Tag Archive | Fantasia

30 AÑOS DE MAUS

Siempre he pesado que Art Spiegelman escribió en MAUS un tributo a Mickey, algo así como su idea para la mejor historia del ratón más famoso del mundo jamás contada. Vale, en Fantasía, Mickey enfrentó al mismo diablo, pero como todos sabemos la magia y la hechicería al final sólo son un disfraz para el verdadero mal. Mickey usó rayos y conjuros, pero en las sumas y restas solo acabó siendo un héroe de cartón peleando contra villanos tan inofensivos como el lápiz con que estaban trasados. Mickey era de Disney y Disney fue un tipo complejo, Art Spiegelman le robó la idea del ratón humanoide, lo hizo en verdad humano y se burló de Walt enfrentándolo a un mal concreto, a un mal de verdad, a la vida misma. Las luchas de Mickey eran una broma, la de los protagonistas de MAUS también, pero la peor y más real de todas.
MAUS no es un cómic, ni siquiera una novela gráfica, es una biografía, una épica de la vida normal, la demostración más tangible, más concreta de que el cómic y algo tan intrascendente como un ratón antropomorfo puede servir para hablar de temas más grandes que la vida misma. MAUS nos platica acerca de dolor, de traición, de pena, de sueños, de horrores y de maldad, pero de maldad en serio, nada de invasiones alienígenas, ni villanos de sonrisas eternas. Los gatos en MAUS son imagen (ni siquiera reflejo) del mayor horror originado en la humanidad durante el siglo XX y los ratones pasajeros obligados de este viaje al infierno.
Del Holocausto, del nazismo, del sufrimiento de los Judíos se han escrito mucho, pero en ninguno de estos ensayos, novelas, guiones o cuentos se logró expresar de forma tan completa y tan dolorosa lo perverso de este periodo de la humanidad. Los ratones miran con desesperanza, los ratones cuenta su historia, su pena, su perdida, su delicado ballet con la muerte. A estas alturas el que MAUS haya ganado el Pulitzer y haya puesto a la narrativa gráfica a la par con la prosa da lo mismo, no vamos a hablar ahora del lugar que merecidamente se ha ganado el cómic, lo importante acá es la historia que nos han contado a lo largo de estos 30 años… Y esa historia, esos ratones, ese espejo realista de Mickey sigue calando hasta los huesos. Como Paracuellos de Carlos Gímenez, por lejos el mejor retrato de los sufrimientos de la España franquista o Persepolis de Marjane Sartrapi, el cómic tiene esa virtud: la pausa de la literatura y la imagen del cine juntas, al final el mejor soporte para hablar de cosas importantes: los pasos de las hojas aguantan más las lágrimas que el trote del celuloide.
La historieta hace mucho rato que nos está revelando el rostro B del mundo, ¿o no es acaso la triada V de Vendetta/Watchmen/Dark Knight Returns el mejor vuelo de reconocimientos a las formas y maneras de la era Reagan-Tatcher? ¿O no es acaso El Eternauta, con su idea de las familias como “robinsones en su propia ciudad”, un prólogo profético a lo que se vendría en argentina y Chile en las dictaduras de los 70 y 80 (si a eso sumamos el destino de su autor, Oesterheld, la sincronía es macabra)? Y más cerca. ¿No dicen más las tiras cómicas de Hervi o los relatos vertiginosos de Trauko, Matucana y Beso Negro más de la era Pinochet que cuanto disco de los Prisioneros, película, serie, documental o novela se escribió sobre esos años? ¿Quieren entender la transición, lean cualquier tira de Christiano? Vale, puedo parecer un dogmático del cómic, pero es parte de la idea de esta columna, escrita a la rápida y pensada recordando la primera lectura de MAUS. Ratones/judios perseguidos por gatos/nazis, esa era la idea, la metáfora, la imagen y la acción.
MAUS, 30 años no son nada, si nunca lo has leído, no sé que haces perdiendo tiempo mirando este blog, descárgala ya o si puedes cómprala, te vas a hacer un favor. Parentesis final: si supiera dibujar haría una portada falsa de MAUS a la chilena, se llamaría GUAREN, el ratón protagonista llevaría por nombre Nelson y todo ocurriría en el Estadio Nacional en 1973. Los gatos y perros llevarían botas negras y bigotes mal recortados, la única diferencia es que mientras los gatos de Spiegelman terminaron muertos y encerrados, los de GUAREN seguirían gordos, fofos, lentos y viejos por muchos años más…. y lo que es más grave, sin la valentía y los cojones como para pedir perdón.
Anuncios

¿MASTERS OF THE UNIVERSE, DISEÑO DE PRODUCCION?

Pintura mate del Castillo Grayskull, parte del diseño de producción para el abortado/pendiente proyecto Grayskull: Masters of the Universe, live action de He-Man, que desde el 2005 viene produciendo Joel Silver y del cual se rumoreó que John Woo iba a dirigir. Aca pueden leer un review del supuesto guión filtrado en internet. Fuente de todo este delirio: He-Man org. A propósito se han fijado que He-Man llevaba al pecho el escudo de la cruz de malta, el mismo de los templarios. La razón: la misma por la cual el símbolo de Superman es un pentágono que encierra a una serpiente, porque esa “S” no es una “S” sino una víbora, hasta con ojo. Miren bien…

OJO CON PATRICK ROTHFUSS


Probablemente, el nombre de Patrick Rothfuss no le suene de nada… aún. Porque este extraño señor, nacido en Wisconsin hace 36 años, ha escrito en sus ratos libres de la última década y media una de las mejores novelas fantásticas de todos los tiempos: “El nombre del viento” (Plaza&Janés)

Rothfuss al habla desde su domicilio de Wisconsin: “Cuando mi editora me dijo que necesitaba una foto, me asusté. Le pregunté si tenía que cortarme el pelo, asearme un poco, esas cosas. Ella me dijo que no, que ahora era un escritor de novela fantástica y que los lectores esperaban que tuviese un aspecto un poco salvaje”, nos cuenta. Una conversación mantenida entre el e-mail y el teléfono a lo largo de varios días. Son necesarios para conocer a este escritor primerizo, que ha pasado de la nada más absoluta a ser una estrella rutilante en Estados Unidos. El nombre del viento –nada que ver con Zafón, vaya por delante– saltó a las pocas semanas de su lanzamiento a la lista de los más vendidos del New York Times, en uno de esos extraños e impulsivos fenómenos fruto del boca a oreja. El incendio tardó en saltar a otros países, ya que la mezcla de escritor poco conocido con un género como el fantástico no lo hacía demasiado atractivo en este tiempo de hackers anoréxicas y niños pijameros.
Sin embargo, como suele ocurrir con los libros que son buenos de verdad, antes o después un editor, grande o pequeño, asume la responsabilidad de publicar el libro contra la opinión general. En España, uno de los veintiséis países que tienen pendiente el lanzamiento, hay que agradecerle la valentía a Mónica Tussell, de Plaza & Janés. “Me enamoré de la novela desde la primera página, cuando leí acerca de los tres silencios de la posada. Y el amor me duró hasta la ochocientos”, cuenta con pasión protectora.

El vagabundo de Wisconsin
No es la única. El correo de los lectores en la web de Rothfuss está saturado, y casi todos los mensajes llevan como asunto “¿Para cuándo la segunda parte?”. La propia Amazon, ante la presión de los fans, ha dado ya seis fechas diferentes de lanzamiento del El miedo del sabio, la última para este mismo mes de mayo, todas ellas sin contar con la editorial. Pero parece que aún se hará esperar un poco más. Pero, ¿qué tiene El nombre del viento para que levante tantas pasiones? ¿De dónde ha salido Rothfuss, un simpático ermitaño con aspecto de vagabundo?
El Rothfuss escritor nació donde nacen todos: del amor por lo que uno lee. En este caso por la novela de fantasía. O, más concretamente, por el afán de rescatarla de los clones insulsos que la han colonizado en los últimos tiempos. Por cada brillante Harry Potter hay quince plomizas copias que repiten hasta la saciedad el esquema de espada mágica-princesa-señor malvado. “Hasta el punto de que hay veces que coges un libro y dices ‘¿eh, no he leído yo esto antes?’. No es que quisiera reinventar la fantasía, no soy tan imbécil como para pensar que puedo hacerlo, pero sí quería hacer algo distinto”.

Y vaya si lo hizo. El nombre del viento cuenta la historia de Kvothe, un héroe de leyenda exiliado bajo nombre falso en una remota posada del fin del mundo. Un mundo que no tiene nombre, algo sin precedentes en este tipo de novelas, en el que antes de empezar el autor te golpea con un mapa detalladísimo. Hasta esa posada se acerca Cronista, una especie de periodista que está dispuesto a cualquier cosa por conocer la historia de Kvothe. A regañadientes, el antiguo héroe le concede tres días, tres días en los que relatará cómo llegó a convertirse en el mago más poderoso y batirse en duelo con un demonio por el amor de una mujer.

Un esquema atípico
“No quería seguir el clásico esquema de tres actos, ni el drama shakespeariano en cinco partes. Quería contar una historia, y eso exigía una estructura singular, desnivelada y en el que la primera y la tercera personas se alternasen”, explica Rothfuss. Una presentación apabullante, de medio millón de palabras –cinco veces la extensión de una novela promedio–, y que sin embargo deja al lector temblando y suspirando por más al doblar la última hoja.
Ese esfuerzo le llevó al autor nada menos que ¡catorce años! Sin embargo, Rothfuss no ve ninguna relación entre el tiempo de maduración y el fruto. “La gente siempre asume que soy un valiente soldadito por haber trabajado en el libro durante catorce años. Si te tiras catorce años escribiendo una novela y no te la publican, la gente piensa que eres idiota –y está bien, porque probablemente lo seas-. Pero, si lo consigues, eres un héroe. Para mí eso no tiene sentido. Es la misma novela. Es el mismo yo”.
Pero él mismo se contradice cuando relata cómo han cambiado las cosas en su vida: “Durante mis años de estudiante era muy pobre. Ahora puedo comprar comida de verdad. A cambio he perdido el anonimato. Ayer mismo se me acercó un policía en una cafetería. Creía que me había metido en un lío… ¡hasta que empezó a preguntarme por la segunda parte!”.

Kvothe en castellano
Una buena parte de su éxito reside en la mezcla de magia y realismo. Hay drama y violencia, y la profundidad y la intención del libro lo sitúan en una órbita adulta, pero cualquier adolescente aficionado a la lectura lo disfrutará también. En los foros de Internet, los aficionados han creado hilos con decenas de miles de respuestas acerca del particular sistema de magia que ha inventado Rothfuss, basado por un lado en la alquimia y por otro en la wittgensteniana idea de que cada brizna de la creación tiene un nombre único al que responde. Esa premisa, de la que nace el título del libro, ya había sido empleada por LeGuin en su serie de Terramar, pero unida a la explicación mundana que aporta Rothfuss hace que suene tan original como el resto de la novela.

Y, si el nombre exacto de las cosas es esencial en la historia, también lo ha sido para su comprensión en castellano. Una novela como ésta, larga y difícil de trasladar, era carne de cañón para un equipo de traductores. Y sin embargo de ella se ha encargado una única persona, Gemma Rovira. Aunque no ha estado sola en el empeño. Uno de los fenómenos más interesantes de la novela está teniendo lugar fuera de la vista del gran público, y consiste en un foro de acceso restringido en el que Rothfuss ha congregado a todos los traductores de su novela para que comenten entre ellos, se pongan de acuerdo e intenten limar en lo posible las aristas de sus respectivos textos.

Lo cuenta la propia Rovira: “Podíamos hacer consultas a medida que surgían las dudas, él contestaba en tiempo real. La peculiaridad consistía en que cada traductor podía plantear preguntas y recibir respuestas, pero al mismo tiempo podía leer las consultas de los otros traductores y comentarlas también con ellos. Por otra parte, Rothfuss nos proporcionaba recopilaciones de datos que resultaban muy útiles y nos ahorraban mucho trabajo tratándose de una novela ambientada en un mundo imaginario (aclaraciones sobre la moneda, el calendario, las características de determinados personajes, la pronunciación de ciertos nombres, etc.)”.

Las dulces lágrimas

Antes de despedirnos, no me resisto a preguntarle a Rothfuss por la fecha de finalización de su próxima novela, en la que Kvothe desgrana el segundo de los tres días que pasa junto a Cronista. “Tardará, tardará. Vuestras lágrimas me resultan deliciosas –dice con una carcajada nerviosa–. Ahora en serio, el nivel de expectación de la gente me está empezando a parecer de locos. Ayer me abordó una desconocida por la calle y, enseñándome su barriga, me dijo que su hijo nacería en abril, pero que no sabía si estaba más emocionada por eso o por el lanzamiento del libro –había leído una de las fechas falsas de Amazon–. ¿Cómo puede un autor enfrentarse a esto? Yo desde luego no puedo”.

Fuente Que Leer
Autor: Juan Gómez-Jurado

Sitio oficial de la novela en español.

EL TALISMAN: LA NOVELA GRAFICA

NEW YORK, NY – June 16, 2009 – Del Rey, an imprint of Ballantine Books at the Random House Publishing Group, announced today the cover artist and colorist of The Talisman comics series by Stephen King and Peter Straub.

Cover art will be created by Italian artist Massimo Carnevale, best known in the U.S. for his cover art for Y: The Last Man under DC Comics’ Vertigo imprint, and for his covers of the series Northlander. Born in Rome in 1967, Carnevale has done cover art for numerous Italian comics as well as created his own complete stories. He has received numerous awards for his work in both painting and cover design.

Coloring will be done by Nei Ruffino, who is currently working on Supergirl and Green Lantern for DC Comics, and Escape from Wonderland from Zenescope. She has worked on Return to Wonderland and Final Destination from Zenescope, Dragonlance Chronicles from Devil’s Due, and Gunplay from Platinum Comics. Ruffino has also designed toy boxes and worked on online games for Hasbro’s My Little Pony and Littlest Pet Shop properties.

The epic saga of The Talisman debuts with Issue 0, a never-before-told prequel to the story, to be published by Del Rey Comics this Fall. The Talisman novel, originally published in 1984, is the story of a young teen named Jack Sawyer, who can save his dying mother only by retrieving a magical talisman. To find it he must cross back and forth between our world and the frightening and dangerous landscape of its “twinner” counterpart. Issue 0 explores the separate lives of Jack’s father—in our world, and the mysterious realm known as the Territories—and how evil scheming will forever change Jack’s peaceful life. The series is being adapted by Robin Furth and illustrated by Tony Shasteen. The Talisman Issue 0 will be available in comic book stores everywhere on October 21, 2009.

A limited, black-and-white convention edition of Issue 0 will be available for free exclusively at this year’s Comic-Con International in San Diego, taking place July 22-26. The special issue will be distributed by Del Rey at Booth #1129.

Both The Talisman and its sequel, Black House, are in print with Ballantine Books. Television rights to The Talisman are under development by Steven Spielberg and Kathleen Kennedy.

ABOUT THE AUTHORS:
Stephen King is the author of more than fifty books, all of them worldwide bestsellers. He is the recipient of the 2003 National Book Foundation Medal for Distinguished Contribution to American Letters.

Peter Straub is the author of 17 novels which have been translated into more than 20 languages. He has won numerous awards for his work, including the World Fantasy Award for Best Novel, for Koko.

ABOUT DEL REY:
Del Rey Books (http://www.delreybooks.com/) was founded in 1977 as an imprint of Ballantine Books, a division of the Random House Publishing Group, under the guidance of the renowned Judy-Lynn del Rey and her husband, Lester del Rey. Del Rey publishes the best of modern fantasy, science fiction, and alternate history. No stranger to comics, Del Rey launched Del Rey Manga in 2004 in conjunction with Japanese publisher Kodansha, and quickly began to acquire original graphic novel projects as well. Current and upcoming projects include a four-color graphic novel developed with pop singer Avril Lavigne, Make 5 Wishes; the graphic novel In Odd We Trust, by Dean Koontz and Queenie Chan; the first-ever graphic novel set in the world of Terry Brooks’ Shannara universe, Dark Wraith of Shannara; original manga starring Marvel characters in X-Men: Misfits and Wolverine: Prodigal Son; and a four-color original graphic novel set in the Outlander universe, scripted by author Diana Gabaldon herself.