo:”daré toda clase de facilidades para los efectos de que se organice una expedición”
Al Valle de los Huesos: Jorge Villalón, que conversó con nuestro corresponsal Antonio Cárdenas en Rancagua, dijo que “antiguamente pensaba que todo los relacionado con el Hombre de las Nieves, de Rengo era simple leyenda fabricada por la fértil y asustadiza imaginación campesina, pero que en la actualidad, después de escuchar la opinión de testigos oculares (estuvo en Popeta y conversó con los entrevistados por nuestro diario) estaba seguro de que algo había en el “Valle de los Huesos”.
Yo seré de la partida, aseguró. Cuando los estudiantes preparen la expedición, llevaré ayudantes y personal técnico para trabajar en el terreno mismo. Creo que mi radio será la primera en dar la sensacional noticia del hallazgo del fantástico y misterioso personaje. (Antonio Cárdenas, corresponsal) (18)

La intervención de las autoridades es prueba clara de que se estaba tomando muy en serio todo el asunto de la aparición de la figura antropoide.
Es de enorme importancia resaltar que las autoridades estatales así como las del ámbito científico consideraban la necesidad de refrendar los testimonios orales con pruebas tangibles. Actitud muy similar a la adoptaba un par de años antes en Argentina con los sucesos de El Macón. Todo ello habla bien a las claras del grado de conciencia y la abierta mentalidad que exponían los sudamericanos hace casi 50 años en relación con lo que hoy se ha bautizado como Criptozoología.

INVESTIGACION ORDENO CARABINEROS EN CASO DEL “HOMBRE DE LAS NIEVES”

Afirman en Rengo que se trataría de una broma
Las versiones más pintorescas y antojadizas están circulando por Rancagua, Rengo, Rosario y pueblos de los contornos, sobre el extraordinario ser –Hombre-simio para algunos, niño Cau Cau para otros-que fue avistado en una región cordillerana situada a 60 kilómetros de Rengo, por un grupo de campesinos de la región. Todos tienen sus teorías al respecto. Hay algunos que aseguran que el “monstruo” sería el descendiente de alguna antiquísima raza precolombina, producto de alguna civilización ya extinguida, que habría perdurado en pequeños grupos en una región poco conocida. También circula la siguiente especie: durante las guerrillas desencadenados por los hermanos Pincheira, un grupo de de bandidos fue derrotado en las inmediaciones de Las Nieves. Los derrotados huyeron al interior de la Cordillera sin que hasta el momento se haya sabido de sus pasos. Se agrega además, que al interior de Las Nieves hay tres montañas inaccesibles denominadas por los lugareños como “Las Tortas”. Detrás de ellas existe un valle que da floreciente agricultura durante las cuatro estaciones del año.
En fin, cada persona tiene su teoría al respecto. Sólo los carabineros no se han dedicado a hilvanar suposiciones y por orden de sus superiores han iniciado investigaciones que van desde Rengo, pasan por Popeta siguen por Las Nieves y se internan en las mismas regiones donde habitaría el misterioso hombre-simio.

La Gaceta llegó ayer hasta Rengo y entrevistó a los carabineros de la Cuarta Comisaría Caupolicán. El sargento de guardia José Martínez dijo:” Yo creo que el hombre de las nieves está en el Himalaya. No aquí. Me parece, por ciertos informes que hemos obtenido que Carlos Manuel Soto campesino de Popeta que dice haber visto al misterioso y espantable ser, hizo solo una broma a sus amigos, pues incluso fue fotografiado semidesnudo, con el pelo sobre la cara, tapado con cueros, dando enormes saltos. Nosotros creemos que no pasa de ser una broma. Por lo demás, mi teniente Marcelo Salas está encargado de la investigación y deberá elevar en 48 horas más un completo informe a sus superiores.

Sin embargo, para el cabo Pedro Riquelme, jefe del retén Popeta, la existencia del Hombre de las Nieves de Rengo tiene muchas aristas “de las cuales es mejor no hablar”. Conversando con nuestro diario en el solitario camino de Rengo a Popeta, el cabo dijo: “Efectivamente he realizado una investigación en toda la región. Los resultados solo los puedo comunicar a mis superiores. Eso de que exista o no un ser descomunal al interior de la cordillera está por verse. Por lo demás si ustedes quieren probar algo ¿Por qué no organizan una expedición y se convencen personalmente?. Creo que es lo mejor…”
Los vecinos de Popeta están alarmados ante la investigación policial en torno al extraño caso del “Hombre de las Nieves de Rengo”. Creen que es mucho mejor no decir nada para no meterse en compromisos. Por ejemplo, conversaron con nuestro diario Angel ramos Soto, 25 años, casado, tres hijos, fundo “El Placer”; Abelardo Molina, 33 años, capataz del mismo fundo; Fidel Astete, 44 años, casado, sin hijos fundo “Santa Melani”; Florencio Miño, agricultor; Manuel Cruz, Carmen Araya, domiciliada en Rengo y Juana Gaete.
Todos estuvieron de acuerdo en lo siguiente:”Si Soto junto a sus compañeros entre los que se contaba don Absalón Valencia, vieron al monstruo, algo debe de haber. Puede ser, agregaron, que se trate de un campesino que ha vivido aislado en medio de la cordillera. Nosotros no decimos ni si, ni no. Mejor es callar y observar.

Anuncios

NAHUELITO, EL NESSIE PATAGONICO


Interesante nota aparecida la semana pasada en Página 12, mundo sorprendente.

El monstruo turístico

Es casi un hecho que la Patagonia argentina fue algo así como un inmenso Parque Jurásico donde vivieron, hace millones de años, dinosaurios de todo tipo, tamaño y color. Un reptil marino que nadaba hace 70 millones de años en el Océano Artico es la vedette de este artículo. Mitos y verdades sobre Nahuelito, el plesiosaurio local más conocido de todos.

Por Pablo Capanna

“Yo soy un pobre animal buscado / por los ingratos y sin conciencia. Porque soy raro y también soy curioso / según dice la gente por allí. Dejemén solo aquí gozando / en la soledad de este lago / ¿Qué es lo que haréis con sacarme, si es en vano / llevarme vivo de este lugar?”

Así decía la despareja letra del tango “El plesiosauro” (sic), de moda en el Buenos Aires de 1922.

A los nietos de quienes lo cantaban no dejará de recordarles a El oso, de Moris, que también hablaba de un animal que “vivía en el bosque muy contento, caminando, caminando sin cesar”… No sé qué cantarán los bisnietos, pero si rebuscamos un poco seguramente debe haber algo parecido, porque el tema de la libertad siempre vuelve y está presente en las nuevas generaciones.

Aquel tango daba cuenta de una moda que dio mucho que hablar a los porteños. La Argentina tuvo por unos meses su propio monstruo de Loch Ness, una década antes de que saltara a la fama el de Escocia.

Pasaron los años, la leyenda se enriqueció y acabó por afincarse en el lago Nahuel Huapi. Algún promotor bautizó “Nahuelito” al escurridizo monstruo, a la manera de “Nessie”; era para hacerlo más amigable y atraer a los turistas que sueñan con sacarle una foto. Se suele decir que, por el aspecto que le atribuyen, sería un ictiosaurio o, mejor aún, un plesiosaurio. Ambos tenían hábitos acuáticos, pero el primero sólo vivía en el mar.

Estas especies habitaron la zona que hoy conocemos como Patagonia, cuando el paisaje era muy distinto, y nos han dejado muchos fósiles. Hace tres años, un equipo mixto de investigadores argentinos y norteamericanos dio con el esqueleto fosilizado de un plesiosaurio en Cabo Lamb, muy cerca del extremo norte de la Península Antártica, y apenas unos meses atrás se descubrió otro en Chile.

Pero todas esas especies vivieron entre el Triásico y el Cretácico, y los lagos del Sur se formaron después de las glaciaciones, muchos millones de años después de que los dinosaurios se hubieran extinguido, y es casi imposible que alguno sobreviviera.

Los criptozoólogos suelen citar como prueba de su existencia a los mitos mapuches, que como los de cualquier cultura arcaica abundan en seres fabulosos, marinos, lacustres y fluviales. En su libro Seres mitológicos argentinos, el antropólogo Adolfo Colombres da cuenta de varios con nombres como Maripill, Nirribilo, caballo-culebra o zorro-víbora.

El favorito suele ser el llamado “Cuero vivo” (Lafquén-Trilque), conocido en Chile y en Neuquén. Sin embargo, se lo describe como una suerte de pulpo con el aspecto de un cuero vacuno, que vive en el lago; es difícil encontrarle parecido con un plesiosaurio.

La leyenda del plesiosaurio argentino nació a comienzos de 1922, cuando el director del Zoológico de Buenos Aires organizó una expedición para capturarlo y generó grandes expectativas en la opinión pública.

LA MANIA DEL PLESIOSAURIO

El italiano Clemente Onelli era un naturalista aficionado que conocía muy bien la Patagonia, porque había trabajado junto al perito Francisco P. Moreno, integrando la comisión que fijó los límites con Chile. Cuando Roca lo puso al frente de ese zoológico que había fundado el polígrafo Enrique L. Holmberg, Onelli logró convertirlo al poco tiempo en una atracción popular, y se atrevió a pensar en proyectos más ambiciosos.

Fue en esos días cuando un diario canadiense dio a conocer el avistamiento de un animal desconocido en el lago Nahuel Huapi. Un tal George Garret, empleado de una compañía norteamericana, recordaba haberlo visto en 1910 y recién se animaba a contarlo. El animal tenía unos siete metros de largo y un cuello muy largo que sacaba del agua.

En esos mismos días, Onelli recibió una carta de Chubut. Venía de otro yanqui, Martin Sheffield, que había comenzado su carrera como sheriff en Texas, y había andado por todo el Sur argentino buscando oro. Aunque la leyenda diga que había llegado allí siguiendo el rastro de Butch Cassidy y Sundance Kid, que vivían en la región desde 1894, mucho antes de que los legendarios bandidos se instalaran en Cholila.

Sheffield se había casado con una aborigen que le había dado doce hijos, y era conocido en la zona como “el cowboy-cacique”. Años antes había trabajado como baqueano para Onelli y Moreno, pero ahora se había afincado y se dedicaba a la ganadería.

En la carta que le envió a Onelli, Sheffield decía que había encontrado huellas de un animal de gran porte en un lugar hoy conocido como Laguna del Plesiosaurio, en la zona del lago Epuyén. En otra ocasión había llegado a verlo: tenía cuello largo y cabeza de cisne. Su cuerpo era de cocodrilo y nadaba como una tortuga.

En realidad, la laguna no reunía las condiciones mínimas para albergar un plesiosaurio. Tenía 300 metros de ancho y apenas cinco de profundidad. Hace pocos años, la anciana María Sheffield, última sobreviviente de la familia, reveló que cuando tenía ocho años ella y su hermano habían sido los primeros en ver al animal. Pero lo recordaba “cubierto de vello amarillento, echado en la orilla y bramando como una vaca”: nada que se pareciera a un lagarto.

PLESIOSAURIO, MEDIOS Y MERCADO

Onelli pareció tomarse muy en serio la carta, y se convenció de que Sheffield había visto un plesiosaurio. Escribió en La Nación que si bien parecía que las próximas elecciones eran el único tema que preocupaba a los argentinos, “esa noticia podía llegar a conmover a todos los sabios de la Tierra”.

Sin perder tiempo, la dirección del Zoológico se puso a organizar una expedición, y el anuncio mereció un editorial del mismo diario porteño. La noticia llegó tan lejos que sus ecos se escucharon en las páginas del The New York Times y hasta de Scientific American (www.scientificamerican.com). Los profesores yanquis que fueron consultados se mostraron un tanto escépticos, pero no dejaron de señalar que de existir el plesiosaurio de marras, eran ellos los que tenían que ir en su busca para exhibirlo en Nueva York.

Como Sheffield había sugerido embalsamar al animal, Caras y Caretas publicó una jocosa carta en la cual el monstruo pedía la protección del Dr. Albarracín, de la Sociedad Protectora de Animales. Poco después, la propia Sociedad elevó una protesta ante Onelli. El gobernador de Chubut también firmó una resolución que prohibía hacerle daño al animal.

Mientras tanto comenzaban a circular todas esas cosas que hoy llamaríamos merchandising. Había lapiceras sauriformes y cigarrillos marca Plesiosauro. D’Agostino y Morbidelli compusieron un tango en homenaje al fósil viviente. Un aviso de Piccardo contaba cómo los expedicionarios lograban capturar al monstruo con sólo invitarlo a fumar un cigarrillo 43. La expedición adoptó como sponsor a la editorial Atlántida y aceptó el dinero de los empleados del Telégrafo, que habían realizado una colecta.

LA EXPEDICION

Encabezado por el geógrafo Emilio Frey, el cuerpo expedicionario parecía la versión criolla del club de Tartarín de Tarascón, el pintoresco burgués cazador imaginado por Daudet. Contaba con dos expertos tiradores armados de rifles para elefantes, un veterano conocedor de la zona, varios baqueanos y dos periodistas, de La Nación y de Caras y Caretas.

Confirmando las peores sospechas de algunos, también iba un embalsamador profesional. La Nación informaba que los audaces exploradores iban equipados con botas, impermeables y un nutrido botiquín, que incluía una buena provisión de bicarbonato, para afrontar los peligros del cordero patagónico asado.

Cuando la expedición llegó a Bariloche fue recibida con un desfile de Carnaval dominado por un enorme dinosaurio de cartón. Del grupo original, sólo unos pocos llegaron hasta la laguna. Inspeccionaron concienzudamente sus alrededores, hurgaron y dinamitaron varios sitios, pero volvieron a Buenos Aires con las manos vacías, antes de que las primeras nevadas hicieran las cosas más difíciles.

Las explicaciones vinieron más tarde. Frey, que había encabezado la expedición, reconoció que seguía dudando de si el saurio existía realmente o bien todo había sido una broma. El propio Onelli confesó en una carta privada que se había visto obligado a recurrir a la historia del plesiosaurio con tal de despertar interés por la Patagonia. Hasta sugería que, buscando agua, algún día se podría encontrar petróleo.

EL MONSTRUO REBELDE

Pasaron diez años antes de que el plesiosaurio volviera a levantar cabeza. El responsable de su reaparición fue Liborio Justo (1902-2003), un escritor que había pasado buena parte de su juventud cazando ballenas en la Patagonia. A lo largo de su centenaria vida y de una evolución que lo llevó del marxismo al nacionalismo, Liborio usó los seudónimos “Lobodón Garra” y “Quebracho”.

Quizá necesitara dos identidades extra para pasar inadvertido, porque había puesto en serios aprietos a su padre (el general Justo) el día que, en una recepción oficial, le gritó “¡Muera el imperialismo!” al mismísimo Roosevelt.

Precisamente cuando su padre asumía la Presidencia, y con la firma “Lobodón Garra”, Justo (h) publicó La tierra maldita (1932), un libro de relatos de la estepa patagónica, algunos de los cuales serían clásicos del repertorio escolar. El nombre “Lobodón” aludía al Mylodon, un perezoso fósil que había sido estudiado por Darwin.

Uno de los cuentos se titulaba “El cuero” y narraba la persecución de un escurridizo dinosaurio, al cual los mapuches identificaban con el monstruo ancestral. A partir de entonces, las cosas se hicieron más confusas. Años más tarde, Bariloche se proclamó como el hogar de Nahuelito, de manera que el monstruo se mudó a Río Negro.

Como las leyendas de hoy se potencian en Internet, y el copy & paste no perdona, es posible ver que en muchos sitios, incluyendo algunas enciclopedias, se cuenta la historia del plesiosaurio de Onelli como si hubiera ocurrido no en Chubut sino en el Nahuel Huapi. En esto, Menem hizo escuela a la hora de confundirse de provincia.

MUTACIONES Y MUDANZAS

A pesar de que la primera observación “histórica” se había registrado a principios de siglo en el Nahuel Huapi, durante décadas el lago no volvió a dar señales de vida, pero desde los años ‘50 la leyenda se afincó en Bariloche, donde Nahuelito hasta posee un parque temático propio.

Hace más de medio siglo, la leyenda se enriqueció con ingredientes de ciencia ficción, de manera que el plesiosaurio adquirió características de Godzilla. De esos años data la construcción de un centro nuclear en la isla Huemul, cuando el austríaco Ronald Richter convenció a Perón de que podía lograr la fusión nuclear controlada y consiguió hacer escasear el cemento durante unos meses.

Como es sabido, el proyecto fue abandonado, pero desde entonces, y gracias al Instituto Balseiro (www.ib.edu.ar), la presencia de físicos en la zona fue permanente y no dejó de alimentar la paranoia de algunos. La imaginación popular, convenientemente fogoneada por los sensacionalistas, comenzó a especular que el famoso Nahuelito podía ser un mutante engendrado por la contaminación radioactiva, como el mejor de los monstruos japoneses.

En 1960, la Marina, que para entonces también andaba detrás de los ovnis, estuvo casi un mes en el lago, persiguiendo con su radar un bulto submarino, pero le perdió el contacto. Como a ninguna potencia enemiga en su sano juicio se le ocurriría transportar hasta Bariloche un submarino para espiar el fondo del lago, se hacía casi obligatorio pensar que el “Objeto Lacustre no Identificado” no era otra cosa que el famoso plesiosaurio.

La leyenda continúa. Cada tanto se dan a conocer nuevas fotos, que los diarios declaran haber recibido de autores no identificados, como pruebas de la presencia del (o los) monstruo(s). Se diría que el plesiosaurio se ha multiplicado, porque ahora también se lo ve en los lagos Huechulafquen y Mascardi; quizá pronto comience a asomarse en las piletas de natación. La competencia turística es feroz y cada municipio sueña con ser otra Capilla del Monte, la meca del turismo insólito.

Nadie se sorprenderá, pues, de que Susana Giménez pudiera lanzar su famosa pregunta por los dinosaurios vivos. La diva no era la primera ni la última en creer que había dinosaurios vivos en la Patagonia. Nadie pretende que una conductora de televisión, además de sonreír y atender el teléfono, tenga que saber algo de paleontología. En realidad, el fuerte de Susana es la defensa de los derechos humanos.

CRIPTOMUNDO: EL "THUNDERBIRD" DE 1860

El Thunderbird es una especie de pterodáctilo, pero a escala monumental. Los pterodáctilos, contra lo que se cree popularmente, eran pequeños, de unos 75cm de envergadura y dos kilos de peso, pero el Thunderbird (si es que existió), era gigantesco.
Tal vez el legendario pájaro Roc (o Rokh) del libro de las Mil y Una Noches era un Thunderbird.
En abril de 1890, dos vaqueros de Arizona mataron un ave gigante que, según ellos, tenía piel suave, alas sin plumas y un rostro parecido al de un cocodrilo. Los reportes indican que tenía cerca de 50 metros de envergadura.
Se han registrado numerosos reportes de avistamientos de Thunderbirds, pero la mayor parte de ellos carece de verosimilitud. Ha habido algunos otros pterodactilodes gigantescos, como el Argentavis magnificens, que medía cerca de 7 metros y el pterosaurio Quetzalcoatlus northropi, la criatura voladora más grande que ha existido, con alas que medían extendidas entre 7 y 18 metros.
El Thunderbird se llama así (pájaro de las tormentas) porque muchos de los avistamientos de esta ave se han asociado a dichos fenómenos meteorológicos. Algunos criptozoólogos piensan que las corrientes de aire generadas por las tormentas les permitía mantenerse en el aire, ya que para una criatura de este tamaño debió ser sumamente difícil despegar.
La tribu de los indios Illini, de Illinois le llamaban Piasa, (el ave que come hombres). Los indios de Dakota le llamaban Wakinyan.
En la década de 1860, unos soldados confederados mataron a tiros a un ejemplar pequeño de esta especie (foto).

DAWLIN DIJO: LA SERPIENTE MARINA DEVELADA

Un extraño pez con forma de serpiente varó en Quellón, Chiloé. Lun ya informa del hallazgo y mi buen amigo y coeditor Alejandro Lecaros expone sus conocimientos, junto al master de los misterios, don Hugo Zepeda.

Y en la red, ese sicópata creacionista del Pastor Dawlin A Ureña inventa explicaciones bíblicas para todo. Según él las serpientes marinas y otros seres, como Nessie, son dinosaurios vivos. No tengo nada contra el creacionismo, de hecho me parece una tendencia tan respetable como el evolucionismo, pero opiniones y sitios como el del reverendo Ureña son terrorismo bíblico. Voy a antologar algunas de sus perlitas más adelante. Acá una muestra.

DINOSAURIOS VIVOS EN EL SIGLO XX

A veces suceden cosas que nos muestran que la justicia de Dios en efecto será la única que un día no muy lejano lo aclarará todo y de una vez y para siempre el fuego de su Santo Espíritu será capaz de traerlo todo a la luz.
Hago esta introducción porque hoy me enojé tanto al ver un artículo que lo tuve que desenterrar de una de las secciones de CNN en Español. Lo encontré en CNN y no lo pude encontrar en ningún otro Medio. Me refiero al hallazgo de los fósiles de un “plesiosauro” que según el Museo Nacional de Escocia se encuentran “perfectamente preservados” (a los plesiosauros la Biblia les llama Leviatán en Job 41).
En el pasado he escrito varios artículos tendentes a mostrar que la EVIDENCIA muestra que los dinosaurios no se extinguieron hace decenas de millones de años, como dogmáticamente sostienen los evolucionistas, sino que, junto a los demás de trillones de fósiles, fueron enterrados bajo inmensas cantidades de lodo, barro, arcilla, rocas y grava, como consecuencia de la ocurrencia del Diluvio de Noé.
En uno de estos artículos vamos tan lejos como a mostrar interesantes fotografías de seres que parecen cumplir con la descripción de ciertos dinosaurios y plesiosauros (dinosaurios del agua), y el hecho de que la Biblia coloque a los Dinosaurios viviendo con el hombre, además de cientos de historias confiables, no parece exagerado concluir que el hombre convivió con los dinosaurios.
Ahora, casi obligados por lo “escandaloso” del hallazgo, estos mercenarios de la verdad histórica han optado por reportar la noticia que ahora compartiré con ustedes, pero como verán, se empeñan que urdir las más estupidezcas teorías para explicar lo que solamente se puede explicar en función a la ocurrencia del Diluvio de Noé hace unos 4,000 años y la subsecuente exterminación de miles de millones de animales y plantas, que son las que hoy encontramos enterradas en las denominadas “capas geológicas” de la tierra.
La organización de noticias Reuters reportó hoy, 17 de Julio de 2003, que se encontraron los rastros de un dinosaurio que según especula el periodista que hizo el reporte, “vivió hace 150 millones de años”. El reporte nos informa que los fósiles del gigantesco animal “fueron descubiertos en las riberas del Lago Ness de Escocia”.
Lo primero que hacen los científicos que sirvieron de base para la escritura del artículo es descontar a priori que estos fósiles tengan nada qué ver con el “legendario monstruo (plesiosauro) del lago Ness”.
Pero imagínense ustedes: Cientos de personas han grabado en cámaras de filmación, han tomado fotografías y han reportado haber visto un animal gigantesco en las aguas de un gran lago en Inglaterra, sin embargo, hoy encontramos los fósiles “perfectamente preservados” de otro animal que parece cumplir con la descripción del animal que los informes indican que podría existir coincidencialmente… “en el lago Ness de Escocia” y ¡estos enemigos de Dios pretenten convencernos de que nuestra razón nos engaña!
Como podrán notar, los científicos evolucionistas ATEOS hacen esfuerzos, apenas comienza el artículo, para hacer lo que se llama en Inglés “Damage control” (control de daño), para que nadie pueda imaginar siquiera que es posible que exista alguna inconsistencia en su teoría “científica evolucionista”. Pero al mismo tiempo, el autor del artículo nos guía a interpretar el contenido de la noticia. Es como si en otras palabras estos enemigos de Dios y de la Biblia quisieran decirnos:
“Sabemos que existen fotografías creíbles, recuentos numerosos y hasta filmes de un animal que parece cumplir con la descripción de un plesiosauro, y hoy hemos encontrado los fósiles de un plesiosauro enterrado en las costas del lago donde se reporta que este plesiosauro está, pero lo importante es saber que eso es imposible, que ustedes no deben creer la evidencia, sino que nos deben creer a nosotros, los que sabemos de esas cosas, los que SABEMOS que los plesiosauros y demás Dinosaurios desaparecieron de la tierra hace decenas de millones de años, por lo tanto, esto que ustedes ven aquí, estos fósiles, deben haber sido plantados por alguien, ya que es imposible que esto haya sucedido. No importa que hayan sido encontrados enterrados en el lago y que la tierra encima de los fósiles no parece que haya sido escarbada en cientos de años, pero lo importante es que alguien debió haber traído esos fósiles y debió haberlos plantado ahí para que los EVOLUCIONISTAS quedemos mal…”
Como si estuvieran SEGUROS 100% de que su “teoría”, y de que todas las suposiciones que han hecho para explicar la evolución, estos científicos inmediata y CONCLUSIVAMENTE declaran que este “fósil pertenece a la edad jurásica”. Estos científicos que CREEN en la evolución nos dicen que los fósiles pertenecen a un “vertebrado de cuatro patas perfectamente preservado y que fue un plesiosauro de casi 11 metros”. Pero… ¿Cuánto hace que sucedió la alegada Edad Jurásica? ¡Más de 150 millones de años!
Los fósiles de este plesiosauro fueron descubiertos por un hombre que lo extrajo de alguna área del lago Ness, donde se sabe que también existen cientos de reportes de haber visto otro animal del mismo tipo, no en los huesos, pero con su carne, nadando tranquilamente en este mismo lago.
En lo referente a la infantil acusación de que alguien transportó el inmenso fósil y lo lanzó o lo enterró en el lago, es importante saber que si una persona descubre los restos de un plesiosauro (especialmente considerando que como estos animales eran acuáticos, los fósiles de ellos son extremadamente escasos), dicha persona, especialmente sin es un aficionado, lo primero que pensaría es en sacarle cientos de miles de dólares a la venta de los fósiles, en vez de rentar un gigantesco camión en donde transportar los fósiles a un lago llamado Ness en un área remota de Escocia, simplemente para “dar la impresión de que los evolucionistas están equivocados y quizás sea verdad que los dinosaurios no murieron hace decenas de millones de años, sino hace solamente 4,200 años”. ¿Verdad que alegar que algo así pudiera suceder sería exagerado, pintoresco y hasta ridículo?
Pues… ¡Eso es exactamente lo que parecen sugerir los científicos evolucionistas! Estos científicos que han depositado su fe en la evolución nos dicen: “Las posibilidades de que el fósil se haya originado donde fue hallado son muy limitadas, fue depositado allí por medios naturales o artificiales”, dijo la portavoz del museo evolucionista, Hannah Dolby.
En otras palabras, – aunque los fósiles los encontramos allí, aunque tenemos fotos, vídeos y testigos de que hay por lo menos otro animal que cumple con la descripción de este que encontramos, en realidad todo es una ilusión, ya que ES IMPOSIBLE que esto suceda, ya que… (insistentemente nos recuerdan los Evolucionistas) el fósil tiene casi 150 millones de años de antigüedad, y el lago Ness se formó hace sólo unos 10,000 años, al final de la Era del Hielo.”
Pues a eso yo agregaría que quizás lo que en realidad sucedió es que tanto el fósil como el “monstruo del Lago Ness” ambos quedaron atrapados en este lago después del Diluvio de Noé o después de cualquiera de las demás formaciones tectónicas que está comprobado sucedieron en el pasado causadas por alguna catástrofe posterior al Diluvio.
Además, estos genios de la ciencia ateísta nos informan que es imposible que ese fósil haya pertenecido a un animal que muriera en el área, sino que debió haber sido transportado hasta allí (quien sabe por parte de qué “fundamentalista” Cristiano/Creacionista), ya que “las perforaciones en el fósil muestran que proviene de un ambiente marino en vez de un ambiente de agua dulce como lo es el lago”, afirmó la portavoz del museo evolucionista.
En los últimos 4 siglos por lo menos, existen miles de personas que están dispuestas a morir atestiguando que han visto una “enorme bestia en los alrededores del lago escocés de 200 metros de profundidad” y recientemente las fotografías del “monstruo” claramente lo muestran como una “criatura de color negro, grueso y de cuello de serpiente.”
La Enciclopedia Británica se atreve a decir: “Muchas personas reportan haber visto al monstruo en el Lago Ness de Escocia y eso abre la posibilidad a su existencia – quizás en la forma de un SOBREVIVIENTE SOLITARIO DE plesiosauro – pero los animales de este período geológico debieron haberse extinguido hace millones de años, es por eso que estas reclamaciones (y yo agrego, Y ESTOS FÓSILES) continúan intrigando a muchos” en la comunidad evolucionista. (Enciclopedia Británica. Edición Interactiva. 1998)
Es cómico y hasta un tanto vergonzoso saber que estos “hombres de ciencia” han colocado tanta fe en sus especulaciones evolucionistas, que NI SIQUIERA LA EVIDENCIA los puede disuadir de que quizás su TEORÍA tenga problemas. Están tan impresionados por lo que la evidencia del en el Lago Ness, que el artículo finalmente nos informa que “en el lago se han instalado cámaras que filman 24 horas al día y están conectadas a Internet, mientras que equipos de buzos regularmente rastrean las frías aguas en busca de la elusiva criatura.”
Un día no muy lejano Cristo vendrá a la tierra y se responderán muchas preguntas. Lo lamentable del caso es que habrá millones y millones de seres humanos (incluyendo a muchos dentro de las iglesias que creen en estas historietas humanistas) que tendrán que responder por haberse burlado de la Biblia y de haber llamado mentiroso a Jesús.
En resumen, es posible que estos ateos evolucionistas se nieguen a creer que el Monstruo del Lago Ness sea un plesiosauro, pero los fósiles que encontraron son de un plesiosauro. Ahora la pregunta que habría que hacerse es… ¿Es posible que el Monstruo de Lago Ness sea un Dinosaurio vivo?

INDIANA JONES RETURNS… A PROPOSITO DEL TRAILER

Y ya hay trailer de Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal (aun no me compro el nombre, pero bueno, es lo que hay). Y hay acción, no hay CGI, hay onda, Shia es insoportable, Cate una diosa, Harrison un titan cabeza de madera. Y hay un cameo del Arca de la Alianza y las imágenes confirman el asunto alienígena de los spoilers (aparece una caja identificada como Roswell), así que tal vez si haya vínculo con Encuentros Cercanos del Tercer Tipo, como alguien soltó por ahí. Hay aventura, malos malos, buenos pícaros, pero sobre todo una emoción generacional que te hace parar los pelos cuando se escuchan los acordes de la fanfarria Indy de John Williams. En fin, Villalobos se extiende bastante bien al respecto en su necesario blog. Ahora, tras ver por 12ª vez el avance uno pregunta que viene después. Tendremos un Indy 5 o un 6, esperemos que Harrison aguante y tengamos buenas historias, sino acá unas sugerencias.

  • Indiana Jones y la Ciudad de los Césares: En 1947, tras la Segunda Guerra Mundial, los Nazis se refugiaron en una ciudad perdida en los Andes de Chile y Argentina, donde acarrearon el Arca de Noé, descubiera por la SS en el Monte Ararat. Esta era en realidad una máquina voladora prediluviana, un Vimana. En mayo del 48, Indiana debe viajar a Sudamerica a resolver el misterio. Escenas en Valparaiso, Santiago, Buenos Aires y un final épico en la Patagonia.
  • Indiana Jones y la Espada Sagrada: Una división secreta de la CIA, formada por dirigentes Nazis encubiertos, le revelan al Dr. Jones el lugar donde estaría oculta la espada Excalibur, bajo las ruinas de una catedral gótica francesa. El arma es una espada hecha con un metal desconocido proveniente de la Atlantida. Indiana parte en la búsqueda pero es una trampa de sus supuestos jefes, que quieren la espada para su propio beneficio, ya que convierte a quien la posee en un superhombre. Sucedería en 1950.
  • Indiana Jones y el Triángulo del Diablo: Tras la desaparición del Vuelo 19 en diciembre de 1945. El gobierno gringo le revela a Indiana el descubrimiento de unas ruinas bajo el mar Caribe, que serían la clave de las desapariciones. Indiana parte a resolver el misterio, pero alguien llegó antes. Esas ruinas resultan ser la Atlantida.
  • Indiana Jones y el Reino de los Hombres Reptiles: Precuela. 1936. Una ex novia de Indy, arqueóloga también, desaparece en una misteriosa isla del Pacifico. Indiana viaja y descubre que ella fue sacrificada a unos misteriosos hombres reptiles, que resultan ser sobrevivientes de Lemuria, continente perdido del Pacífico, dominado en el pasado por humanoides descendientes de dinosaurios raptores.
  • Indiana Jones y el Dios del Congo: Tambien precuela. 1938. Indiana va en busqueda de un idolo de oro de una tribu perdida del Congo, pero descubre al gran dios secreto de los indígenas, una manada de dinosaurios supervivientes: el gran Mokele Mbembe. Un ex socio de Indy, el millonario que organizó la expedición, quiere llevar un diplodocus a Estados Unidos y bueno… tal vez lo logre.
  • Indiana Jones y la Tierra Hueca: Un misterioso millonario contrata a Jones para una expedición privada en un submarino, tambien privado, al polo norte. Allí asegura haber encontrado una abertura al centro hueco de la Tierra, donde estarían ocultos los tesoros de la Atlántida, Mu y otros continentes legendarios. También el secreto de la eterna juventud, que el propio Jones descubrirá al conocer la verdadera identidad de su anfitrión: El Capitán Nemo. Obviamente el submarino sería el Nautilus, Mark III.

  • Indiana Jones y el Agua de la Vida: 1940. Secuela inmediata de La Ultima Cruzada y primera parte de una trilogía. Indiana y su padre son llevados al Vaticano, donde la inteligencia de la iglesia le revela que un frasco con sangre de Cristo se perdió en Asia menor tras las cruzadas. Es llamada el Agua de la Vida y puede resucitar a los muertos. Y eventualmente clonar a Cristo. Nuevamente los Nazis al medio, en una aventura en las fuentes del Nilo. Una tragedia. Indiana es derrotado, no consigue el Agua de la Vida y su padre asesinado.
  • Indiana Jones y el Reich de Hielo: 1948. La doctora Elsa Schneider no murió en la caverna del Grial, sino que fue rescatada por unos soldados. La rubia austriaca reaparece en Punta Arenas y el gobierno recluta a Indy para que resuelva el misterio. Indy viaja a la Antartica donde en medio del circulo polar descubre un gran asentamiento Nazi, lleno de máquinas prodigiosas listas para conquistar al mundo. Tambien encuentra a Hitler congelado, mantenido en hibernación y listo para ser resucitado con el Agua de la Vida. Indy gana la pelea. pero el Agua se pierde… Aunque alguien la encuentra al final de la película.
  • Indiana Jones y el Nuevo Orden Mundial: 1960, El Dr. Jones, viejo y retirado se ve involucrado en el fin de la saga del Agua de la Vida, cuando descubre el macabro plan que ha orquestado una conservadora sociedad secreta del Vaticano que, usando el Agua de la Vida, han clonado a Cristo para establecer un nuevo orden mundial con la Iglesia Católoca como cabeza de un Imperio.
  • Indiana Jones y el Gigante de Cydonia: En la década de los 70. Una misión no tripulada norteamerica llega a Marte donde no sólo descubre el rostro de Cydonia, sino las ruinas de una base de avanzada Nazi. El gobierno construye en secreto una nave espacial usando al Arca de la Alianza como generador/motor. Y sacan a un anciano Dr. Jones para su última misión, despejar el gran enigma marciano y descubrir que pasó con los colonos alemanes.

Si a alguien se le ocurren nuevas aventuras, sean bienvenidos.

6 CRIPTOSERES QUE TENGO QUE ENCONTRAR ANTES DE MI MUERTE

Hoy se estrenan dos películas de monstruos, la archirepetida y architodo “Cloverfield” (mejor de lo que me esperaba) y “Mi Mascota es un Monstruo” que recoge la leyenda escocesa de los Kelpies o Caballos de Agua (el título original de la película es “The Water Horse”), seres folkloricos de los highlands que originaron el mito del monstruo de Loch Ness. Personalmente tengo un rollo con los monstruos, de todos los criptotemas (Ovnis, fantasmas, etc) son los que se llevan el main reactor de mis obsesiones. Si fuera multimillonario y tuviera mucho tiempo libre, feliz me convierto en criptocazador. Y estas son las 6 criaturas tras las cuales embarcaría mi esfuerzo y dinero. Tal vez no sean reales, pero eso al final da lo mismo, hay un romanticismo infantil en creer en ellos, un asombro que no hay que perder.

  1. Mokele Mbembe: Supuesto dinosaurio viviente del Congo. Los dibujos indígenas lo apuntan como su sauropodo de unos 10 metros, un titanosaurio quizás. La lógica indica que pueda tratarse de elefantes e hipopótamos incluso, las huellas revelan otro tipo de criatura.
  2. Nessie: Aunque lo más probable es que no sea más que una leyenda y que algunas focas y nutrias hayan jugado una broma a algun creyente, lo cierto es que el lago Ness tiene algo especial, tal vez su entorno, sus castillos en ruinas y quizas un haqbitante escurridizo bajo sus aguas.
  3. La Serpiente Marina: Hay suficientes testimonios como para avalar la existencia de algun tipo de reptil marino gigante o de un pez con forma de serpiente, una especie de ánguila gigante. El mar es tan grande y tan desconocido que me parece más probable la existencia de serpientes marino que pensar en los Ovnis como máquinas extraterrestres.
  4. Mocha Dick: La ballena blanca de la isla Mocha. Un cachalote albino y gigantesco que vivía alrededor de nuestra isla sureña. Se dice que hundió más de 40 barcos y que su existencia inspiró a Herman Melville a escribir Moby Dick. En rigor no es un criptoser, ya que hay muchos registros de cachalotes albinos que curiosamente también son afectados por un mayor desarrollo corporal (unos 27 metros, contra los 18 de un ejemplar normal), pero sea o no sea un “monstruo” su existencia y su historia son fascinantes.
  5. Meg: No hay pruebas de que el Megalodon, gran tiburón blanco prehistórico haya desaparecido. Más aún, hay registros de grandes tiburones completamente blancos avistados en mitad del ocedano y lo quie más decidor, en 1984 y 1997 se registraron hallazgos de cadáveres de ballenas que fueron practicamente mutiladas por mordidas de tiburón, pero de uno hasta 4 veces mas grande que un Tiburón Blanco normal. Estoy seguro que grandes Meg aún viven bajo las aguas.
  6. Yeti/Pie Grande/Sasquatch/Patagones: Los gigantes velludos están practicamente en todas las culturas. Desde el himalaya a la patagonia chileno-argentina. Un eslabón entre mono y hombre, una mutación de hominidos que sobrevivieron a la extinción y a la evolución refugiándose en cavernas y montañas. Es el criptoser más común y más ampliamente difundido, pensar que es solo cuento o imaginación es pecar de ingenuos.

LOCH NESS, LA FOTO O`CONNOR

Esta es una de las fotos que me voló el rostro cuando chico. Aparecía como entrada de un reportaje al Monstruo de Loch Ness en una Selecciones del Reader Digest´s, como del año 67, que había en casa de mi abuelo Víctor. La lectura de foto la identificaba erroneamente como parte de la película registrada por un tal Tim Dinsdale, ingeniero de la RAF convertido en experto del Monstruo. De más está decir que esta es una de las imagenes más importantes de mi vida, responsable del freak que hoy soy. La cosa es que la había buscado por años, con el dato erróneo que pertenecía al tal Dinsdale (que gracias al artículo citado mas arriba, fue uno de mis ídolos de infancia junto a Erich Von Daniken, el astroarqueólogo), hasta que hace exaactos 15 minutos me tropecé con ella en el gran sitio escéntico Marcianitos Verdes. A estas alturas demás está decir que es falsa, pero a quién le importa.

El dato es que la foto se llama oficialmente la Foto de O´Connor y esta, según Marcianitos Verdes, es su historia.

“En mayo de 1960, Peter O’Connor acampaba en la costa norte, cerca de Inverfarigaig, junto con varios hombres armados con escopetas, arpones, ri­fles submarinos, y bombas. Sus intenciones eran atrapar al “monstruo” vivo o muerto. La noche del 27 de mayo se despertó por la necesidad de orinar. Se levantó y se alejó unos cien metros del campamento. Estando en lo suyo, no­tó la presencia del “monstruo del lago Ness” en un promontorio deslizándose rápidamente. Como era lógico, O’Connor no llevaba arma alguna pues acababa de des­pertar. Lo que si resulta extraño era que portaba una cámara fotográfica. Si sus intenciones eran atrapar al “monstruo” lo más lógico hubiera sido que cargara un arma y no una cámara. De acuerdo con Tim Dinsdale, O’Connor se introdujo en el lago hasta que las aguas le llegaron a la cintura, y en esa posición tomó una fotografía con flash, después de lo cual gritó a sus compañeros del campamento, antes de tomar una segunda placa sin iluminación. Al parecer, fue capaz de llegar muy cerca del animal por su capacitación como Royal Marine Command, y por eso podía caminar por el agua sin hacer ruido. Estimó la distancia del animal en unos 22 ó 23 metros y afirmó que te­nía una cabeza como de cabra y un gran cuello que no dejaba de agitar. La cabeza mediría unos 25 centímetros de longitud, en tanto que el cuello te­nía un diámetro de unos 20 y sobresalía del agua un metro aproximadamente. Su piel era lisa, de color gris negro. El cuerpo era ovoidal. La foto presenta a Nessie desde un ángulo nunca antes captado. Se ve la parte posterior del cuerpo seguido de lo que podría ser el cuello y la cabeza de la criatura. La verdad es que la foto muestra una total falta de escenario, el fon­do de la foto es totalmente oscuro y a la hora en que se afirma fue tomada, 6:30 de la mañana, ya debería existir alguna claridad. Maurice Burton informó en el New Scientist que cuando fue al sitio en que O’Connor tomó su fotografía, encontró tres bolsas de polietileno, un anillo de piedras unidas con cuerda, y un palo que parecía exactamente como la presunta cabeza del monstruo. Burton cree que todo es un fraude. Encuentra numerosas discrepancias e inconsistencias en el relato y fotografía de O’Connor. Por ejemplo, la ilu­minación de la imagen sugiere que fue tomada con un flash que iluminaba desde una altura de unos cua­tro metros sobre la superficie del agua, en contra del medio metro que habría desde las aguas hasta el ojo de O’Connor si este hubiera tomado la foto con el agua a la cintura, como anteriormente había declarado. Por otra parte, la intensidad y ángulo de iluminación son incompati­bles con una presunta distancia cámara-objeto de 22-23 metros, así como con el tipo de película utilizados. La cámara era una Brownie Flash 20, con diafragma a f14 y el obturador a l/50; la película, Ilford H. P. 3; el flash, un Philips Photoflux P. F. 5. O’Connor a menudo ha sido considerado como un testigo sospechoso, ya que, en 1959, afirmó que iba a dirigir una expedición de 60 personas – armados con arpones, armas, canoas con ametralladoras, bombas y un machete – para matar a la criatura. Todos los datos inducen a pensar en un fraude elaborado por el propio O’Connor”.

2008, EL AÑO DE TRENG TRENG

Nos lo advirtieron las Machis. La gran serpiente subterránea regresaría con sus humos y fuegos junto al nuevo año. El Llaima es sólo la primera de sus puertas. Su cola y sus escamas pronto romperán otras montañas. Treng Treng regresa a reclamar lo que le pertenece y con ella se eleva la Ciudad de los Césares, nuestra nueva Jerusalén… La Jerusalén del sur, la joya de la Patagonia. Las Machis no lo advertieron… Primero el Llaima, luego el resto.