Archivo | Watchmen RSS for this section

¿BATMAN EN WATCHMEN?… BONUS: EVANGELICOS CONTRA LOS VIGILANTES

Cuando he jurado y rejurado no volver a escribir de Watchmen, los vigilantes vuelven a asaltarme. Será. Estoy resignado. Tendré que repetirme la película y todo. La news watch freak del día es que según declaró el propio Zac Snyder, la imagen de arriba, que abre los espléndidos créditos de la película (lo mejor del film, la estrella que le da 4 de 5 en mi calificación final) muestra al primer Nite Owl en el Crime Alley de Gotham/New York evitando el asesinato de Martha y Thomas Wayne con un pequeño Bruce contemplando los eventos. En la ucronía dentro de la continuidad DC que también es Watchmen (¿ucronia dentro de una ucronía dentro de una…?), se evita así el nacimiento de Batman. La clave de la imagen está en los poster que aparecen en la pared y si que no entiendo nada. ¿Cómo Batman iba a ser real en un mundo donde también es un personaje de fantasia? Estoy KO, tampoco hay mucho que entender, es sólo un homenaje. Ojo con este sitio, que enlista todos los easter egss, cameos de estos cinco preciosos minutos con música de Dylan. Y la lista es larga, se supone que son cerca de 20 apariciones, yo así, sin googlear llego a duras penas a los 15.

  1. B-29 Enola Gay, el bombardero que llevó la bomba A a Hiroshima, aunque por la ciudad costera donde revienta el arm, aquí el atque pudo ser contra Tokio.
  2. La foto de la enfermera y el marinero en Times Square, con Sillouette en lugar del enfermero.
  3. La foto de Iwo Jima, con El Comediante poniendo la bandera (sale un segundo, y como foto enmarcada en la casa de Sally Jupiter. La escena fue cortada)
  4. El cuadro de la Ultima Cena
  5. Fidel Castro
  6. Nikita Krushchev
  7. Bob Dylan
  8. JFK
  9. Nixon
  10. Neil Armstrong
  11. David Bowie (como Ziggy Stardust)
  12. Truman Capote
  13. Andy Warhol
  14. Mike Jagger
  15. Village Boys


BONUS: DIOS VS WATCHMEN

La comunidad evangélica gringa más derechista y republicana le declara la guerra a Watchmen. Si no lean, esta “peculiar” crítica en MovieGuide, sitio de cinefilia cristiana, en serio. Ojo con la frase final, “una película que proclama una utopia socialista y se burla de nuestros valores”. Y quieren más, les hago otro link con la guerra particular de MovieGuide contra Watchmen pidiendo que se saque de cartelera, un extracto:
“This movie contains extreme violence, nudity, and sex, including rape” said Dr. Ted Baehr, chairman and spokesmen of the Commission. “Throughout most of the whole picture, one male character walks around completely naked, with his private parts waving in the breeze:

Anuncios

¿Y SI WOODY ALLEN HUBIESE DIRIGIDO WATCHMEN?

Allen sets his romantic comedy on the Upper West Side, where wealthy dermatologist Dr. Herbert Manhattan (Allen) suffers a freak accident with his dermabrasion machine. How will his blue skin and omnipotence affect his relationship with beautiful but scatterbrained silk importer Laurie Juspeczyk (Scarlett Johansson)?

La historia completa, con otras 6 viñetas aquí. (con bonus de versiones Almodovar y Sofia Coopola)

Y buehh, se que no iba escribir nada más de Watchmen, pero esta bueno. Se agradece a Antonio Díaz Oliva por el aporte.


SEMANA WATCHMEN: EPILOGO

Y con este post nos despedimos de Watchmen, espereos por un buen tiempo. El blog vuelve a la “normalidad”, la película ya está en cartelera y andanadas de amores y odios hacia sus casi tres horas sobreanundan en Internet. Mi opinión ya pudieron leerla, ahora a descansar en paz. Snyder cumplió, no brilló, pero cumplió (y digan lo que digan, con algunos de los mejores y más bellos pasajes vistos en una película de superhéroes). Y par cerrar la puerta, acá los dejo con otro segmento de la propuesta Lopez-Ortega (quien a prop se extiende en elogios hacia la peli en su blog). En este caso, el funeral del comediante. Un regalo inédito para los lectores de este blog.

FUNERAL PARA UN COMEDIANTE

Llueve con más fuerza. Entierran a BLAKE. Hay uniformados y civiles. Vemos a un lado del entierro a DAN y LAURIE. Están junto a SALLY, que es la única de los presentes que se ve visiblemente afectada. Llora y arroja flores al féretro. También hay un cuarto personaje, un hombre delgado en una silla de ruedas. LAURIE y DAN lo miran. Es MOLOCH el gran archivillano de la edad de oro de los enmascarados.

Un sacerdote habla. Despide a quien define como un gran patriota. Los uniformados dan el adiós disparando salvas al aire. La cámara se queda en MOLOCH, cae sobre él. Vamos un primer flashback. MOLOCH joven, vestido como un mago y armado con una ametralladora lidera el robo a un banco, cometido por su banda, una pandilla de adolescentes que cubren sus caras con máscaras del Pato Donald. Hay rehenes, la secuencia es violenta. De pronto el techo se rompe y EL COMEDIANTE aparece vestido con su uniforme de súper soldado de los EE UU. Es un combatiente cuerpo a cuerpo fenomenal. Tiene unos 25 años y no luce la cicatriz. Desarma a los hombres de MOLOCH, les da una paliza formidable, quebrando huesos, rompiendo espinas dorsales, desfigurando a los muchachos, azotando sus cabezas contra el suelo. Luego va por el jefe. MOLOCH y EL COMEDIANTE se enfrentan. MOLOCH logra escaparse pero COMEDIANTE lo persigue, entonces MOLOCH pierde el equilibrio y queda colgando de una cornisa. Le pide a EL COMEDIANTE que lo ayude, pero EL COMEDIANTE sonríe y le pisa la mano para obligarlo a soltarse. MOLOCH cae, son como siete u ocho pisos, e impacta de espalda contra el pavimento. Escuchamos como se quiebra su columna. Abre los ojos y ve, arriba, mirándolo, a EL COMEDIANTE. MOLOCH sonríe y comienza a carcajear. Regresamos al presente. Viejo y en su silla de ruedas MOLOCH también sonríe.

Continúa el discurso del sacerdote. Ahora estamos en DAN. Su recuerdo es nocturno. Hay un gran desorden urbano en las calles de Nueva York. Una potente luz baja del cielo. Parece un helicóptero, pero es el OWLSHIP, la nave de NITE OWL. Se ubica en vuelo estacionario sobre la multitud y recibe una lluvia de objetos y bombas molotov. DAN, vestido de NITE OWL, salta de su nave y trata de controlar a la multitud pero no puede. Usa sus gadget como boomerang y pistola sónica pero no pasa nada, la multitud se le viene encima. Entonces desde la nave salta EL COMEDIANTE, quien lleva un lanzallamas en la espalda. Cubre su rostro con una máscara de cuero, como de sesión sadomasoquista. Tras apartar a quienes atacan a NITE OWL prepara su arma y dispara, quemando a docenas de manifestante. NITE OWL trata de detener a su enajenado compañero, pero no puede. EL COMEDIANTE lo derriba de un golpe, luego se quita la máscara. Vemos su cara con la enorme cicatriz. Sonríe y continúa su ataque. Desde el pavimento, NITE OWL mira desencajado, mismo rostro que tiene DAN en el presente.

Un grupo de uniformados deposita sobre el féretro una bandera de EE UU. Caemos sobre LAURIE, quien mira con seriedad, como si la situación la afectara en nada. Otro flashback. Esta ella, muy joven, de unos 16 años, vestida como SILK SPECTRE II. Aparece fuera de una mansión. Tiene un cigarrillo en la boca y trata de encenderlo. Se acerca BLAKE, vestido como THE COMEDIAN y con la gran cicatriz en primerísimo plano. BLAKE lo ofrece fuego y parece coquetearle. Casi la triplica en edad por lo que es una escena perturbadora. Ella le pregunta por la marca en su rostro, él le responde que son cosas de guerra, marcas de la vida. Ella le dice que ojalá nunca le pase algo así. “Sería una lástima, con un rostro tan bello como el tuyo. Conocí a tu madre sabes”. En eso se estaciona una limousina y de ella baja gritando SALLY. Tiene como 40 años. Toma a su hija y la mete a la fuerza dentro del auto. LAURIE escucha la conversación. “Tengo derecho a verla”. “Olvídate de tus derechos”. “SALLY yo…”. SALLY lo deja, ingresa al vehículo junto a su hija y le indica al conductor ir a casa. LAURIE ve como su madre llora. Regresamos a LAURIE, su expresión no ha cambiado en nada.

Pasamos a SALLY, ella llora, abrazada a su hija. Entramos en sus recuerdos. Es una toma fotográfica a fines de los 50. Aparece ella, como SILK SPECTRE I, muy joven y EL COMEDIANTE, de unos 18 años, con su primer traje de batalla. También otros superhéroes de la época como CAPTAIN METROPOLIS, DOLLAR BILL, HOODED JUSTICE y el “segundo” NITE OWL (en esta continuidad, DAN es el tercero). La foto es para la portada de LIFE. EL COMEDIANTE bromea, todos ríen. La foto es tomada. Rato después SALLY se cambia ropa. Aparece EL COMEDIANTE, coquetean, el intenta ir más lejos, ella se resiste. EL COMEDIANTE se enfurece y la golpea hasta tirarla en el piso, para luego rasgarle la ropa y violarla. Ella grita, llora, el disfruta, se ríe, concluye su acto. Ella voltea llorando. “¿Qué?”, le dice EL COMEDIABTE, “quieres más”. El rostro desesperado de SALLY se convierte en el demacrado y triste aspecto actual de la madre de LAURIE.

Termina el funeral. DAN se aparta de LAURIE y va hasta donde está MOLOCH. Lo saluda, le pregunta como ha estado. “Como quieres que esté, cada vez volviéndome más viejo”. “Estuve con WALTER hace unos días, me contó que lo visitas”. “Ver a RORSCHACH es terapéutico, ha mejorado, se ve más calmado”. “Me contó que te veías con BLAKE”. “Que irónico no, el hombre que me dejó paralítico acabó convertido en uno de mis mejores amigos, la vida da muchas vueltas”. “Supe que tu y BLAKE eran socios en una empresa”. “¿El detective enmascarado está de vuelta, quieres saber si estuve involucrado en la muerte de EDWARD? Deberías buscar entre tus más cercanos, DREINBERG. Ese par de zorras (mira a LAURIE y a SALLY) tenían más motivos para deshacerse de EDWARD que yo. Y si, teníamos un negocio juntos, una empresa pequeña, pero nada que te interese. Ahora, si me permites, tengo hora al médico”.

Antes de que MOLOCH se retire aparece ADRIAN VEIDT, tal vez el hombre más poderoso de Manhattan. Saluda a DAN y a MOLOCH. Este último insiste en que tiene que irse y vuelve a despedirse. “Es extraño que haya venido”, le comenta DAN a ADRIAN, como una forma de sacarle información. “No tiene nada de raro, se habían hecho muy amigos en el último tiempo”. “¿Lo sabías?”. “No era un secreto, EDWARD incluso me pidió un préstamo para el negocio que tenían juntos…” Antes de terminar ADRIAN levanta el brazo, saluda a LAURIE y a SALLY y se dirige donde ellas.

ADRIAN se excusa por llegar tarde y les da él pésame a las mujeres, ofreciéndole sus servicios. Le pregunta a LAURIE por JON, “como siempre, demasiado ocupado para meterse en asuntos humanos. SALLY le dice a su hija que quiere volver a casa, si puede llevarla. “Vienes con nosotras, DAN”. Pero antes de que DREINBERG responda, ADRIAN lo toma del brazo y lo interrumpe. “Espera, necesito hablar contigo. Es importante”. DAN asiente, mientras LAURIE lo mira de reojo.

Desde una esquina del cementerio STEVEN Y FRANKIE observan al grupo de ex vigilantes. FRANKIE le indica al inválido MOLOCH que se aleja. STEVEN dice que más le interesan esos dos y le muestra a DAN y ADRIAN que caminan hacia fuera del camposanto. STEVEN aun lleva la chapita de “smile” y juega con ella. La tira hacia arriba, la cámara la sigue, luego la abandona. Y seguimos ascendiendo. Vemos el funeral y la ciudad desde lo alto, a través de las nubes y allí, flotando, descubrimos a DR. MANHATTAN.

DR. MANHATTAN mira el entierro de su ex colega. Nos acercamos a él, hasta su ojo derecho. Entramos a su ojo, lo cruzamos. Estamos a mediados de los 80 en AFGANISTAN. Guerreros muhaidines pelean contra tanques rusos y tres helicópteros de ataque Mil Mi 24. Todo es violento, sanguinario, una guerra despiadada. De pronto aparecen unos soldados norteamericanos que apoyan a los muhaidines, pero los rusos son muchos más y llevan la ventaja. Viene un helicóptero MH-6 Little Bird norteamericano del cual salta EL COMEDIANTE, viste su uniforme de “supersoldado” pero a cara descubierta. Aún no lleva la cicatriz. EL COMEDIANTE apoya a los rebeldes y a sus compatriotas. Está armado hasta los dientes con armas automáticas, lanzacohetes y una ametralladora. Es un combatiente formidable y disfruta de lo que hace. Incluso parece lograr ventaja sobre los soviéticos. Pero los tanques rusos y los helicópteros de ataque hacen su entrada disparando sus misiles y cañones. EL COMEDIANTE vuela por los aires pero es recogido por una gigantesca mano azul. “Te demoraste”, comenta. DR. MANHATTAN ha aparecido en la forma de un gigante de 30 metros de alto. Toma a EL COMEDIANTE y lo pone en su hombro y desde allí, el recientemente fallecido vigilante observa como DR. MANHATTAN reduce a las tropas soviéticas en cosa de segundos.

El presidente RONALD REAGAN y las autoridades soviéticas firman la paz en Kabul, la capital Afgana. Hay aplausos, periodistas y soldados. EL COMEDIANTE brinda. Sobre ellos flota MANHATTAN quien es observado con temor por rusos y musulmanes.

EL COMEDIANTE ingresa a un bar improvisado en el campamento norteamericano. A su espalda está MANHATTAN mirándolo. Conversan. Entra una mujer, una joven afgana, viene embarazada. Le dice a EL COMEDIANTE que él es el padre, que la ley de Alá lo obliga a responder y a casarse con ella. EL COMEDIANTE se ríe y le dice “Alá… Alá, es norteamericano” y le indica a MANHATTAN. Ella se desespera, rompe una botella de cerveza y ataca a EL COMEDIANTE, rajándole la cara. Ensangrentado, EL COMEDIANTE gira y la mata con tres tiros. MANHATTAN no dice nada. “Que miras”, le dice, “no me digas que no pudiste hacer algo. Apuesto a que disfrutaste de la escena”. Nos vamos al rostro de MANHATTAN, a su ojo y regresamos al 2001. Flota sobre Nueva York. Luego desaparece.

Llueve. Exterior del ASILON CHARLTON. Ingresamos. WALTER KOVACS está amarrado a una silla y a varios sueros. Hay un televisor encendido frente a él, donde muestran imágenes del funeral de BLAKE. Un doctor, 40 años, de color, MALCOLM LONG, habla con él. Le pregunta por BLAKE. KOVACS no responde. LONG lo presiona. Es sádico. Lo tortura, lo humilla, le dice que recuerde que es él quien tiene “su cara”, que se la robó, que no va a devolvérsela nunca. KOVACS no reacciona. Es una secuencia muy violenta. LONG incluso lo golpea. Queda claro que KOVACS no la está pasando bien en el manicomio, también que nada le importa y sobre todo que puede esperar, tiene todo el tiempo para esperar. La cámara cae hacia el rostro de KOVACS, tirado en el piso de la sala. La voz de LONG humillándolo se hace cada vez más difusa. Pasamos a subjetiva desde KOVACS, vemos el televisor, donde informan del entierro de BLAKE. A través de la pantalla vamos a otro flashback.

Mediados de los 80. EL COMEDIANTE y KOVACS/RORSCHACH entran a una casa que parece abandonada. EL COMEDIANTE cubre su rostro con la máscara de cuero, es después de su incidente en Afganistán. RORSCHACH no habla, solo investiga y revisa. EL COMEDIANTE comenta que el hijo de puta no está y que tampoco hay rastros de la niñita. Van a la cocina, esta vacía. RORSCHACH se acerca a una plancha de cortar, hay un machete en el lavaplatos, se ve gastado. Se acerca y toma el filo, ve que está gastado. EL COMEDIANTE comenta que a la niña se la trago la tierra o alguien se la comió. RORSCHACH se fija que la plancha de cortar esta llena de marcas, alguien cortó mucha carne en días recientes. EL COMEDIANTE le dice, “no pensarás…” Se escuchan ladridos desde fuera, los enmascarados se miran, ven hacia el patio de la casa. Dos pastores alemán mastican huesos pequeños, como de un animal chico. EL COMEDIANTE exclama: “dios mío”. Es uno de sus pocos gestos de humanidad que le vemos en toda la historia. RORSCHACH toma el machete y sale al patio. Los perros se enfurecen y se preparan a atacar. RORSCHACH muestra el filo. Los perros saltan. Se escuchan gritos de los canes al morir y sangre que salpica. EL COMEDIANTE mira sin nacer nada.

Se abre la puerta, entra un hombre gordo y de mal aspecto. Llama a sus perros pero nadie responde. Se asoma, mira al patio y solo ve sangre. Grita, se desespera, sus niños. No alcanza a dar un paso cuando una bolsa con el resto de sus animales cae encima de él. Luego es RORSCHACH quien le salta encima y lo muele a golpes. EL COMEDIANTE se acerca y aparta a su compañero. “Ahora déjamelo a mi”, le dice. Y usando un lanzallamas lo quema vivo. El asesino grita de dolor y horror. EL COMEDIANTE disfruta y ahora es RORSCHACH quien mira. Nos quedamos en el fuego y regresamos a WALTER KOVACS quien sigue sufriendo los abusos del director del manicomio.

SEMANA WATCHMEN: ¿Y ASI ES LA PELICULA? OJO, VIENE CON SPOILERS

Me gustó Watchmen. Nada del lugaar común de “no sé” y “más o menos”, a mi me gustó. Con eso claro, pasemos al resto. Gustos fuera, tengo claro que no es un gran película, pero esta bien. Es verdad, tiene cosas malas, bien malas, pero otras que estén para aplaudir de pie y que en la suma de equilibrios le dan puntos a favor. Superó mis expectativas, le ganó a algunos de mis temores y a pesar de que mientras veía los créditos finales estaba con el corazón dividido, un día después sólo tengo ganas de volver a verla. Ahora más calmado, sin el ansia del estreno, fijándome en los detalles. No es una obra maestra del género, ni una gran apuesta formal como lo fueron Batman: The Dark Knight, Spider-Man 2 o incluso Iron-Man (una gran parodia a su especie) pero se acerca bastante, en especial porque no es una película de superhéroes, sino una historia de ciencia ficción con personajes disfrazados. La gran dudad que me asalta es que si alguien, ajeno al cómic, que nunca ha sabido que demonios es Watchmen (la gran, pero gran mayoría) va a responder a una película larga, enredada, con hartos tiempos muertos, flashback cada cinco minutos y sin estrellas conocidas. Watchmen puede conseguir enganchar por si sola y de paso acercar al público a la obra de Alan Moore, pero también puede ser un estrepitoso desastre, porque convegamos que esta lejos de ser una experiencia emocionante o amigable. “¿Qué es esto?”, escuché decir a alguien en la fila inmediatamente atrás de la mía, “Forrest Gump con disfraces, es una lata no entiendo nada. Mejor nos vamos”. Y no fueron pocos los que se fueron de la sala. Tampoco los ñoños que a la salida la encontraron aburrida y pretenciosa o los que siempre reclaman por los cambios. ¿Por qué nadie llora cuando varían puntos claves en adaptaciones de Joyce, Eco, Fitzgerald (el caso de Benjamin Button) o incluso cuando John Huston prácticamente estrujó Moby Dick, pero le cambian el color al zapato a un superhéroe y todos lloran? ¿Por qué ningún nerd reclamó cuando Nolan dio vueltas radicalmente el origen de Batman en Batman Begins? Supongo que porque las Batman de Nolan se defienden solas. Y Watchmen no estoy tan seguro que pueda hacerlo. Bien por Snyder, harto mejor de lo esperado. Algo curioso, viendo Watchmen en formato fílmico me percaté lo mucho que se parece Lost a Watchmen. Un grupo de personas en un ambiente hostil, un cerebro superior manipulando una inmensa conspiración, el más inteligente de todos que puede ser el gran villano. Dharma es como el proyecto Pyramid o como se llame.

LOS “SIS” DE WATCHMEN

  1. La secuencia de créditos. Hay unanimidad, hasta en los que no les ha gustado nada la película. Es una maravilla, los mejores créditos en una película de género, preciosista y jugada. Esos cinco minutos valen la entrada, dijo un amigo, y estoy de acuerdo. Bueno, pronto estará en youtube, oremos.
  2. Snyder no abusó de la cámara lenta. Ok, está presente, pero no tanto. De hecho la usa sólo en algunas secuencias de acción.
  3. La reconstrucción del ambiente, lo depresivo de la época ucrónica, esa mala onda superficial que está muy presente en la novela de Moore logró traspasarse a la historia. Nueva York es sucia, pecaminosa, como vista desde la mirada de Rorschach.
  4. Rorschach ES Rorschach. Está perfecto. Manhattan también esta muy bien, con ese tono pausado y lejano. Las secuencias de su historia, con un continuo salto de tiempo en tiempo están entre lo mejor de la película. The Comedian es también otro acierto del casting, el resto, en los “NOS”.
  5. Que los personajes importan más que la acción. De hecho las secuencias de acción son derechamente malas, no así las conversaciones y la relación entre los personajes. Queda claro que son todos unos cagados de la mente y que hay que tener algún tipo de tara para vestirse con un uniforme y una máscara para luchar por la justicia.
  6. La banda sonora, está muy buen puesta y muy bien escogida. La salvedad es My Chemical Romance, pero aparece sólo en los créditos y al final viene Leonard Cohen con esa maravilla que es “First we take Manhattan”.
  7. Que Snyder le dobló la mano al estudio y se arriesgó con flashback, desnudos masculinos frontales, violencia gore y una trama a ratos más enredada que explicar Final Fantasy, en una película de superhéroes.
  8. Que es ambiciosa, no digo que esa ambición resulte, pero vaya que le da carne a la receta.
  9. Que la película tenga un sentido del humor a ratos bobo, ingenuo, casi una forma de aterrizarnos en el hecho de que estamos en una realidad paralela, donde hubo gente rara que se vistió raro para combatir el mal. Donde los villanos eran caricaturas de orejas puntiagudas y Nixon continúa como presidente eterno de los EE UU. Son chistes malos, pero una pizca de humanidad en una historia tan jodidamente inhumana. Y a mi me funcionaron.
  10. SPOILER: El final, a pesar de que toda la búsqueda de una lógica previa (el cuento de la renovación energética) es una paja, el cambio del calamar por un plan que culpa a Dr. Manhattan de la destrucción masiva y lo convierte en amenaza común para las superpotencias, no sólo función, sino que tiene lógica. Ok, lo del calamar es bonito pero sólo acopla en la lógica de la novela (una ucronía política, con estructura de novela negra y con superhéroes cuyo capítulo final es una sátira irónica al género fantástico en general y sus ínfulas de seriedad, plantando un inesperado elemento de los más B y Pulp de la ci-fi de los 30, 40 y 50 para justificar el plan del héroe/villano). En una película masiva –o que pretende serlo- que ya tiene una historia complicada, meter ese otro elemento hubiera sido desastroso. La excusa de la resolución no sólo funciona, sino que incluso (que la culpa apunte a Manhattan) podría haber sido un final más redondo al original.
  11. Y repito algo que apunté en la introducción. Si bien tiene cosas en verdad horrendas, tambien tiene otras muy, pero muy buenas. Y estas, en las sumas finales, son más que las negativas. No es una obra maestra, ni siquiera una película extraordinaria, pero es buena. Y ratos y con el paso de las horas, muy buena. (3 estrellas y media, peleando las 4)
  12. Que demuestra (y aquí el dato superficial) no sólo que una morena rica es mil veces mejor que una rubia, sino que una rubia del montón (Malin Ackerman) puede ser una morena extraordinaria. Nada más que decir.

LOS “NOS” DE WATCHMEN

  1. Nunca me queda claro que es lo que quiere hacer Snyder, adaptar Watchmen o realizar su versión de la historia. Creo que pretendía lo último y ahí falló, buscó tanto la fidelidad, parecer lo más exacto a los dibujos que al final mato su propia labor, limitándose a no pasar de un respetuoso transcriptor de una historia, no alguien que aporta su propia visión. El cambio del final, es tal vez el gran aporte de su equipo.
  2. La mitad del casting. Nite Owl tuvo sus momentos, y buenos momentos, pero esa exagerada cara de bobo cuando está con Silk Spectre era a momentos insoportables. Vale, el tipo esta cagad: no se le para, vive con miedos y fantasmas y le gusta la mina de Dios, pero ya abiertamente babear cuando Silk Spectre vuelve a ponerse su traje, no… un poco de dignidad (sorry, siempre fue mi personaje favorito, tal vez soy cruel con él). Ozymandias, ni el porte ni la presencia acompañaron a Matthew Goode en la construcción del personaje más relevante de la historia. Debe ser un Dios humano, el reverso de Manhattan, no una amanerada caricatura con peinado de serie de Glen A. Larson. Silk Spectre, el elemento melodramático de la trama, lo que humaniza a Dr. Manhattan; tal vez sus secuencias en Marte fueron cortadas, pero la Ackerman no da con el traje, simplemente es mina, es bonita de mirar, aparentemente tiene un cuento detrás, pero no va más allá, nunca me compré su secreto de mina dañada, me resultó más bien una mimada caprichosa.
  3. Secuencias recortadas que no encajan bien, quedan en el aire y no profundizan. Laurie y Sally son las más dañadas en este proceso, de hecho el peso dramático de los personajes femeninos (por mucho que Snyder haya explicitado la violación) queda en el aire, casi como un detalles.
  4. Secuencias de acción que son un desastre. La entrada de Nite Owl a lo Batman y ese clon Matrix de la secuencia de la cárcel es intragable. Por suerte en la trama no fueron tan relevantes.
  5. Tiempos muertos, lateros, lentos y eternos. No solo te distraen, sino que a ratos te dan sueño. Esa pretensión ineficaz es el gran pero de la película entera, querer ser más, tratar de lograr en el cine lo que Watchmen hizo en el cómic. El detalle es que Moore propone una sátira al género y Snyder solo una fiel adaptación.
  6. SPOILER: La sobrexplicación del plan de Ozymandias, con todo ese enredo de las energías, el fin del petróleo, el generador de-que-me-importa, los cameos de magnates de la industria automovilística. Para qué, no era tan necesario, para darle lógica a un final ilógico, sorry, no era necesario. Una sola pista al inicio y en la conferencia de prensa, nada más.
  7. SPOILER: El tercio final. Peleas vertiginosas, discursos explicativos y una sensación de que había que terminar todo rápido porque el público neófito hace rato que no entiende nada. Viene el fin del mundo, gana el bueno/malo y casi todos son felices. Además, ¿queé es esa paliza final de Nite Owl a Ozymandias? Owl es un pusilánime toda la historia, es parte de su carácter, ese arranque a lo Jack Bauer no me lo trago.
  8. Ya, ok, ando en actitud llorona, buscándole peros a una película que con todo su ripio me gustó. No con la sensación de haber estado ante un nuevo santo grial del género, pero si de haber visto una buena película, que creo me irá creciendo en próximas repasadas.

SEMANA WATCHMEN: MOORE VS SNYDER

Pregunta contestada para el reportaje aparecido en Artes y Letras.

“En rigor WATCHMEN es inadaptable. Moore y Gibbons lo planearon así, como una obra definitiva no sólo en su temático sino en su concepto en su formalidad. W explora y estruja al máximo las posibilidades narrativas de un cómic, lo que llega a su esplendor en el capítulo 5, Aterradoras Simetrías (creo que ese seria la traducción) donde cada página tiene su respuesta en su reverso (la primera es igual a la ultima, la segunda a la penúltima y así hasta llegar a las centrales, que son el negativo la una de la otra) consiguiendo un desconcertante efecto espejo que solo puede existir en el soporte impreso. Y esto no es gratuito, sino clave en la historia, de hecho es el capítulo más importante. Y con este pero, la adaptación ya es imposible, por eso prefiero ver la película como una versión. Ahora bien, la negación de Moore con el cine va más allá de la inadaptabilidad de su obra. Alan Moore desprecia a la industria del cine. Desde siempre ha dicho que está en manos de contadores en lugar de autores. Viene declarando que la TV es un arte más genuino (por su honestidad: es y se asume como inmediata y basura) que la pantalla grande. Y no es menor que su experiencia en la adaptación de otras obras suyas (From Hell, V de Vendetta, La Liga Extraordinaria) ha sido nefasta (con la salvedad de Batman: El Caballero de la Noche que se basa en buena parte en su novela gráfica Batman: La Broma Asesina, aunque no aparezca acreditado). Moore solo exige que le paguen por los derechos fílmicos, pero pide expresamente que quiten su nombre de los créditos. Con WATCHMEN, esta situación es aún más compleja ya que se trata de su obra más querida y más celebrada. Y claro, uno puede decir, es la actitud de un artista celoso con su obra, pero al menos su opinión al respecto siempre ha estado sustentada en sólidos argumentos, como los que te describí más arriba. Bueno, también ha ironizado al respecto, habla del proyecto como “esa peliculilla del visionario director de 300, hecha solo para vender más action figures”.

SEMANA WATCHMEN: LA PELICULA


Pregunta respondida para reportaje de Artes y Letras

“A estas alturas sólo espero que sea entretenida. Zack Snyder es un director más bien efectista, que lo más probable es que cumpla con su propósito de adaptar WATCHMEN al formato película masiva, para el amplio publico, cine espectáculo, pero no más allá. El desafío es grande, ya que WATCHMEN no es una marca tan conocida como un Batman o una Señor de los Anillos. Si confío en que al trabajar con una historia tan potente van a darse al menos un par de momentos muy interesantes, vi la secuencia de créditos en una exhibición privada y creo que es una maravilla, cruzo los dedos para que este detalle se repita en el filme. Mi temor es que finalmente Snyder se haya quedado con una traslación casi viñética (a lo Sin City o 300) y no una visión con un punto de vista, que es lo que realmente requiere una pieza como esta. Como fan de WATCHMEN y de la obra de Alan Moore creo que lo mejor que podría haberse hecho con esta historia es una miniserie de lujo, con 12 capítulos, tal cual la novela gráfica, onda HBO. Creo que en ese formato habría sido posible sacarle toda la riqueza argumental de la obra. Si le concedo a Snyder y a su gente, las pelotas que tuvieron para convencer a Warner de que la historia debía ambientarse en un 1985 alternativo y no en la actualidad, como querían los productores. Y hay un detalle no menor que es la influencia de WATCHMEN en el mundo audiovisual que ha hecho que desde 1985 hayamos visto muchos WATCHMEN sin darnos cuenta. Ok, ahora podemos ver ahora la adaptación supuestamente definitiva de esta novela gráfica,los personajes y el nombre son al fin masivos, pero acaso no la hemos estado viendo adaptada/disfrazada por años en The Wire, 24, Lost, Heroes, Mad Men, Pulp Fiction, Matrix, las Batman de Nolan, etc.”

SEMANA WATCHMEN: PRIMERA LECTURA (2)



Pregunta respondida para reportaje de Artes y Letras

“La empecé a leer de nuevo apenas terminé. Y es un volumen grueso, de casi 400 páginas. Fue como un combo en la cara, la sensación de que acaba de terminar algo realmente bueno, potente, complejo pero que no se olvidada de entretener al lector (algo fundamental en una historieta de superhéroes) con múltiples lecturas y de una calidad que no recordaba haber encontrado en ningún otro texto contemporáneo. Junto a Moby Dick es el libro que más releo, subrayo y trato de buscar detalles. Es una parada anual obligatoria. La primera sensación fue potente, qué era esto, una historia de superhéroes, pero contada como novela policial, en un ambiente de ciencia ficción, tremendamente política, que más allá de su fachada de superproducción esta contándome la historia de un grupo de personas que luchan ante la realidad de ser más poderosos e inteligentes que el resto, pero no son dioses, sino tipos normales que escogieron un camino raro. El mundo era coherente, absolutamente lógico, como seria nuestro planeta si los superhéroes existieran. Por que un tipo toma la decisión de dedicar su vida a luchar por la justicia disfrazado, que taras psicológicas, fetichismos y perversiones hay tras una identidad secreta. Y si Superman realmente existiera, no sería acaso la principal arma estratégica de EE UU. Todo eso estaba allí, la casi lógica del vigilante enmascarado. ¿Realismo-Comic, Realismo-Mágico a lo gringo? Sentí que al fin tenía en mis manos un cómic que podía competir a la par e incluso superar a otras artes narrativas, como la novela y el cine”.

SEMANA WATCHMEN: PRIMERA LECTURA


Pregunta respondida para reportaje de Artes y Letras

“Supe de la existencia de WATCHMEN como el 88, en un reportaje al cómic de Superhéroes en una edición hispana de MUY INTERESANTE. Era un recuadro, donde lo apuntaban como un antes y un después en el género, el autor hablaba de su complejidad y la comparaba con Joyce, Shakespeare y García Marquez. Luego fui leyendo reseñas en la BANDIDO, la TRAUKO y las españolas ZONA 84, incluso en la desaparecida MUNDO DINERS lo mencionaron en un reportaje sobre los grandes hitos de la literatura norteamericana de los 80, el único cómic (algo que se ha repetido bastante) en la lista. Sin leerla sabía de que se trataba, para donde iba y cual era su impacto en la industria del cómic, hasta que en 1994 me vine a Santiago y un compañero de universidad me la prestó, en la edición norteamericana recopilatoria (formato libro, o novela gráfica). Y bueno… fue un ataque cerebral. Luego me la compré en números sueltos, en la edición española de editorial Zinco que vendían acá a mediados de los 90, pero que curiosamente tenían sólo los números del 1 al 11. De hecho en la comunidad comiquera chilena hay todo un mito acerca del desaparecido número 12. Se de muchos freaks que por años leyeron W hasta el numero 11 y que solo la completaron cuando llegó la edición recopilatoria de Editorial Norma. Actualmente tengo la edición norteamericana normal, en formato libro, una edición ABSOLUTE, formato “mesa de centro”, numerada, con apuntes y notas de los autores y el libro WATCHING THE WATCHMEN de Dave Gibbons (el dibujante)”

SEMANA WATCHMEN: POR QUÉ ES TAN IMPORTANTE ESTE ES COMIC


Pregunta contestada para el reportaje aparecido en Artes y Letras.

“En el universo de las artes narrativas y las artes en general hay pocos consensos. Cada lista que sale del mejor libro, la mejor película, el mejor libro, la mejor pintura varía año a año, mes a mes, semana a semana, lo canónico no existe, más allá de que se repitan nombres. Eso no ocurre en el cómic, desde su aparición WATCHMEN encabeza cuanta lista de mejor cómic, novela gráfica, miniserie, colección o lo que se quiera del noveno arte ha sido publicada. Y no sólo por medios especializados en cómic, sino por revistas literarias en general: su inclusión entre las 200 mejores novelas del siglo XX era algo que hace rato venían anunciando autores como William Gibson, Paul Auster y Haruki Murakami, reconocidos fanáticos de la obra de Moore (guion, relato) y Gibbons (dibujo). El consenso es absolutamente unánime y no solo en el género de superhéroes sino en la historieta en general, gringa, japonesa y europea; de terror, fantasía, realista, etc. Es un punto nodal, un antes y un después, tan importante como la aparición de Superman en 1938. Pero la importancia de W va incluso más allá. Fue la primera historieta en aparecer en medios como Newsweek, Rolling Stone, Esquire y los principales diarios del planeta, maduró la idea de que el cómic de autor, independiente y de temáticas adultas tenían cabida en el más comercial de los géneros (superhéroe) y la más masiva de las editoriales (DC Comics). Le dio sentido al concepto de novela gráfica acuñado a fines de los 70 por Will Eisner años antes: recordemos que W aparece originalmente como una miniserie de 12 números en formato comicbook, pero su descubrimiento masivo y “académico” le llega un año después cuando DC Comic la publica en tomo recopilatorio/novela gráfica. Exploró al máximo las posibilidades gráficas y conceptuales de una historieta, la mezcló con otras artes narrativas (novela, periodismo, cultura norteamericana), desordenó 50 años de conceptos preestablecidos, convirtió en mito a la figura del superhéroe y básicamente contó la historia de los EE UU en el siglo XX, consiguiendo en el cómic lo que los novelistas gringos han buscado desde Moby Dick, la llamada gran novela americana. Puede sonar exagerado, pero creo que la historia literaria va a darme la razón: WATCHMEN es la mejor novela norteamericana escrita en los 80 y 90, ninguna otra obra y ningún otro autor logró en la novelística armar una historia donde la mitología norteamericana (rock´n roll, novela negra, ciencia ficción, pulp, cultura basura, drama romántico) estuviera tan presente. Paul Auster ha tratado de hacerlo, pero W es superior a la obra completa del novelista de New Jersey, al lado de WATCHMEN, Leviatán es un muy buen ensayo de lo anterior. ¿Sueno loco? No creo. O sea, hace más de un siglo Moby Dick no era más que una novelita de aventuras”

SEMANA WATCHMEN: CLONES ENMASCARADOS

Así como en la música todos alguna vez quisieron tener su propio Sargent pepper, Blonde on blonde, Dark side of the moon o London calling y en wl cine hubo una verdadera cruzada por conseguir al nuevo Padrino, la aparición de Watchmen el 85 ocasionó una oleada de imitadores, de los buenos y los descarados. Hasta entrados los 90, cada editorial quería su propio Watchmen y hubo un esfuerzo casi crónico por encontrar lecturas deconstructivas del mito superheroico, interpretando de un modo realista viñetas, exagerando los rasgos sicológicos de los personajes y abusando hasta lo insoportable del recurso “superhéroe con problemas y lecturas políticas”. El propio Alan Moore ironizó alguna vez al respecto. Declaró que mientras lo que el pretendía con Watchmen era terminar con los cómic de superhéroes, lo que gatilló fue casi un subgénero, lo más alejado de su propósito. Sin embargo, entre tanta paja es posible encontrar algunas gemas. Y estos son, a mi juicio, los 10 más interesantes “clones” de Watchmen.

  1. The Golden Age ( James Robinson y Paul Smith): Sin ser despectivo, el mejor clon de Watchmen. Una revisión realista, violenta y muy política de los superhéroes DC Comics de la llamada edad de oro (1938-1955). El paralelo entre vigilantes en desgracia después de la 2ª Guerra Mundial y las persecuciones políticas del senador McCarthy es maravilloso. En una norteamérica desencantada y al mismo tiempo victoriosa, un senador republicano y ex superhéroe decide regalarle a su país el más grande de los nuevos defensores de la justicia, claro hay un oscuro secreto detrás. En forma paralela el senado persigue por crímenes antiamericanos a los primeros Flash, Green Lantern y otros enmascarados de la vieja orden, mientras La Tarantula, otro encapotado, trata de filmar un documental acerca de sus días de gloria a la par que lleva su divorcio con Liberty Bell, un ex superheroína. En una palabra: brillante.
  2. Marvels (Kurt Busiek, Alex Ross): Los dibujos/pinturas de Ross son maravillosos, pero no gratuitos, sino en función de una gran historia. ¿Como sería el mundo si el universo Marvel hubiese sido real? Busiek se imaginó a Truman Capote haciendo el relato pero en Marvel le pidieron usar otro narrador. Finalmente respondió a la interrogante a través de las memorias de Phil Seldon, periodista y fotógrafo que estuvo ahí, en la aparición de la primera antorcha humana a fines de los 30 y se retira en los 70, cuando un molesto escalaparedes empieza a hacer de las suyas en Nueva York. Cómo afecta a los civiles, a la gente común y corriente, la existencia de estos campeones. Un trabajo hermoso. Trivia: aparecen Nite Owl y Silk Spectre II conduciendo un aerosubmarino de Namor, cuya proa es identica al Owl Ship.
  3. Astro City (Kurt Busiek, Alex Ross, Brent Anderson): Busiek y Ross convierten Marvels -con otro nombre y en otra editorial- en una serie regular construida en el relato de la vida en una gran ciudad norteamericana plagada de superhéroes. Y en cada arco argumental el punto de vista va cambiando. Un periodista que cuenta su primer trabajo, un padre que se muda con sus hijas a Astro City; un criminal de baja monta que sabe la identidad secreta de un héroe; un clon de Superman que sueña con volar, a pesar de que lo hace todos los días: una clon de la Mujer maravilla que sólo quiere una cita; un tipo que tiene sueños con una mujer que no existe, producto de la manipulación cósmica de la continuidad, etc.
  4. Rising Stars (J.Michael Straczynski): Cuando apareció se le definió de inmediato como el nuevo Watchmen. La trama es simple, hace treinta años un meteorito cae en los alrededores de una localidad del medioeste norteamericano. El resultado, todos los niños en gestación en ese instante nacen con superpoderes, es decir todos los héroes y villanos de este mundo provienen del mismo lugar, incluso fueron amigos de infancia, conocen sus identidades secretas, sus poderes y debilidades. Cuando crecen algunos trabajan para el gobierno, se convierten en símbolos e incluso inventan religiones, hasta que uno de ellos aparece misteriosamente asesinado.
  5. Powers (Brian Michael Bendis): En lenguaje y formato de novela negra, una pareja de oficiales de homicidios (hombre y mujer) se ven envueltos en un caso que involucra “powers”, es decir gente con superpoderes, vigilantes enmascarados que son la sensación del mundo, pero que no son vistos con buenos ojos por la policía. Claro, para complicar las cosas, el policía guarda un secreto, no es precisamente un tipo normal y hace un tiempo abandonó el trabajo superheroico por desavenencias con sus encapotados colegas, líos que podrían estar relacionados con el reciente asesinato.
  6. Supreme Power (J. Michael Straczynski, Gary Frank): Straczynski toma al Escuadron Supremo, la casi olvidada versión de la Justice League del universo Marvel y lo usa para crear una revisión política, violenta, realista e incluso sexual de los superhéroes. Y claro, responde a lo obvio, si en Norteamérica existieran seres extraordinarios estos estarían al servicio del gobierno, controlados por la CIA. Y las primeras viñetas lo dicen todo. Una nave espacial se estrella en Kansas con un bebé abordo, una pareja lo encuentra y decide adoptarlo, al día siguiente aparecen agentes dela CIA, matan a los campesinos y trasladan al bebé a una instalación secreta donde lo preparan para convertirlo en un arma estratégica: el proyecto Hyperion. O alguien en verdad se cree que de haber ocurrido lo de Superman, su llegada habría pasado desapercibida para el Pentágono.
  7. Kingdom Come (Mark Waid y Alex Ross): No es realista, sino mitológica, pero sus citas a Watchmen van desde un cameo de Rorschach a la exhibición del libro de Hollis Mason, “Under the hood”, en el escaparate de una librería. Ross y Waid básicamente recrean el mito bíblico de la segunda venida de Cristo con una futura segunda venida de Superman, quien abandona su retiro de 30 años para reformar a la Justice League cuando el mundo más lo necesita, que no es precisamente por una ataque extraterrestre o alzamiento de villanos, sino propiciado por una nueva generación de héroes que se ha desbandado, cometiendo excesos de todo tipo, hasta manchar la profesión de superhéroe. Un interesante revisión religiosa al mito de las capas y máscaras.
  8. New Statesmen (John Smith y Jim Baikie): En el año 2047 la manipulación genética ha producido superhéroes en masa. Y los más poderosos se han convertido en símbolos y defensores de los países más influyentes, mezcla entre estandartes vivientes, armas biológicas y personas de “destrucción masiva”. En EE UU este problema es aún mayor, ya que cada estado de la unión tiene a su super representante, lo que ha originado una crisis política que amenaza con desatar una guerra civil, misma que en Europa ven como detonante de una guerra mundial, desastre que estan dispuestos a evitar aunque tengan que barrer norteamérica con armas atómicas.
  9. The Psycho (James Hudnall y Dan Brereton): Una joyita escondida, verdadera maravilla a la que debería dársele más atención. Estamos en un mundo donde los superhéroes trabajan para agencias gubernamentales, como método de control a otros seres extraordinarios que ofician de villanos y mercenarios a pago por potencias extranjeras. Un grupo de superterroristas voladores, contratados por el fundamentalismo islámico, derriban el Air Force One, con el presidente abordo. Un investigador de la CIA busca al culpable y descubre que el atentado lo cometieron en realidad superhéroes del gobierno y que la propia CIA ha ocultado por años la inestabilidad mental de los dotados, detalle que más temprano que tarde los convertirá en una terrible amenaza. Ojo, la acción comienza con un incidente en el norte de Chile.

  10. Power & Glory (Howad Chaykin): Sátira absoluta a la “moda” del superhéroe realista, y también a la política de RR.PP. del gobierno gringo. Un apático agente de gobierno, que obtuvo poderes tras un accidente de manipulación genética, es asignado como ghost hero de un actor contratado para ser una especie de Capitán América. Este último pone el look, el disfraz de colores y la buena onda con el público, mientras el verdadero agente superpoderoso, quitado de bulla y mal parecido, es quien hace los trabajos: limpios y sucios.