Archivo | Retrofuturismo RSS for this section

1959: PRIMERAS PAGINAS DE GUION

Imagen

1959
ORTEGA/DANIEL

PAG 1
Yo levanté la cabeza. El mar estaba cubierto por una densa faja de nubes negras, y la tranquila corriente que llevaba a los últimos confines de la tierra fluía sobria bajo el cielo cubierto… Parecía conducir directamente al corazón de las inmensa tinieblas
Joseph Conrad

 Estás peleando por la nada más grande de la Historia.
Apocalypse Now

PAG 3-4-5
VIÑETA 1 (APAISADA)
Fondo gris, líneas “cinéticas” de velocidad, una pelota de béisbol en primer plano. Vuela a toda velocidad contra el punto de vista del lector.

CARTUCHO
GOLPEA ESTA BOLA, ARGENTINO (*)

CARTUCHO 2
(*) TRADUCIDO DEL INGLÉS
VIÑETA
Partido de BEISBOL. ERNESTO “CHE” GUEVARA (13), esta listo para golpear la pelota con el bate. Es flaco, delgado, viste camiseta con tirantes, pantalones cortos y usa su típica boina. La va a usar toda la vida. Es su marca, su firma visual. Hay más niños, pero sólo lo vemos a él. El bate parece un arma, la idea es que es un guerrero y este implemento deportivo es su primera espada, la que llevaba en mano el día que cambió su vida. Hoy.

VIÑETA CHICA
Primer plano del rostro del rostro del CHE. Mira al cielo, está asustado. Ha visto algo inesperado. Algo que NO ES DE ESTE mundo.

VIÑETA CHICA
La pelota pasa de largo… El bate sigue en la mano del CHE, como congelado.CARTUCHO

ARGENTINO ARROGANTE, SABÍA QUE NO PODRÍAS CON ESA BOLA

VIÑETA
Cenital. CHE GUEVARA al centro de la cancha de béisbol. Alrededor observamos más niños. Todos miran al cielo. Están asustados. Una sombra extraña los cubre. Es como una círculo pero con tentáculos. La sombra de algo que NO ES DE ESTE mundo. Los niños miran, no hay esperanza en el cielo. CHE tiene el bate en su mano, caído, colgando.

NIÑO
¿QUÉ ES ESO, ARGENTINO…?

CHE GUEVARA
NO TENGO IDEA QUE PUEDA SER ESO… Y NO ME LLAMES ARGENTINO…


PAGS 6-7
VIÑETA APAISADA
Vista panorámica de una base aeronaval. Todo retrofuturista. Edificios en forma de Domo. En el agua naves que simulan peces, sin mástiles ni formas reconocibles. Anclados en el cielo naves voladoras en forma de triángulo. Todo muy simple y aerodinámico, líneas limpias, muy distintas de lo barroco de 1899. Hay vehículos que parecen cohetes de Flash Gordon. Esas naves de los años 30 llamadas ROCKETSHIP, como los cruceros de la reina Amidala en las precuelas de Star Wars. Esa estética se replica a lo terrestres, acuático y aéreo. El triángulo y el cono es la forma maquinal que más se observa. Es un futuro que no fue

CARTUCHO
7 DE DICIEMBRE DE 1941. 07:45 AM

CARTUCHO 2
BASE AERONAVAL DEL COMANDO CONJUNTO DEL PACIFICO. PEARL HARBOR, HAWAII

VIÑETA
Un edifico muy moderno. Un domo con una entrada/vestíbulo barroca. Columnas tipo partenón grecoromano. Sobre el arco de entrada la escultura de una mujer alada elevándose al a cielo, con una espada flamígera en su mano derecha. Sobre los pechos de la escultura, un símbolo masónico. Escrito con grandes letras grabadas en la piedra, sobre las columnas, se lee A.M.E.N. Del edificio surgen dos globos de texto.

CARTUCHO
Laboratorio de investigaciones del proyecto AMEN (ACCION METAHULLANA ENCUBIERTA)

GLOBO I (DR. GUEVARA FUERA DE CUADRO)
AUMENTE LA DOSIS EN 15 %, DOCTOR ALLENDE…  Y NO DEMORE, LLEVAMOS TODA LA NOCHE EN ESTO.

GLOBO 2 (ALLENDE FUERA DE CUADRO)
ES PELIGROSO IR MÁS RÁPIDO, SEÑOR.

VIÑETA
Laboratorio de investigaciones. Muy mundo del “Capitán Sky”. Torres con rayos, proyectores de energía de Tesla (busca referencias en Google por TESLA TOWER) pero en formato mini. Exoesqueletos de androides y amarrado a una camilla un muchacho joven, musculoso, como en el Capitán America. Alrededor de él. Dos hombres. El DOCTOR ERNESTO GUEVARA (40 AÑOS), muy parecido a la imagen que tenemos del CHE GUEVARA pero sin la boina y el DR. SALVADOR ALLENDE (33), que debe ser idéntico, pero en joven a la versión que todos tenemos en la cabeza de ALLENDE. ALLENDE inyecta una solución en el brazo del soldado, mientras GUEVARA revisa un monitor redondo.

CARTUCHO
MI NOMBRE ES SALVADOR ALLENDE, MÉDICO DE PROFESIÓN, CREADOR DE SUPERHUMANOS DE ACTIVIDAD.

CARTUCHO 2
O AL MENOS ESO INTENTÁBAMOS EN “A.M.E.N.”, EL PROYECTO SUPERSECRETO AL CUAL FUI RECLUTADO EN 1938 POR EL DR. GUEVARA, MI MENTOR.

1899 UNIVERSO METAHULLANO: MISTERIO REVELADO, ¿POR QUÉ NÚMEROS?

Imagen

  • GÉNESIS: Prototipo de cerebro artificial (una unidad). Activado en 1865
  • ÉXODO: Prototipo de endoesqueleto (una unidad). Activado en 1865
  • LEVÍTICO: Primeros prototipos de androides (12 unidades). Activados en 1871.
  • NÚMEROS: Desarrollo en serie, también codificados como NUMERO HUMANO AUTOMATICO (NHAM). Activados en 1879. Producción a partir de 1883.
  • DEUTERENOMIO (Cancelado en 1910)
  • JOSUÉ (Cancelado en 1925)
  • JUECES: Evolución militar de los NÚMEROS. Superinfantes de Marina.Activados en 1938. Producción a partir de 1947.

SUPERMAN ES CHILENO (LA HISTORIA MÁS RARA QUE ALGUNA VEZ PUBLIQUE)

Este es uno de los artículos más extraños que he escrito y reporteado. Ya ni recuerdo como llegué al caso, pero bien merece un lugar destacado en la historia bizarra de Chile. Como la película UNBREAKABLE pero en Santiago de Chile, un Wolverine anciano que hoy vive en la Florida, un X-Men de Departamental con Vicuña Mackena, el Dr. Manhattan de Santiago City. Un superhéroe por accidente que nunca usó sus poderes. En el cine, Cristopher Reeves nos enseñó que el hombre podía volar. Acá en Santiago, Antonio Dueville que un chilenopodía hacerlo… Y de verdad.
Publicado el viernes 5 de Febrero de 1999, en Zona de Contacto, El Mercurio.

El increíble caso del chileno electrocargado:
SUPERHOMBRE POR ACCIDENTE

Hace mucho tiempo, un rayo de energía lo golpeó dotándolo de increíbles poderes. Hoy, con 90 años cumplidos y en pleno uso de sus facultades, Antonio Dueville recuerda el episodio que lo convirtió en el Supermán chileno.
Como 1999, el verano del 47 fue uno de los más calurosos en Santiago. Antonio Dueville tenía 35 años y trabajaba como contratista eléctrico. El 28 de enero lo llamaron del entonces Instituto Nacional del Radium, hoy Centro Oncológico Caupolicán Pardo, detrás del hospital José Joaquín Aguirre en Independencia.
“Tenían problemas con una máquina de rayos X. La cosa era grave, porque cada vez que la prendían temblaba. Salían chispas que incluso atravesaban las paredes de la sala. Me contrataron para recubrir la pieza con plomo. Al terminar me di cuenta que no había tomado las medidas. Le dije a Carlos, un niño que trabajaba conmigo, que fuera a echar una mirada para calcular los metros, pero como la máquina estaba encendida, le dio miedo. Le insistí pero no quiso, así que fui yo”.
“Carlos me pidió que por favor no se me ocurriera entrar, que mejor mirara por una ventanita de la puerta. Arriba de ésta se leía: Alta Tensión: Peligro de Muerte . Miré por el vidrio, pero como no se veía nada, me arriesgué y abrí la puerta. Apenas me asomé al interior, sentí que me chupaban para adentro y después vino el golpe de luz. De ahí no me acuerdo más”.
El golpe retumbó en todo el edificio, asustando a pacientes, médicos y auxiliares. Carlos, el asistente de Antonio Dueville, fue el primero en darse cuenta de lo ocurrido. Recuperándose del susto corrió a la sala y vio que la puerta estaba cerrada. Con temor fue hasta la ventanilla y miró al interior de la pieza. Lo que vió era mejor que cualquier historieta. A cinco metros del suelo, el cuerpo de su jefe flotaba despidiendo rayos de energía; su ropa ardía y daba la impresión de ser una especie de generador humano. Antonio Dueville volaba, suspendido inexplicablemente en el aire. Estuvo así un par de minutos, hasta que cortaron la electricidad. Cuando esto ocurrió, el cuerpo inconsciente de Dueville se desplomó, rebotando pesadamente al golpear el suelo.
Con mucho cuidado Carlos y un guardia abrieron la puerta. El olor a carne quemada hacía imposible creer que Antonio Dueville pudiera estar con vida, más aún cuando Manuel Mella y Pablo Raffo, dos doctores del instituto llegaron a ver el accidente y sólo atinaron a pedir que lo llevaran a la morgue. El doctor Mella intentó acercarse, pero apenas franqueó el umbral de la sala, fue repelido por una descarga emitida por el cuerpo de Dueville. El electricista había sido cargado con más de 200 mil voltios, más del doble que una silla eléctrica (cuyas cargas son de 50 mil voltios).
Con cuidado, tomaron el cuerpo de Antonio con guantes e implementos no conductores y lo sacaron de la pieza. Dicen que me salían chispas y destellos del cuerpo. Anudaron sus codos y rodillas con alambres de cobre y conectándolo a tierra, procedieron a descargarlo. Fue un espectáculo desconcertante que se prolongó por media hora. El cuerpo de Dueville destellaba rayos e incluso llamas. La piel estaba toda quemada, no tenía nada de pelo y lo poco que quedaba de su ropa eran un montón de harapos humeantes.
Después de descargarlo, cuando ya no había peligro, el doctor Raffo fue el primero en revisarlo. Examinó su respiración, su pulso y su corazón, y al no obtener respuesta lo dió por muerto. En una camilla lo mandaron a la morgue. Estuvo dos horas muerto hasta que, mientras una enfermera le limpiaba las quemaduras, Antonio Dueville abrió los ojos. Entre los gritos de horror de la mujer, él se sentó. Le pregunté que había pasado. Ella no paraba de gritar.
“Lo curioso es que los doctores y la gente del Instituto no me revisaron ni hicieron nada. Se limitaron a esperar que pudiera caminar y me mandaron a la casa. Todo quemado salí a la calle y paré un taxi. Después supe que lo habían hecho porque los del Radium no querían tener responsabilidad y como creyeron que me iba a morir en la calle, pensaron que así no tendrían que dar explicaciones. Pero igual llegué a casa. Mi mujer gritó de espanto al verme. Estaba humeando y todo cubierto de ceniza blanca. Me acostaron y llamaron a un doctor. El médico ordenó que me llevaran a un hospital, curiosamente al José Joaquín Aguirre que estaba al lado del Radium. También sugirió que iniciara una demanda porque lo que habían hecho conmigo era un crimen. No lo hice porque sabía que había entrado a la sala bajo mi responsabilidad y ellos no tenían nada que ver.”
Después de los primeros exámenes, no le dieron más de un par de días de vida. Tiempo que él aprovechó para repartir a sus seis hijos entre todos sus amigos y hermanos. Venían a verme y yo les encargaba un niño Al final Antonio Dueville estuvo tres meses hospitalizado. Lleno de quemaduras y todo lampiño.
Mientras estaba en cama su cuerpo comenzó a experimentar extrañas transformaciones. La más evidente fue que alrededor de las heridas, comenzó a brotarle piel. Le crecía carne, así que los doctores no tuvieron que extirparle piel para hacerle los injertos, pues era cuestión de estirar la carne nueva y coserla sobre las heridas. Del resto se encargaba un curioso factor de curación que también le apareció. Uno tan espectacular y extraño que hasta el día de hoy le cierra cualquier herida (por muy profunda que sea) en un par de horas.
Hace como dos semanas, estaba arreglando las jaulas de unas pájaros cuando se asustaron y me picaron. Me abrieron unos tremendos hoyos en las manos, pero no sangré. Las heridas se me cerraron en menos de un día.
Esa tarde del 28 de enero del 47, Antonio Dueville nació de nuevo. El golpe de corriente mató todas las bacterias de su cuerpo e incluso, inexplicablemente, le curó de una diabetes. Además me dejó el mejor corazón del mundo, con cero peligro de infarto. Cada vez que voy a un médico, ellos se asustan porque tengo el pulso de un niño de 15 años. Tengo 90 años y no estoy enfermo de nada. Yo creo que todo fue porque recibí tantos voltios, si hubieran sido menos, lo más probable es que hubiera muerto Una vez salió en la tele un joven que se murió con ‘apenas’ 16 mil voltios. Lo mío fueron 240 mil.
-En la prensa (1) decía que 200 mil…
-Si, eso dijeron, pero Carlos, mi asistente, me dijo que habían sido 240 y yo preferí creerle a él, porque estuvo presente cuando pasó. Además que yo volé y eso sólo sucede cuando uno es un hombre eléctrico.
-O Supermán
-Así me decían. Es que yo volé igual que él.

Dijeron un día
Antonio Dueville tiene 90 años y vive en la Florida. Ha sido bombero toda su vida y es un verdadero héroe para la Bomba Italia. Dice que ha sido un hombre feliz y confiesa que su único pecado han sido las mujeres, tuve tantas en mi vida que no puedo contarlas. A pesar de su insólita experiencia radioactiva, tuvo escasa cobertura en los medios de la época. Sus familiares dicen que fue así porque el Instituto del Radium tapó la noticia y la revista Vea, que se dedicaba al periodismo sensacionalista, se las arregló para reportear el hecho. Dos meses después, con fecha del 26 de abril de 1947 el suceso ocupó las páginas centrales del semanario. Bajo el título de Emulo del Superhombre vive en Santiago, la revista relata la odisea de Don Antonio, comparándolo con Superhombre, que era como se conocía entonces a Supermán. Se incluyen fotografías del personaje y del lugar de los hechos, así como un curioso apartado sobre las fuerzas eléctricas y la obra de Benjamin Franklin.

Imposible

El Dr. Jorge Mella es hijo de Manuel Mella, el médico que según la revista Vea de 1947 fue repelido por una descarga al intentar ayudar a Dueville. El doctor Mella Jr. es director de la Clínica Mella y recuerda lo ocurrido: Claro que no fue la única vez que pasó algo así. Un alemán también se electrocutó en la sala de rayos X así que no era un fenómeno aislado. Sostiene que si bien es lógico que la corriente haya chupado a Dueville, es imposible que hubiera volado: Perfectamente pudo ser invento de la prensa. Un cuerpo cargado de energía no puede suspenderse en el aire. Sobre los 200 mil voltios de la descarga, en comparación con los 50 mil de la silla eléctrica, también hay una explicación: La silla dispara golpes directos y mortales, pero lo que ocurrió en esa sala de rayos X el 47 fue un contacto indirecto, y es factible que un hombre soporte miles de voltios en ese tipo de descargas. Mella también se refiere a los efectos secundarios que sufrió Dueville después del accidente, asegurando que: El seguramente siempre tuvo buena cicatrización, pero nunca antes se había dado cuenta. El médico tambien desmiente las acusaciones de negligencia contra el entonces Radium, es falso, sólo sensacionalismo.

(1) Revista Vea. 26 Abril 1947

NOTA: El año pasado, la nieta de Antonio Dueville me envió un mail recordando este artículo y para contarme que Superman había muerto.

PULQUI III, LA EXTRAÑA HISTORIA DEL CAZA SUPERSONICO QUE EX NAZIS DISEÑARON PARA PERON

Proyecto de interceptor supersónico conformación ala delta, diseño del Dr. Reimar Hörten, erróneamente conocido como PULQUI III. Se pretendía lograr 1300 Km/h. Los planes de desarrollo comienzan en 1953 y el objetivo era poner en vuelo motorizado el primer prototipo en 1956, pero el proyecto es demorado luego del derrocamiento de Perón. En 1956 Hörten presenta un cambio en el proyecto, modificando la posición prono por una cabina convencional con cúpula de acrílico rebatible hacia la derecha; se reinician los vuelos del planeador Esc. 1:1 en 1957 acumulando más de 50 h de prueba en 1958. Cuando el prototipo metálico estaba en un importante grado de avance se acepta la propuesta de dejar el proyecto I.A. 37 y continuar con el desarrollo de un birreactor supersónico. El primer vuelo como planeador lo realiza el 1° de octubre de 1954, comandado por el Primer Teniente Jorge Connan Doyle; fue remolcado por el trimotor JUNKERS-JU 52/3M (Tía Jú) perteneciente a la FMA pilotado por el Primer Teniente Nelio González.

El rayo de Perón

Después de la Segunda Guerra Mundial, las grandes potencias vencedoras se lanzaron al desarrollo de aviones de reacción, aquel invento alemán que, desde 1944, había revolucionado la guerra aérea sobre los cielos de Europa. La Argentina, por entonces país poderoso, que se había mantenido neutral casi hasta el final de la contienda, se convirtió en pionera del desarrollo aeronáutico en Latinoamérica con la producción del primer jet de diseño propio.  Para comprender lo que esto significó, debemos mencionar que recién a fines de los ’80 Brasil llevó adelante un proyecto similar: el AMX fabricado en conjunto con Aeritalia. Ambas naciones son las únicas del hemisferio sur que desarrollaron este tipo de aeronaves.

A partir de 1946, el gobierno del Gral. Perón se propuso impulsar el desarrollo tecnológico e industrial argentino y para lograrlo contrató técnicos e ingenieros europeos que habían desarrollado algunas de las más importantes armas de la II GM. De esta manera, a poco de finalizadas las acciones bélicas, las autoridades argentinas, comenzaron a contactarse con varios de ellos ofreciéndoles la posibilidad de trabajar en un país donde no había resentimientos.

En 1947 comenzaron a llegar técnicos alemanes, con gran experiencia y conocimientos, trayendo muchos proyectos desarrollados durante la guerra. El primero de ellos fue Kurt Tank, ex director de Focke Wulf y padre del famoso Fw-190; seguido por el Dr. Thalau, ex director de Fieseler; el piloto Berhens, ex director del Centro de Ensayos de la Luftwaffe; Reimar Horten, famoso por sus diseños de alas volantes; Werner Baumbach, ex jefe de bombarderos de la Luftwaffe; los hermanos Henrici, diseñadores de la bomba voladora Henschel Hs-293; y los pilotos Adolf Galland, “as” de la aviación de caza y Hans Ulrich Rudel, piloto de Stuka, que iban a viajar con Erich Hartmann (máximo “as” de la historia, con 352 victorias) pero éste fue capturado por los soviéticos poco antes.

El ala volante austral de Horten

Reimar Horten, apenas llegó, se dedicó a desarrollar dos modelos de planeadores (IA-34 “Clen Antú” e IA-41 “Urubú un transporte (IA-38) y un caza de reacción, todos ellos alas volantes. El 19 de octubre de 1949 el Brig. Juan Ignacio San Martín, a cargo de la FMA, presentó al Brigadier Cesar Ojeda, ministro de Aeronáutica, el expediente secreto 339 con el proyecto de Horten de un caza de reacción, ala doble delta, dos derivas en las alas, tanques de combustible internos (cuatro en las alas y uno en la cabina). La toma de aire de la turbina Rolls Royce Derwent V con que iba a ser equipado, estaba ubicada en forma ventral y el armamento interno era de cuatro cañones de 20 mm. Horten pensaba alcanzar mayor velocidad máxima, menor velocidad de aterrizaje y mayor techo de servicio que el Pulqui II (caza en el que trabajaba Kurt Tank). Finalmente el 4 de abril de 1951 el proyecto fue archivado ya que el Pulqui II se encontraba en un estado de desarrollo avanzado, y la Argentina no podía permitirse construir dos aviones de reacción al mismo tiempo.

Sin embargo, Horten siguió trabajando, esta vez sobre el IA-37, que también era un ala volante, con bastantes diferencias con respecto a las anteriores. En 1953 comenzó a efectuar pruebas en el túnel de viento y bajo la supervisión de Karl Nickel se realizaron más de 200 lanzamientos de maquetas de entre 5 y 20 kg para pruebas aerodinámicas que alcanzaron los 200 km/hora.

En 1954 se construyó un planeador de madera a escala natural que fue presentado en mayo y voló por primera vez el 1º de octubre, remolcado por un Junkers Ju-52, aunque luego se utilizaron DC-3 y el Lincoln LV-ZEI (Lincolian, tipo Aries II). El piloto fue el capitán Conan Doyle e iba en posición prona (acostado). En las siguientes salidas participaron los 1os tenientes Balado, Rossell y González, además del piloto alemán Heinz Scheidhauer.
Las características de vuelo fueron excelentes, sobre todo en los despegues y aterrizajes que eran muy suaves, empleando poca pista con la nariz levantada, para lo cual se adoptó un tren delantero más alto. En los modelos con motor se previó que el tren se fuera elevando durante la carrera de despegue de 5º a 25º y hacer lo inverso en el aterrizaje, para acortar la carrera.

En 1955 Horten empezó a trabajar en la construcción de un prototipo impulsado por un Derwent V con el cual no se alcanzarían las performances requeridas, de todos modos, serviría para probar los distintos sistemas. El problema radicaba en que no se conseguían turbinas de mayor potencia en el extranjero y resultaba imposible fabricarlas en el país.
Poco después introdujo mejoras: en 1956 se cambió la posición del piloto, que pasó a estar sentado y además, se comenzó a construir el primer prototipo luego de que el planeador hubo volado 50 horas.

Como el diseño preveía la instalación de un Derwent V o dos Avon, se proyectó un avión que pudiera tener mayor potencia y dejar el IA-37 como entrenador subsónico.
En 1960, cuando faltaba sólo un año para el vuelo del IA-37, el proyecto fue cancelado por falta de fondos. De esta manera finalizó el anhelo de la Argentina de contar con un caza de reacción de diseño propio, que recién se concretaría con la fabricación del IA-63 Pampa, que voló por primera vez en 1984.

Fuente
Autor

EL GUION DE X-MEN QUE ESCRIBIO MICHAEL CHABON EN 1997

Michael Chabon (El Sindicato del Policia Yiddish, Wonder Boys,  Las Aventuras de Kavalier y Clay) es hoy un respetado novelista, de los mejores de su generación. Ha ganado todos los premios que se dan en EE UU a escritores, incluidos el PEN Faulkner y el Pulitzer. Lo han llamado el nuevo Mark Twain y el nuevo (ponga acá el nombre que se les ocurra). Y el tipo realmente es bueno. Lo curioso es que Chabon es un intelectual freak, ama los cómic de superhéroes y la literatura de género. De hecho, su libro más famoso, Las aventuras de Kavalier y Clay es una gran crónica de la edad de oro de los comics, con el surgimiento de Superman y otros encapotados en 1938. Hoy Chabon está metido en desarrollar para HBO, junto a Darren Aranofsky (El Cisne Negro), la serie Hobgoblin , basada precisamente en un relato incluido dentro de Kavalier y Clay. Un titán que demuestra que leer tantos monos de colores es un acto cultural y de absoluto respeto académico. La cosa es que en 1997, Chabon era sólo un buen escritor joven, al cual había que ponerle ojo porque prometía. Entonces se enteró de que la Fox estaba produciendo una película de los X-Men (sus héroes favoritos) y como fan escribio un tratamiento/guión que envió al estudio. Y no pasó nada.  Pero la frustración no duró mucho, pocos años después Chabon escribiría la historia original y el primer tratamiento de guión para  Spider-Man 2, una de las mejores historias de superhéroes llevadas a la pantalla. Ídolo, YO QUIERO SER MICHAEL CHABON…  Y a continuación lo que prometemos en el título, el guión de Chabon para X-Men 1. Haz clic en lo que sigue y lee o descarga (está en PDF y en inglés)

EL GUION “SECRETO” DE MICHAEL CHABON PARA X-MEN 1

BLACKHAWKS POR MARTINEZ Y ORTEGA

 

Homenaje/humorada de la dupla Martínez-Ortega a estos legendarios y perdidos personajes de DC Comics. Queríamos dibujar avionos, “ucronear” con la 2ª Guerra Mundial. App, y como  tb tenemos un contacto en DC Comic, probar suerte; asi que este teaser se va al gran país del norte, en una de esas, soñar no cuesta nada. Sus deseos de suerte son nuestro combustible.

Hagan clíc en el enlace de aquí abajo para descargar el PDF, esta completito. Un regalo.

BLACKHAWKS: EL REGRESO DEL IV REICH (Teaser de Martínez-Ortega)